¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Toyota Camry 2020, la berlina híbrida aterriza en España

16

Probamos el Toyota Camry 2020, la octava generación que hace su debut en Europa con un sistema híbrido. Su conjunto ofrece 218 CV y un consumo media homologado de entre 4,3 y 5,3 litros cada 100 km. Estas son nuestras primeras impresiones al volante.

El Camry llega a España en 2020, en su Octava generación

El Toyota Camry nació en 1982 y aunque en España no es especialmente conocido -en adelante lo será- es todo un icono para el fabricante japonés, al mismo nivel que otros modelos más conocidos en terrenos europeos, como el Land Cruiser o el Yaris, por ejemplo.

El Camry es un modelo global que se ha vendido en más de 100 países a lo largo de sus 8 generaciones que le han permitido sumar más de 19 millones de unidades vendidas, lo que no está nada mal, y si pudiéramos medir la popularidad mundial de los “sedanes”, el Camry estaría en primer o segunda posición, es toda una institución en gigantes como EE.UU o China, por poner ejemplos.

Con sus 4,88 metros de longitud, su 1,84 metros de anchura, una altura de 1,44 metros y una batalla de 2,82, da el relevo al Avensis en la gama de Toyota, pero esta vez, vendrá únicamente con una motorización, un sistema híbrido de 218 CV.

La tecnología del Toyota Camry 2020

La octava generación de esta berlina está construida sobre la plataforma TNGA de Toyota, más concretamente en su variante K, lo que le permite ofrecer una habitabilidad interior superior a los de otros modelos en la casa, como el Toyota Corolla o el archiconocido Toyota C-HR, construidos sobre la misma plataforma, aunque en otras variantes.

Su sistema híbrido está compuesto por una unidad de control que coordina el bloque de combustión y el bloque eléctrico, dos motores -uno de gasolina y otro eléctrico-, una batería de hidruro de níquel, y una caja de cambios CVT de 6 relaciones que tiene un funcionamiento más al gusto de los conductores europeos, con cambio de marchas más rápido que versiones anteriores.

Con este sistema híbrido, la berlina realiza el 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y alcanza los 180 Km/h. En cuanto a datos homologados, genera unas emisiones entre 119 y 127 gramos por km y su consumo oficial se encuentra entre los 4,3 y 5,3 litros cada 100 km, según el ciclo WLTP. Su peso homologado es de 1.670 kilos.

Camry 2020: el capó descubre su sistema híbrido

El motor de gasolina es un 4 cilindros de 2,5 litros de cilindrada, por si solo genera 131 kW, unos 176 CV y un par máximo de 221 Nm entre las 3.600 y 5.200 rpm. Este motor emplea todos los sistemas de Toyota para hacerlo lo más eficiente posible (eficiencia térmica del 41%) como el sistema inteligente de reglaje de válvulas con motor eléctrico, VVT-iE, en admisión. Regulado por un motor eléctrico en vez de emplear la presión de aceite para controlar el refleja de las válvulas.

La batería Ni-MH tiene una capacidad de 6,5 Ah y una tensión nominal de 244,8 V, se encuentra ubicada bajo los asientos posteriores. El motor eléctrico genera una potencia máxima de 88 kW, unos 118 CV y un par máximo de 221 Nm.

Para que el Camry ofrezca unos registros de consumo más eficiente, su sistema híbrido integra la función Auto Glide Control, que da una mayor notoriedad a ciertas funciones en pro de la eficiencia, por ejemplo, reduce la deceleración, aletarga la entrega de potencia al pisar del acelerador y es especialmente eficiente al conducir en llano o con una ligera pendiente.

Su sistema híbrido también resulta eficiente en carretera abierta

Es especialmente notable en modo ECO, digamos que es como un modo vela algo exagerado, para alargar los movimientos en inercia y por tanto reduciendo y limitando -sin comprometer la seguridad- el gastos de combustible del motor gasolina. La función AGC se anula automáticamente en las pendientes descendentes o al pisar el pedal de freno.

Un exterior discreto

Está disponible en ocho colores exteriores, aunque en la presentación donde hemos tenido el primer contacto, únicamente estaba disponible en dos: azul y marrón. Las llantas pueden ser de 17 o 18 pulgadas. El frontal destaca por sus faros con tecnología LED y po su generosa parrilla central que se lleva todo el protagonismo.

Así es el Toyota Camry 2020

En su vista lateral destacan dos elementos llamativos, la superficie acristalada, que adelanta su espacioso habitáculo y unas líneas de acentuación que hacen un guiño a las siluetas tipicamente coupé, con una cintura marcada muy recta, que justo en el eje trasero se ensancha ligeramente otorgando un mayor volumen. Por su parte el techo también tiene unos nervios que finalizan en el portón del maletero. La zaga descubre una única salida de escape real, nada de falsos embellecedores.

Habitáculo espacioso y cómodo

El Toyota Camry me ha parecido un modelo espacioso, como un BMW Serie 5, algo superior al de un Passat, por citar dos modelos, pero en en la práctica ofrece el mismo espacio que este último. Puede que la manera de mostrar el interior ayude a transmitir esta sensación de espacio en las plazas delanteras.

