Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Alonso: "Mis batallas con Schumacher fueron mis mejores momentos"

El piloto español asegura que el respeto que se tenía al heptacampeón hacía que siempre tuviese "un 5% de margen".

"Él sabía que era la leyenda, y defendía esa posición en pista".

Asegura que la presión para sancionar a Schumacher en Mónaco 2006 respondía a la "batalla psicológica".

Aunque ya han pasado algunos días desde las efemérides del 50 cumpleaños de Michael Schumacher, y del quinto aniversario de su desafortunado accidente de esquí que le mantiene apartado de la vida pública, los elogios, recuerdos y homenajes al mítico piloto alemán continúan llegando con cuentagotas. La propia Fórmula 1 ha asumido un papel destacado en este aspecto recogiendo las opiniones y memorias de algunos de sus competidores más destacados, y en ese apartado no podía faltar Fernando Alonso.

El piloto español se convirtió en el primer campeón del mundo tras la era de dominio absoluto del Kaiser, escenificando un cambio en el trono del automovilismo que quedó de manifiesto en su disputada temporada 2006, en la que ambos se batieron por el título en un suelo sin cuartel que ganó Alonso. El bicampeón asturiano forma parte de la leyenda de Schumacher, del mismo modo que no se puede entender la carrera de Alonso sin el factor fundamental que fue la presencia y competividad contra el hombre récord por excelencia.

En base a ello, Alonso, del que ya se publicaron algunas impresiones hace unos días, ha ahondado aún más en un video publicado por la categoría, en el que hizo énfasis en lo que sus duelos en pista con Schumacher supusieron para él: "Tengo que decir que mis batallas con Michael fueron los mejores momentos de mi carrera. Ya fuese cuando era yo el que perdía, o cuando gané carreras y el campeonato, lo que pasaba antes, competiendo contra él... Después de correr contra Michael, todo lo que pasaba era menos intenso, nunca fue lo mismo. Ir rueda a rueda con Michael era difícil, era extremadamente duro pelear contra él. Él sabía que era el más fuerte, que era la leyenda, y defendía esa posición en la pista. Y era una satisfacción mayor, porque estabas lidiando con la leyenda".

Entre sus varios momentos de rivalidad, hay varios de ellos que permanecen todavía en el imaginario colectivo, casi 15 años después. Uno de ellos fue el espectacular adelantamiento del, por entonces, piloto de Renault durante el Gran Premio de Japón, por el exterior de la curva 130R del circuito de Suzuka, muy simbólico por la gran impronta que tenía el hombre de Ferrari en el paddock: "Yo estaba intimidado por él, sobre todo al principio. Cuando llegas a la Fórmula 1 y, eventualmente, consigues correr con él, siempre le das a él ese 5% de margen, porque él era el mejor. En Suzuka, el adelantamiento en la 130R estaba planeado dos vueltas antes de que pasara. Me comprometí desde el principio de la recta para hacer la maniobra, y nos teníamos mucho respeto".

El otro momento ocurrió durante la clasificación del Gran Premio de Mónaco de 2006, cuando Schumacher se quedó parado en la salida de la Rascasse durante los minutos finales de la Q3. Alonso, que venía por detrás, no pudo mejorar su tiempo, y Renault reclamó de forma exitosa a la FIA, que sancionó al alemán a salir en último lugar por lo que se consideró una acción deliberada. Así lo recuerda Alonso: "No sé si fue a propósito o no. Obviamente, en ese momento, por tus propios intereses en el campeonato, si ves un punto débil o un movimiento débil, intentas enfatizarlo y hacerlo muy evidente, porque quieres hacer que la batalla psicológica sea más dura, así que intentamos ir hasta el final en ello y enfatizar que era una cosa muy equivocada, incluso aunque no supiéramos si tenía o no la razón".

Hay pocos pilotos que sean más conscientes y tengan más presente su propio estatus más allá de los fríos números que Fernando Alonso, el cual ha procurado establecerse como una figura aún más histórica en los últimos años con una diversificación propia de otras épocas. Schumacher, con sus logros y en pleno auge de la profesionalización exclusiva, nunca tuvo esa necesidad, algo que ni siquiera el propio Alonso se siente capaz de cuantificar: "Creo que el legado de Michael es más grande de lo que podemos imaginar. Creo que toda la generación de pilotos que está ahora en Fórmula 1, y la que está llegando, corren en Fórmula 1 gracias a él. Tiene el poder de hacer las cosas más grandes"

Fotos: Ferrari F1 Media

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto