¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El descalabro de las audiencias de la F1 en abierto

    La Fórmula 1 se despide de Antena 3 y TV3 de una forma muy amarga. La temporada 2015 ha sido la menos seguida por los telespectadores del canal nacional desde que comenzó la emisión de la F1 en abierto en 2004.

    La F1 cierra una era en España tras más de una década de emisiones en abierto. A partir de la temporada 2016, el Mundial de Fórmula 1 sólo podrá ser seguido a través de la plataforma de pago Movistar +, lo que supone un nuevo modelo televisivo que muchos usuarios no están dispuestos a asumir. ¿Pero es la Fórmula 1 rentable? Las audiencias cosechadas por el Grupo Atresmedia en 2015 demuestran que la despedida de la F1 en abierto es un paso lógico y que el producto no es tan atractivo como lo era hace un lustro.

    La Fórmula 1 comenzó a emitirse en abierto en España en 2004, justo después de la primera victoria de Fernando Alonso. Los éxitos cosechados por el asturiano y sus dos títulos mundiales en 2005 y 2006 hicieron de la F1 un producto muy goloso en España. Las audiencias en esas dos temporadas y en 2007, cuando peleó por el título hasta la última carrera, fueron sencillamente espectaculares con picos del 45% del share. Las audiencias de cada Gran Premio superaban los 5 millones de espectadores y el 'minuto de oro' de las carreras más decisivas reunía delante de la televisión a más de 8,4 millones de aficionados.

    A pesar del repunte sufrido en 2010 y 2013, lo cierto es que la F1 ha ido cuesta abajo en nuestro país, al menos en términos de audiencia. Las dos últimas temporadas son la clara muestra de ello. En 2014 la media del share de la Fórmula 1 en nuestro país fue de 32,2%, mientras que en 2015 la cuota de pantalla ha caído hasta el 21,9%. En números más sencillos, la última temporada de la Fórmula 1 en abierto por Atresmedia ha tenido una audiencia total de 39 millones de espectadores, mientras que en 2014 la vieron casi 60 millones.

    Esta caída libre en la audiencia de la F1 y en general en el interés en una categoría en la que Fernando Alonso está lejos de brillar y Carlos Sainz está dando sus primeros pasos se topa de frente con la irrupción de una única propuesta de pago para el visionado de las carreras. Movistar + tendrá que hacer las cosas muy bien si quiere convertir la F1 en un producto rentable, posibilidad realmente complicada por los elevados precios que tienen los derechos de emisión. Corregir esta tendencia a la baja en las audiencias será el reto principal de la plataforma de pago.

    Una tendencia que no sólo se dibuja en España, sino en otros países con tradición como Francia, Alemania o Gran Bretaña, pero también en mercados emergentes como China. La caída de audiencia es un problema para la F1 a nivel global. A modo de breve pincelada, la Fórmula 1 perdió en torno a 50 millones de espectadores en la temporada 2013, tendencia que se ha repetido en las dos últimas temporadas. El Mundial de Motociclismo o incluso la Fórmula E en EE.UU. han tenido mejores datos de audiencia puntuales.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto