¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Prueba Volvo XC40 T2, prestaciones limitadas y capacidades sobradas

    24

    Como era de esperar, en poco tiempo el Volvo XC40 se ha convertido en el modelo más vendido de la compañía en nuestro mercado. Para seguir dándole cuerda, llega ahora la variante de acceso. Menos potencia, pero también menos precio.

    Todo el mundo lo esperaba y así ha sido. Aunque Volvo fue lenta en sacar al mercado su SUV más pequeño, en poco tiempo el XC40 ha conquistado a un buen número de conductores españoles. Y todo ello a pesar de no contar hasta ahora con la variante de acceso a la gama; el Volvo XC40 T2. Una versión más asequible en prestaciones y también en precios, algo que seguro que ayudará a seguir creciendo en ventas.

    La estética del XC40 le ha servido para ganar un buen número de clientes

    Ni de lejos el segmento C-SUV premium es el más comercial del mercado. Los altos costes de estas unidades no los colocan en las posiciones más altas de ventas, pero la rivalidad existente es muy intensa. El XC40 sigue teniendo a sus máximos rivales en los Mercedes GLA, BMW X1, Jaguar E-PACE y Audi Q3. El quinteto premium siempre ha estado ahí, y ni que decir tiene que el sueco, junto con el inglés, es el que menos ventas obtiene.

    Puede deberse a dos circunstancias. La primera es por la falta de publicidad o efecto llamada de la marca. Si hablamos de marketing y publicidad los alemanes arrasan a su paso. Volvo siempre ha sido una marca más tímida en ese aspecto y aunque sus productos no tienen nada que envidiar a los productos creados en Alemania, no es la primera marca que a uno le llegue a la cabeza cuando se piensa en un coche de categoría superior. Es así.

    Con sus 4,42 metros de largo, el XC40 está perfectamente ubicado en el segmento C

    La segunda razón, y puede que la más lógica de todas, es la falta de un producto de acceso, como le pasa al E-PACE, cuya gama arranca con el diésel, y ya todos sabemos qué está pasando con el mercado del diésel en Europa. Pero a lo que iba, a Volvo le faltaba introducir la versión más barata del XC40. Hasta ahora la unidad más asequible ha sido el T3 de 163 caballos y cambio manual. Su precio de salida, 33.950 euros. Ya de por sí era el modelo más barato del quinteto premium, pero no con tanta diferencia como ahora.

    El Volvo XC40 T2 tiene un precio de salida de 31.450 euros. Si lo comparamos con sus más directos rivales, representa un ahorro de 4.800 euros con un X1 sDrive18i de 136 caballos, 5.460 euros con un Q3 35 TFSI de 150 caballos, 6.350 euros con un GLA 180 de 136 caballos, y 7.140 euros con un E-PACE diésel D150 de 150 caballos. Son diferencias bastante notables, y a tener en cuenta, pues con ese dinero que te ahorras se puede invertir en equipamiento y lujos varios.

    La variante T2 llega para posicionarse como la más asequible de la gama XC40

    Porque sí, seamos sinceros, hay una pérdida de prestaciones. El Volvo XC40 en su configuración T2 es el que menos potencia ofrece, 129 caballos. Se extraen de un bloque de cuatro cilindros turboalimentado con 1.477 centímetros cúbicos de cilindrada. A esos 129 caballos a 5.000 revoluciones hay que sumar un par de 245 Nm, un sistema de tracción delantera, y un cambio manual de serie y automático ZF de ocho velocidades de forma opcional (+2.264 euros).

    En un principio, los datos adelantan un SUV muy discreto de rendimiento, pero suficiente para un uso común y tranquilo. Hace tiempo tuve la ocasión de probar el Volvo XC40 T5, la versión más prestacional de la gama con 247 caballos. He de reconocer que la versión me gustó, pero también entendí que era demasiado para el común de los mortales. Muchos compradores no necesitan tanta potencia en su día a día, y por ese motivo la introducción de una versión menos potente a precio razonable puede ser interesante.

    Pero antes de hablar de cómo le sienta el XC40 ese motor, déjame decirte que en lo que respecta al resto del coche no hay diferencia alguna. Es decir que estamos hablando del mismo Volvo que lleva a la venta desde el 2018. Es una pena que la marca sueca no haya aprovechado el momento para lanzar una actualización de equipamiento o de diseño, pero bueno, cierto es que lo presente ya era bueno y que no había mucho margen de mejora. Además, Volvo no es una marca acostumbrada a constantes actualizaciones, solo hace falta mirar al Volvo XC90, que parece sumergido en formol desde que fuera lanzado al mercado en 2015.

    Mucha calidad de acabados y materiales, mejor incluso que la de sus rivales alemanes, donde como ya sabéis, alguno no llega a cumplir con los estándares de exigencia que se les presupone. Como ya es habitual, la fabricación no obtiene pega alguna. Todos los elementos están bien ajustados, nada se mueve y genera una sensación de ser capaz de durar años y años sin inmutarse. Algo que, una vez más, alguno de sus rivales germánicos no puede decir.