En ese lugar podemos ver dos espacios diferenciados, el puesto de conducción y la zona del sistema multimedia, separados por un embellecedor curvo. En cuanto a espacio interior, tiene una anchura de 1,53 metros y una altura de 1,18 metros, según cifras oficiales.

CAMRY 2020: plazas delanteras y traseras

Su Sistema multimedia se llama Toyota touch 2, y tiene una pantalla táctil de 8 pulgadas, desde él se puede consultar mucha información del coche e introducir rutas en el navegador. Sobre el papel no le falta de nada, pero su sistema operativo no muestra la misma fluidez que el de otros fabricantes, pero está en la línea de los sistemas que ofrece Hyundai o Kia, por ejemplo.

El climatizador del Camry es trizona y utiliza tecnología Nanoe, empleada también en muchos modelos de Lexus, básicamente a las funciones típicas se le añaden otras en pro de ofrecer una mayor calidad de climatización: desodoriza, elimina mohos y filtra alérgenos, suprime tanto virus como bacterias e hidrata la piel. Como si estuviéramos en un quirófano. Opcionalmente puede equipar un sistema de sonido de 9 altavoces firmado por JBL.

Bajo los controles del climatizador se encuentra, en el túnel de transmisión, una superficie para recargar por inducción el teléfono móvil, junto a esta superficie está la palanca de la caja de cambios CVT, tres botones que permiten elegir el modo de conducción: ECO, Normal y Sport, Hay otro modo adicional llamado EV, para forzar la entrada del modo 100% eléctrico.

Puesto de conducción del Toyota Camry 2020

El maletero tiene una capacidad de carga de 524 litros, es un dato en la línea de su segmento, pero es realmente bueno si lo comparamos con berlinas híbridas, que normalmente tienen que renunciar a parte de sus capacidad de carga porque la batería se encuentra tras el eje trasero, en el piso del maletero, aunque en el caso que nos ocupa se encuentra bajo la fila de asientos posterior.

Aunque no he podido probarlo -apenas una breve toma de contacto en parado- el nivel de equipamiento superior podrá prescindir de la plaza central trasera para lucir un sistema de control del climatizador, cortinilla trasera y parte del sistema multimedia, al puro estilo Business Class.

En cuanto a la habitabilidad para los pasajeros traseros, tres adultos cabrán pero sus hombros rozarán entre sí, tres adolescentes viajaran cómodamente. En este sentido, su habitabilidad me ha recordado a la de un Skoda Superb.

524 Litros para el maletero del Camry

Impresiones de conducción

El primer contacto que he tenido con el modelo ha sido en las plazas traseras, me he sentado en esta banqueta durante una breve ruta en el centro de Madrid. Es en estas condiciones cuando el sistema híbrido funciona más tiempo, por lo tanto la experiencia ha sido muy silenciosa y cómoda. Parte de esta comodidad se debe a la posición de los brazos de la suspensión y el sistema de muelles trasero que -nos dicen- ha sido estudiado e instalado para elevar todo lo posible la comodidad de los pasajeros.

En el puesto de conducción hay muy buena visibilidad, hacia adelante por unos pilares A correctos (la marca dice que ha trabajada para reducirlos) y una posición que en comparación con la línea de capó, parece ligeramente sobre elevada. Los asientos que he probado son de tela, me han parecido cómodos, pero honestamente no casa con el concepto del coche.

Sobre esto último me ha parecido que había grandes diferencias de calidad en algunas zona del habitáculo, por ejemplo el puesto de conducción está muy cuidado, en cuanto a materiales de recubrimiento transmite calidad, pero, en las plazas traseras no hay tantos recursos (ni pantallas, ni listones embellecedores) para transmitir esa sensación de refinamiento, a menos que se opte por el nivel de equipamiento superior.

Plazas delanteras del Toyota Camry

Opcionalmente, el Camry puede equipar Head Up Display, bastante generoso de hasta 10,6 pulgadas, pero mi unidad, con el nivel de equipamiento intermedio no lo equipaba. La instrumentación está compuesta por dos esferas retroiluminadas y por un pantalla central TFT de 7 pulgadas donde podemos consultar información, como el consumo, o el funcionamiento de los sistemas de seguridad, instrucciones del navegador e incluso configurar algunos aspectos del modelo.

Hay mucho silencio en su interior, es una atmósfera acogedora, prácticamente al nivel de un Audi A6. Se nota el trabajo que ha hecho el fabricante en aislar el sonido del motor, y del viento, añadiendo material aislante a los pilares A, pasos de rueda y al techo. Por otro lado todo el piso del modelo también ha sido estudiado para reducir los sonidos de rodadura provenientes de la carretera. Ayuda también a ello su coeficiente aerodinámico, que es de 0,27 cx.

El cambio CVT ha sido revisado para mejorar la experiencia de conducción, parece más rápido y fluido.

