¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Boullier, la primera reunión con Honda, Dennis y un contrato firmado a destiempo

    La fallida asociación entre McLaren y el motorista japonés aún suscita comentarios.

    El exdirector deportivo del equipo británico ha hablado sobre los inicios de dicho acuerdo.

    Eric Boullier también ha reflexionado acerca de los errores que propiciaron el fracaso de 2017.

    Los tres años de matrimonio que McLaren y Honda vivieron resultaron mucho más tormentosos de lo inicialmente previsto por Ron Dennis, que esperaba reverdecer laureles y repetir los éxitos de finales de los años 80, pero que finalmente profundizaron en una crisis de la que aún el equipo no ha logrado salir y que, además contribuyeron a la marcha forzada de McLaren del propio Dennis.

    Una marcha que también vivió Eric Boullier, director deportivo hasta mediados de 2018, momento en el que decidió renunciar al cargo tras algo más de cuatro años intentando hacer funcionar el binomio McLaren-Honda.

    Ya con la perspectiva del tiempo pasado, el francés ha hablado sobre aquellos momentos, afirmando que desde el principio quedó claro que Honda no estaba preparada para el enorme reto al que se enfrentaba. “Desde la primera reunión me di cuenta de lo poco preparada que estaba la gente de Honda para el enorme desafío al que se enfrentaban”, comentó Eric Boullier en declaraciones a F1 Sokuho.

    Boullier advirtió a Ron Dennis de la situación, pero el ya exdirector ejecutivo de McLaren Group tenía firmados los contratos y no había modo de echarse atrás. Inmediatamente, le dije a Ron Dennis que necesitaríamos al menos tres o cuatro temporadas de desarrollo para aspirar a los puestos de arriba, pero los contratos ya estaban firmados y él estaba seguro de que podía revivir la gloria del pasado”, señaló el francés.

    Ahora Eric Boullier trabaja para impulsar el Gran Premio de Francia.

    Seguramente Ron Dennis dio por hecho que una marca de la categoría de Honda estaría técnicamente preparada, pero la inexperiencia de los ingenieros japoneses supuso un lastre que no comenzó a subsanarse hasta 2017, cuando el motorista nipón comenzó a contratar personal externo. “Los motores actuales son muy sofisticados y sólo Mercedes estaba lista para superar a la competencia después de años de desarrollo. La asociación entre McLaren y Honda no podría haber llegado en un momento técnico e histórico más complicado. Y como había imaginado, el trienio de este binomio fue una pesadilla”, admitió Boullier.

    Ahora Honda, ya en su quinto año de competición, ha logrado su primer podio con Red Bull. Mientras, McLaren esperaba volver a los puestos de cabeza con Renault, pero el año pasado evidenció que el equipo no estaba tan preparado como pensaba. “En abril de 2018, nos dimos cuenta de que habíamos fallado completamente con el coche. En 2017 el departamento de aerodinámica se fortaleció, pero luego encontramos problemas graves en la correlación de datos y no dimos con una solución hasta abril, cuando ya era demasiado tarde. En algunos aspectos, fuimos menos competitivos que en 2017, fue difícil de asimilar a nivel moral. Fueron cuatro años y medio muy intensos en los que no escatimé en intentar que el equipo tuviera éxito”, concluyó.