¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP AustraliaBottas y Hamilton (y sus ingenieros) ignoraron la orden de no buscar la vuelta rápida

    David Plaza
    David Plaza5 min. lectura

    Toto Wolff fue claro al prohibir a sus pilotos antes de la carrera que tomaran riesgos innecesarios en las últimas vueltas.

    Sin embargo, tanto Hamilton y Bottas, como sus respectivos ingenieros de carrera, decidieron hacer caso omiso de la recomendación de su jefe de equipo.

    En la Fórmula 1 siempre permanece vigente el debate sobre si el automovilismo es en realidad un deporte de equipo y si los pilotos deben obedecer en todo momento lo que sus responsables les ordenan, por muy injustificado que pueda parecer.

    Dicho debate suele intensificarse cuando uno de los pilotos del equipo es puesto al servicio de su compañero, como ocurrió con Charles Leclerc en la primera carrera del año, al verse obligado a renunciar a la posibilidad de adelantar a Sebastian Vettel, que sufría en las últimas vueltas de carrera como consecuencia de una estrategia errónea.

    Ferrari, además, renunció a parar en boxes con el monegasco para colocarle neumáticos nuevos e intentar hacerse con el punto de la vuelta rápida, a pesar de que contaba con más de 30 segundos sobre Kevin Magnussen, siguiente piloto en la carrera.

    Posteriormente, Toto Wolff reveló que le había dado la misma orden a sus pilotos, pero que estos la ignoraron. “El domingo por la mañana, cuando hablamos de estrategia, les prohibí ir a por la vuelta rápida si éramos primeros, segundos o terceros. Me ignoraron, ¡los dos! Creo que fue un complot entre los ingenieros y los pilotos, porque los ingenieros estaban muy interesados. Necesito revisar las conversaciones de radio y ver qué ocurrió”, comentó con cierta resignación.

    Valtteri Bottas estuvo impecable y remató su gran actuación con la vuelta rápida en la penúltima vuelta de carrera.

    El máximo responsable de Mercedes admite que esta nueva norma aporta espectáculo a la carrera, pero no puede evitar pensar en el bien de su equipo. “Ahora estoy contento, recoger un punto adicional es bueno. Es un entretenimiento, es una gran parte del espectáculo. Creo que supone tomar riesgos, especialmente cuando optas a muchos puntos, ¿deberíamos ir a por la vuelta rápida? Pero quizá mi referencia sobre controlar un coche es mi propio pilotaje y no el nivel de los pilotos de Fórmula 1. No me gusta demasiado, admitió.

    Valtteri Bottas llegó incluso a pedir por radio una parada en boxes para colocar neumáticos nuevos, pero sólo contaba con 23 segundos de margen con Lewis Hamilton, cuando lo habitual en una parada es emplear entre 21 y 22 segundos en toda la operación.

    Pregunté sobre una hipotética parada, pero no queríamos cometer errores estúpidos y optamos por la vía conservadora

    “Obviamente conseguir los puntos del resultado es una prioridad mucho mayor”, reconoció Bottas, justificando a continuación su decisión de buscar el punto adicional. “La segunda es la vuelta rápida. Una vez que la distancia fue suficiente, teníamos margen para hablar de ello y planearlo. Pregunté sobre una hipotética parada, pero era la primera carrera y no queríamos cometer errores estúpidos, por lo que optamos por la vía conservadora con algunos preparativos”, explicó.

    Por todo ello, Bottas y su ingeniero prepararon el coche para extraer su máximo potencial en la penúltima vuelta, que posteriormente le dio el punto extra al finlandés. Me dejé llevar un poco, utilicé algunos mapas motor específicos y fuí a por la vuelta rápida. Me alegra haberlo conseguido. Creo que (esta nueva norma) mejorará el espectáculo, sigo pensando que siempre será la segunda prioridad, pero es una opción, eso seguro. Todo el mundo quiere conseguir un punto adicional”, reconoció.

    Lewis Hamilton hizo la misma operación, pero se quedó a medio segundo de su compañero de equipo y no pudo conseguir el punto deseado.

    Fotos: Mercedes AMG F1