    La calidad interior nada tiene que envidiar a la de los rivales alemanes

    En líneas generales el Volvo XC40 me parece un gran producto. Bonito y diferente en el exterior con esa imagen tan característica de la casa, y con esos elementos rejuvenecedores como el techo en pintura de contraste. Esas características le permiten ser "algo" diferente a lo que ofrecen Jaguar, Mercedes, Audi y BMW, que optan por una mayor seriedad en presentación. No sé si decir que el XC40 me parece el más bonito del quinteto, pero al menos sí que se me antoja el más diferente de todos.

    Por supuesto se siguen ofertando diferentes paquetes de diseño para ajustarse a gustos más particulares de clientes. La gama arranca con el acabado Momentum, seguido del nivel Inscription (+6.476 €) y rematado por el acabado R-Design (+6.791 €), que dota al XC40 de un aspecto algo más deportivo. A su vez, entre el nivel Momentum y el Inscription tenemos tres niveles: Momentum Core, Momentum y Momentum Pro. De esta manera podemos sumar más equipamiento si llegar a desembolsar las cantidades añadidas de los acabados superiores.

    La pantalla del infotainment exige demasiadas acciones para modificar cualquier parámetro

    En lo que a equipamiento se refiere, el XC40 T2 llega con elementos como el panel de instrumentos de 12,3 pulgadas, llantas de 17 pulgadas, pantalla multimedia táctil de 9 pulgadas, climatizador, tapicería de tela, sistema de sonido de "rendimiento medio" y chasis dinámico. Es decir, poca cosa para lo que un cliente premium suele querer montar en su coche. Una opción interesante puede ser el paquete Momentum Pro (+3.898 €). Con él ya se accede a detalles como el acceso y arranque sin llave, navegador, portón del maletero eléctrico, sistema de sonido de alto rendimiento y luces antiniebla, entre otras funcionalidades.

    Te darás cuenta que no he hablado de elementos de seguridad por ninguna parte, pero doy por hecho que se entiende que se está hablando de un Volvo. Eso quiere decir que los estándares de seguridad son de los más altos de la industria. Por supuesto, de serie, se incluyen la mayor parte de los elementos de seguridad activa y asistentes a la conducción que uno cabría esperar, además de todos los airbags que son posible montar en el habitáculo.

    Las plazas traseras son muy espaciosas, y pasajeros de más de 1.90 podrán ir cómodos

    Ya que hablo del habitáculo, decir que, por supuesto, no cambia nada en absoluto con lo que ya se conocía. Mucho espacio para todos los ocupantes. La fila trasera disfruta de muchos centímetros para que los pasajeros estiren las piernas. Incluso viajeros de más de 1,90 pueden ir cómodamente sentados. El único problema lo tendrá el ocupante de la plaza central por culpa de un túnel de transmisión algo elevado. En esta unidad de acceso no hay tracción AWD, pero en otras de la gama sí. El maletero por su parte disfruta de 460 litros de capacidad mínima y 1.336 litros de capacidad máxima.

    A pesar de su diseño SUV, no es un coche con el que podamos aventurarnos mucho por el campo. Lo primero es que solo tiene tracción delantera y que de serie llega con unos neumáticos de asfalto y de verano. Lo segundo es que ninguna de sus cotas off-road nos hacen ver un coche realmente campero. 21,7 grados de ángulo de entrada, 30,4 grados de ángulo de salida, 21,9 grados de ángulo ventral, 21,1 centímetros de altura libre y 45 centímetros de altura de vadeo. Lo dicho, si lo sacamos a pasear por el campo, mejor por terrenos sencillos.

    Prueba Volvo XC40 T2

    Como venía diciendo, sobre el papel las cifras del XC40 T2 no parecen especialmente prometedoras en cuanto a rendimiento, pero ante ellas surge la pregunta clave de esta versión: ¿Será suficiente con 129 caballos? La respuesta es depende. Depende del tipo de uso que vayamos a darle al coche. De 0 a 100 Km/h en 10,9 segundos y velocidad punta de 180 Km/h que viene limitada de fábrica como ya es costumbre. Eso ya te puede dar una idea de qué tipo de escenarios es donde se siente más cómodo.

    Pistas rápidas y sencillas. Autopistas, carreteras secundarias a ritmos tranquilos y algo de ciudad. Todo esto sin ir constantemente cargado de pasajeros o equipaje, porque el peso puede causarnos estragos y limitarnos aún más las capacidades. Es ideal para una pareja sin hijos o con uno. Para un uso corriente sin muchas estridencias. Para el ir y venir del día a día y para viajes largos a velocidades tranquilas sin pasarse de la cuenta. No debemos esperar del XC40 T2 un rendimiento extraordinario, pero sinceramente, sí que suficiente para aquellos conductores que antepongan otras cualidades a las prestaciones.

    Porque al fin y al cabo el Volvo XC40 sigue ofreciendo mucho de lo que mejor sabe dar, que es calidad de rodadura y confort. La primera vez que probé el modelo supe que Volvo había dado en el clavo ofreciendo lo que más buscaban los clientes, calidad, equipamiento, seguridad y confort. Todo eso lo entrega en cualquier versión mecánica y en cualquier nivel de equipamiento. Obviamente cuanta más piel y más equipamiento se meta, más refinamiento se gana. Pero eso pasa en este caso y en cualquier otro.

    La unidad probada traía consigo el cambio automático de seis velocidades de doble embrague ajustado a las condiciones del motor. Sigo pensando que es la mejor opción que podemos incluir al coche. Cierto es que el precio es algo elevado, pero créeme cuando te digo que apreciarás cada momento que pases al volante. Como no es un coche de prestaciones, el cambio automático es la mejor opción a tener en cuenta. Aprovecha bien las cualidades de la mecánica, transmite una mayor comodidad a conductor y ocupantes y encima no se dispara el consumo. Otro de los factores a tener en cuenta cuando se compra una variante de acceso.

    El cuadro de instrumentos digital es fácil de leer, aunque muestra poca personalización

    El disfrutar de menos caballos no siempre implica un ahorro de carburante. De hecho, en este caso, el XC40 T2 de 129 caballos oficializa los mismos consumos que el XC40 T3 de 163 caballos. Es decir, 6,3 litros a los 100 kilómetros en ciclo combinado mediante homologación WLTP. ¿Por qué? Pues porque a fin de cuentas es el mismo motor pero con una mayor soltura en el caso más potente. Con el T2 estaremos obligados a estirar un poco más las marchas y a pisar más el acelerador, y por lo tanto el consumo se nivela con la potencia.

    Lo bueno es que el reajuste de la mecánica, principalmente la caja de cambios, consigue no reducir tanto la entrega de potencia. El XC40 T2 no es el mejor en prestaciones, pero sin lugar a dudas cumple correctamente en los escenarios más habituales. Acelera bien desde parado, y presenta unas recuperaciones discretas pero suficientes. Lo único que hay que tener en cuenta es a la hora de adelantar en vías secundarias, donde habrá que calcular muy bien las distancias para no llevarnos algún susto.

    Mucho confort para todos los ocupantes, tanto por materiales como por espacio y aislamiento

    Lo único que no me ha gustado es la ausencia de levas tras el volante. Al ser una unidad de cambio automático, no está de más incluir esta cómoda y práctica solución. El XC40 T5 que probé sufría el mismo problema. Por lo tanto, a la hora de cambiar de marchas de forma manual tendremos que seleccionar el modo secuencial en la caja de cambios. También es posible alterar el comportamiento del coche "ligeramente" gracias a los modos de conducción: Eco, Confort, Dynamic y Off-Road. Este último modifica parámetros de la electrónica para gestionar mejor el agarre en situaciones de baja adherencia. Como ya hemos visto antes, las cotas son las que son.

    El cambio entre uno y otro modo no es radical, pero sí que se nota. En el modo ECO el coche se relaja mucho. El pedal del acelerador tarda en reaccionar y la caja de cambios se vuelve muy elástica. En modo Dynamic sí que se aprecia un comportamiento más picante, mejor respuesta de los elementos y más soltura para adelantar. Lo ideal es ir en modo Confort. Es el más equilibrado y presenta un ajuste muy correcto entre ahorro y rendimiento. Como no hay forma de ajustar la suspensión, y por lo tanto el balanceo de la carrocería siempre va a estar ahí.

    Las llantas, de hasta 21 pulgadas, se antojan excesivas aunque muy vistosas

    ¿Inconveniente? No, en absoluto. El que se compra un Volvo de acceso sabe lo que quiere. Si buscamos un SUV con más carácter tendremos que irnos a la mecánica más potente o buscar soluciones deportivas fuera de la casa. Repito una vez más: el Volvo XC40 T2 es una opción muy atractiva a compradores de SUV que busquen tranquilidad, comodidad, calidad, equipamiento, que tengan dinero, que busquen espacio y que su uso no los lleve a exprimir al máximo cada una de las capacidades del motor. Si eres de esos, vas a estar encantado.

    Conclusiones

    El Volvo XC40 siempre ha sido una opción "rara". Cuando piensas en un SUV compacto premium estoy seguro que el sueco no aparece en los tres primeros nombres que te llegan a la cabeza, pero está ahí. Está agazapado buscando clientes que quieran salirse de la norma alemana. Clientes que sepan muy bien lo que buscan y lo que quieren. La versión T2 llega a la gama para ofrecerse como una alternativa más barata. El reducir unos pocos euros el precio de venta puede atraer a más compradores, pero ya sabes lo que hay. Prestaciones limitadas con confort y calidad sobrados.

    Con las prestaciones limitadas el XC40 T2 se muestra muy atractivo a compradores tranquilos
    Prueba Volvo XC40 T2, prestaciones limitadas y capacidades sobradas