¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Técnica F1Análisis técnico del Haas VF-17: sorpresa positiva

    Gene Haas y su equipo afrontarán su segunda temporada en la Fórmula 1 teniendo que hacer frente al gran reto del nuevo reglamento.

    en conjunto con Dallara y Ferrari, el equipo estadounidense ha presentado un VF-17 que permite soñar con buenos resultados en 2017.

    El monoplaza estadounidense ha dado la sorpresa por su nivel de detalle. Es cierto que la formación fundada por Gene Haas realizó una primera temporada muy competitiva, pero también que era algo más previsible por su asociación técnica con Ferrari, que conocía bien el reglamento vigente desde 2014.

    Es habitual que los equipos debutantes sufran especialmente en su segunda temporada, pues han invertido tantos recursos y esfuerzo en comenzar con buen pie, que el proyecto del año siguiente se ve perjudicado. Pero Haas fue muy consciente de ello desde el principio y ha intentado no caer en un error que, al juzgar por el aspecto del nuevo VF-17, es probable que no se produzca.

    Dallara es el creador de este Fórmula 1, ya que Haas le encarga su diseño a la casa italiana y el hecho de ser el proyecto más complejo jamás abordado por ellos no parece haber hecho mella. Obviamente, será la pista la que dicte si el diseño funciona, pero al menos podemos comprobar que el monoplaza ha seguido la tendencia acorde con el nuevo reglamento.

    Y250

    Si bien el alerón delantero no presenta excesivas novedades respecto a 2016 y a buen seguro cambiará pronto -una vez que se hayan recogido los primeros datos en pista-, aprovecharemos la primera imagen para hablar del Y250 (1), una zona delimitada por reglamento que se extiende 250 milímetros desde el eje longitudinal del monoplaza y sobre la que no se puede trabajar a nivel aerodinámico. De ese modo, se crea un canal de flujo aerodinámico bajo el morro con el principal cometido de asociarse con los elementos situados a continuación en la zona inferior del monoplaza.

    Como ya hemos comentado en otros análisis, el morro corto cobra mucha importancia, ya que minimiza al máximo la interferencia inevitable del mismo en dicho flujo, algo que no ocurría con los morros altos de años anteriores, ahora prohibidos por reglamento.

    Trabajo minucioso

    Siguiendo el recorrido del flujo entrante a través del Y250, observamos dos apéndices (2) considerables y, justo detrás, los turning vanes (3), todo ello con la función de controlar y dirigir el mencionado flujo del modo adecuado hacia la quilla, pontones (7), bargeboards (4) y deflectores laterales (6).

    Y es que la zona intermedia del coche está considerablemente trabajada, incluyendo un aleta (5) al estilo de Mercedes W08, unos bargeboards de doble perfil y unos deflectores laterales suspendidos y que abrazan al pontón prácticamente por completo. Como es norma habitual este año, los pontones han reducido su tamaño gracias al trabajo de optimización a nivel de refrigeración de todos los motoristas.

    Como detalle final en esta zona, podemos destacar la presencia de tuercas sopladoras (9) y de un interesante trabajo de control del flujo aerodinámico procedente de los endplates del alerón delantero a través de la ondulación y superposición de una parte del suelo (8) a la altura de los pontones. Este detalle, junto con los que observamos en la parte trasera (10) no ha sido aún desvelado en monoplazas como el Williams, McLaren o Red Bull, pero a buen seguro aparecerá en los test.

    Aleta de tiburón… pero con estilo

    Si bien estamos viendo como todos los monoplazas de este año introducen la aleta de tiburón (11) -excepto Mercedes que la incluirá en los test-, no todos están esmerándose en dotarla de formas armoniosas. No es el caso de Haas, que ha moldeado su cara posterior para adaptarla de un modo más angulado al alerón trasero. No obstante, es probable que este elemento sea uno de los que más cambios sufra a lo largo de la temporada.

    Finalizando con la parte trasera, el alerón presenta una configuración alejada de conceptos radicales, manteniendo alejadas del borde anterior las ranuras (12) de la parte alta del endplate. Eso sí, las de la parte baja (13) adoptan cambios respecto a 2016, pasando a contar solamente con elementos verticales y eliminando los horizontales.

    Lo que no es habitual es que los equipos nos muestren el difusor (14) de un modo tan claro como lo hace Haas en sus fotos oficiales, pudiendo comprobar a la perfección el gran tamaño que el nuevo reglamento permite y detalles como los subcanales formados en el interior y la pestaña que recorre todo el perímetro y que contribuye a potenciar su efecto succionador.

    Si bien el Haas no presenta elementos radicalmente llamativos como otros monoplazas, si ha demostrado su capacidad para mantenerse a la vanguardia del reglamento en muchos aspectos, algo que en un equipo con sólo un año de experiencia, presupuesto limitado y aspiraciones de mantenerse en la parte intermedia de la parrilla, permite crear buenas sensaciones iniciales. La realidad, a partir de este mismo lunes 27 en Barcelona.

    Fotos: Haas F1