¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Prueba Toyota Corolla GR-Sport, híbrido con credenciales deportivas

    Prueba Toyota Corolla GR-Sport, híbrido con credenciales deportivas
    13
    Oscar Magro
    Oscar Magro12 min. lectura

    El Toyota Corolla GR-Sport es el acabado con la imagen más expresiva y dinámica de la gama del exitoso compacto japonés. Disponible exclusivamente con carrocería de cinco puertas y el sistema híbrido de 184 CV, el Corolla GR-Sport propone unas prestaciones notables con un consumo frugal.

    El Toyota Corolla GR-Sport es el acabado de carácter deportivo del compacto nipón y llegó al mercado español el pasado marzo, justo durante el largo confinamiento por el coronavirus, lo que hizo que su lanzamiento pasara de puntillas. Es una versión interesante que merece más atención y que hemos querido analizar en profundidad puesto que se trata del segundo modelo GR Sport de Toyota en Europa tras el extinto Yaris GR-Sport que tuvo la generación anterior del utilitario.

    Parrilla y llantas exclusivas para la variante más dinámica del Corolla

    Un momento ¿eso de GR de dónde viene? Son las siglas de Gazoo Racing, el departamento de competición de la marca japonesa. Hay que recordar que Toyota está presente en el Mundial de Resistencia (WEC), el Mundial de Rallys (WRC), el Rally Dakar, la Nascar, las 24 Horas de Nürburgring, la Super GT o la Super Formula, así que experiencia en modelos prestacionales no les falta.

    Los modelos con un lazo estrecho con la competición reciben el nombre “GR” como es el caso del GR Supra, el reciente GR Yaris o el futuro GR 86, mientras que los turismos en los que prevalece la estética deportiva sin ser tan extremos son bautizados como “GR-Sport”, como es el caso del C-HR GR-Sport o este Corolla GR-Sport que protagoniza la prueba de hoy.

    La gama Corolla es muy amplia con versión hatchback de cinco puertas, el familiar Corolla Touring Sports con la variante crossoverizada Corolla Trek y el modelo de tres volúmenes Corolla Sedán pero no todos reciben este tratamiento estético. El acabado GR-Sport está disponible exclusivamente con la carrocería hatchback asociada al motor 2.0 Dynamic Force de 184 CV. Se trata de la mecánica más potente del compacto y deja excluida al propulsor 1.8 de 122 CV. Más adelante se espera la llegada del Corolla Sedán GR-Sport 2021.

    El faldón trasero es específico para la versión GR-Sport

    Este nivel de equipamiento de diseño deportivo inspirado en el mundo de la competición presenta algunos elementos exclusivos como la trama de la parrilla delantera con un acabado en cromo oscurecido, unos llamativos faldones laterales y un difusor trasero rediseñado integrado en el paragolpes trasero.

    Un detalle que puede pasar desapercibido es que todos los híbridos de Toyota llevan el logotipo de la marca con fondo azul pero en este caso los logos de Toyota van en negro. El logo de las llantas de aleación bitono de 18 pulgadas específicas de esta versión está rodeado además por una moldura roja.

    En cuanto a la gama de colores exteriores se proponen cuatro combinaciones bitono con Gris Manhattan metalizado, Gris Ascari metalizado, Azul Orión metalizado o Rojo Emoción perlado para la carrocería y el techo siempre en negro brillante para realizar un atractivo contraste. Además, los cristales traseros oscurecidos vienen de serie y completan una estética distintiva.

    Hay que reconocer que, sin cambios drásticos, Toyota ha sabido dotar de mucha personalidad a esta versión que resulta muy llamativa. Lástima que no haya más opciones de individualización más allá del color y las llantas. En el interior las novedades son más sutiles y el habitáculo nos da la bienvenida con unos umbrales de puerta en aluminio con el logo GR-Sport.

    Las costuras en negro y rojo abundan en el habitáculo

    En el interior la vista se fija inevitablemente en unos asientos deportivos envolventes vestidos con una tapicería mixta compuesta por cuero, alcántara y tela. Son formidables por diseño y tacto pero no son válidos para todas las tallas porque si eres de buen comer te resultarán algo estrechos e incómodos. Están calefactados y el del conductor cuenta con ajuste lumbar eléctrico.

    Otro elemento diferenciador es que el cuadro de instrumentos, el volante, la palanca de cambio y los paneles de puerta cuentan con costuras en negro y rojo. Las alfombrillas también muestran un diseño exclusivo y llevan el logo GR-Sport. El resto de características son comunes a las demás versiones del Corolla.

    Eso significa que se mantiene el mismo sistema multimedia Toyota Touch 2 con pantalla táctil de 8 pulgadas y conectividad con Android Auto y Apple CarPlay. El navegador Touch 2 & Go es un elemento opcional que resulta bastante costoso para la calidad que ofrece ya que incrementa la factura en 850 euros.

    Los asientos deportivos tienen un aspecto extraordinario

    El acabado GR-Sport se sitúa entre el Style y el tope de gama Advance. Propone de serie faros delanteros Bi-LED, acceso y arranque sin llave, climatizador bizona con salidas de aire traseras, base de carga inalámbrico de smartphones, cámara trasera y freno de estacionamiento eléctrico. El techo solar panorámico Skyview no está disponible ni como opción, una lástima en una versión donde la estética tiene un valor destacado.

    Suspensión adaptativa, la gran novedad

    En el apartado mecánico, el Corolla GR-Sport confía en la versión híbrida más poderosa de la gama Corolla, la 180H que propone un motor de gasolina de cuatro cilindros y 2,0 litros junto con un motor eléctrico de 48 kW. La batería de alta tensión es de níquel-hidruro metálico con una capacidad de 6,5 Ah (la del Corolla 125H es de ión-litio) y es la misma que usa el Lexus UX. En total el sistema entrega 184 CV bastante briosos.

    Con esta motorización la batería de 12V está instalada en el maletero en lugar de bajo el capó delantero, lo que reduce la capacidad de carga ofreciendo un maletero de 313 litros algo escasos para un compacto de 4,37 metros de longitud. Quien necesite más tendrá que echar mano de los asientos traseros abatibles en proporción 60:40 con función de un toque Easy Flat.

    La capacidad de carga no es su punto fuerte

    Las prestaciones se mantienen inalteradas, siendo más que suficientes para proporcionar una conducción alegre como se espera de un modelo inspirado en Gazoo Racing. Es capaz de alcanzar los 100 km/h desde parado en apenas 7,9 segundos, un registro que queda apenas 3 décimas por debajo de un divertido Toyota GT86.

    De todos modos es un coche del que se disfruta por su buena respuesta pero a pesar de su imagen no tiene un carácter puramente deportivo. Le lastra el cambio e-CVT que resulta fantástico desde los puntos de vista del confort, la fiabilidad y la eficiencia pero desde luego no es el mejor aliado practicando una conducción exigente. El volante cuenta con levas de cambio para simular marchas y proporcionar un funcionamiento más tradicional.

    Su conducción es noble y predecible, se muestra muy estable aunque resulta un poco menos confortable que otras versiones por el tamaño de la llanta y el tarado firme de la amortiguación, aunque este último elemento nos presenta una apetecible alternativa si echamos un ojo a la lista de extras. El Corolla GR-Sport es el primer modelo de Toyota en España con suspensión variable adaptativa (AVS), una característica opcional por 1.200 euros que sólo está disponible en el acabado GR-Sport.

    Seis programas de conducción al que hay que sumar el Modo EV

    Merece la pena la inversión en el AVS porque añade más versatilidad de uso al Toyota Corolla y saca el máximo rendimiento a los siete modos de conducción disponibles: EV Mode, Eco, Confort, Normal, Sport, Sport+ y Custom. Dependiendo de cada programa se ajusta la suspensión, la dirección y la respuesta del acelerador para mejorar el rendimiento o beneficiar el confort y el consumo.

    Hablando de consumo de combustible, éste resulta formidable gracias al sistema híbrido de Toyota con unas cifras que normalmente se moverán entre los 4,5 y los 5,0 l/100 km. A través del botón EV Mode situado en la consola central se puede obligar al vehículo a desplazarse de forma 100% eléctrica si hay carga suficiente en la batería, siendo la autonomía de unos 2 km.

    La suspensión adaptativa tiene 650 posiciones para la amortiguación y actúa en sólo 20 milésimas de segundo

    El equipamiento de seguridad es muy abundante proponiendo de serie airbags frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor, asistencia al arranque en pendiente, sistema de seguridad precolisión con detector de peatones y ciclistas, control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico, control inteligente de las luces de carretera, alerta de cambio involuntario de carril con recuperación de trayectoria, asistente de mantenimiento de carril. Desafortunadamente el detector de ángulo muerto y la alerta de tráfico trasero cruzado no se pueden equipar, siendo elementos reservados para el acabado Advance.

    El Toyota Corolla GR-Sport está a la venta por 26.450 euros. La experiencia del fabricante japonés en materia de electrificación hace que sea posible el milagro de tener un compacto de aspecto deportivo con prestaciones notables pero un gasto de gasolina que podrían envidiar a más de un utilitario.

    Prueba Toyota Corolla GR-Sport, híbrido con credenciales deportivas