Pese a su tamaño el Camry se comporta de una manera directa, el fabricante dice que se ha mejorado esta sensación por su chasis, por una suspensión trasera de doble trapecio, delantera MacPherson, y por una dirección con una configuración precisa que gracias al bajo centro de gravedad de la plataforma TNGA permite realizar rápidos cambios de apoyo y dirección sin que la carrocería se balancee en exceso.

El motor es silencioso y no transmite vibraciones al habitáculo, está acoplado a un bastidor auxiliar en los soportes delanteros del chasis que reducen drásticamente vibraciones.

Como digo, la estabilidad me ha parecido muy buena, no tanto las prestaciones puras, que se han dejado de lado por priorizar la eficiencia. No he realizado ninguna frenada de emergencia con el Camry, sus frenos de disco tienen unas dimensiones de 281x12 mm en el eje trasera y 328x28 en el delantero, son macizos y ventilados respectivamente.

Hay algunas diferencias entre el modo de conducción, aunque la mayor parte del recorrido de pruebas he circulado en modo normal, que me ha dado un consumo medio de 5,8 litros cada 100 km, en un recorrido que ha ido desde Madrid, hasta Arganda del Rey, Aranjuez y Toledo y una vez aquí, vuelta directa a Madrid. El modo ECO resulta ideal cuando no tenemos prisas porque retrasa las reacciones del coche.

La primera prueba me ha dado un registro de 5,8 litros cada 100 km.

He conducido con normalidad, sin buscar un conducción especialmente eficiente, lo cual considero un buen dato. El registro se debe en parte a que el grupo eléctrico del sistema híbrido no solo trabaja en ciudad si no también en carretera, en mucha situaciones apoyando al motor de combustión.

Según los datos de Toyota España, el recorrido de la presentación ha sido de 219 kilómetros de distancia, de ellos, he estado circulando en modo 0 emisiones un total de 53 km, es decir un 24,20% del recorrido.

Durante la presentación, he circulado en modo 0 emisiones casi el 50% del tiempo de ruta

Estos datos en tiempo son los siguientes: 4 horas, 9 minutos y 56 segundos de ruta completa, correspondiendo 1 hora, 57 minutos y 42 segundos en modo 0 emisiones, es decir, en modo 100 % eléctrico.

Estamos hablando del 47,09% tiempo, casi la mitad del tiempo que he estado en ruta, he circulado en modo eléctrico, sin gastar combustible. Ello se debe a que, aunque el motor eléctrico apoya al de gasolina en carretera, bajando el consumo de carburante y tomando el protagonismo en retención o en momentos de inercia, en ciudad el modo eléctrico tiene a su favor las condiciones para funcionar.

Instrumentación Toyota Camry

Equipamiento y precio, desde 32.300 euros

El Camry se ofrece con tres niveles de equipamiento: , aunque el de acceso está concebido para flotas y no tiene un equipamiento tan atractivo como los otros dos.

De serie incluye su sistema de seguridad Toyota Safety Sense, un sistema que aglutina otros tantos como el sistema precolisión con detección de peatones, controls de crucero adaptativo, avisador de cambio de involuntario de carril con asistente en la dirección, reconocimiento de señales de tráfico, autoencendido de luces de carretera, control de ángulo muerto y sistema de alerta de tráfico cruzado.

El Camry solo se ofrece únicamente con una motorización híbrida, es decir, no se ofrece en variantes puramente gasolina. Siempre recurre al sistema híbrido de 218 CV, por lo que las diferencias de precio está relacionado directamente con el equipamiento que porta.

Aquí tienes todos los precios del Toyota Camry, que está disponible desde 32.300 euros en su versión de acceso para flota, aunque los particulares tendrán que pagar un poco más por la versión Luxury, la más equipada, disponible desde 38.000 euros, con las promociones aplicadas.

Camry 2020: Palanca de la caja de cambios CVT y botonera con modos de conducción

Conclusiones tras la presentación

El Toyota Camry es un coche discreto, cómodo y amplio, estos son sin lugar a dudas sus tres puntos claves. Honestamente, parece un buen coche para flotas - su principal mercado- y para particulares que echen de menos lo que es conducir una buena berlina, ya sea porque están cansado de sus SUVs o por que son fieles a este segmento que hoy día ha sido maltratado por todo aquello que tiene tintes de todocamino.

Aunque la estabilidad en carretera es buena y directa -teniendo en cuenta su envergadura- hecho en falta unas prestaciones puras más generosas, teniendo en cuenta que su potencia máxima homologada es superior a 200 CV. Por ello, los conductores que más partido le sacarán serán aquellos que prioricen la eficiencia por encima de las prestaciones puras y que sobretodo disfruten con ella.

Bien equipado es un digno rival para modelos como el Volkswagen Passat, aunque también compite con modelos como el Ford Mondeo híbrido, Renault Talisman o Insignia, aunque estos últimos no tengan una versión híbrida equivalente pero sí una habitabilidad parecida.

Noticias relacionadas

Toyota Camry 2020, la berlina híbrida aterriza en España
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto