¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

McLaren explica la causa del retraso en la gran evolución prevista para Melbourne

McLaren tenía previsto iniciar la temporada 2018 implementando una gran evolución en el MCL33. El equipo subestimó las dificultades del cambio de motor, así como los problemas de fiabilidad derivados del mismo, debiendo centrar sus esfuerzos en encontrar una solución.

Con la temporada ya iniciada, McLaren se encuentra sumido en una montaña rusa de sensaciones. Por un lado, alivio y optimismo por haber olvidado definitivamente los malos momentos de los últimos tres años y haber conseguido un resultado esperanzador en el Gran Premio de Australia.

Por otro, decepción al comprobar que el objetivo de colocarse al nivel de Red Bull no ha sido alcanzado y la brecha, cercana a un segundo, es excesivamente grande como para considerarla aceptable. Eric Boullier admite que a tenor de los datos recogidos en 2017, McLaren aspiraba a alcanzar el rendimiento del equipo anglo-austriaco. “Basándonos en los datos, (el objetivo era) batallar con Red Bull. Pero durante el invierno no sabes lo que el resto está haciendo. Obviamente, tienen uno de los mejores chasis , hicieron mejor trabajo que nosotros”, reconoció en declaraciones a la BBC.

El director deportivo de McLaren señala dos razones principales por las que su equipo no ha cumplido las expectativas en este inicio de temporada. La primera es el cambio de motor y la errónea interpretación que hicieron de lo complejo que sería. “Es una de las razones por las que no estamos donde deberíamos en un mundo ideal. Sobrepasamos los límites, subestimamos la integración del motor Renault y la energía necesaria para ello, por lo que no estábamos suficientemente preparados cuando llegamos a Barcelona. Eso no ha ocurrido hasta llegar a Melbourne”.

La pretemporada reveló un problema serio de fiabilidad relacionado con la integración en el chasis del nuevo motor Renault.

McLaren consideró que no sería tan traumático y fijó el retraso en dos semanas, pues la confirmación del acuerdo no llegó hasta mediados de septiembre. Una vez recuperado ese espacio de tiempo, el equipo continuó con su plan habitual dando por solucionada la situación. “Decidimos mantener la misma estrategia (de otros años), pero cambiamos el motor. Todo lo que queríamos hacer, si hubiésemos permanecido con el mismo motor, lo hicimos”, admitió el ingeniero francés.

La gran evolución sufre retrasos

Pero las cosas no fueron tan rodadas y en los test de pretemporada en Barcelona surgió un problema serio de sobrecalentamiento, comprometiendo el rodaje del equipo y obligando a reorganizar la agenda para llegar al Gran Premio de Australia con opciones de terminar la carrera.

La gran evolución prevista para la primera carrera tuvo que ser aparcada y, aunque finalmente McLaren consiguió la fiabilidad necesaria, dichas mejoras han tenido que ser escalonadas de manera que se irán introduciendo progresivamente durante los primeros Grandes Premios de la temporada, principalmente entre Bahrein y España, donde en teoría llegará un nuevo morro que debe volver a pasar el crash test de la FIA.

Alonso sabe que estamos volviendo, pero no tan rápido como queríamos

Boullier también hace referencia al presupuesto, que este año ha sufrido un gran revés al perder los 100 millones de dólares aportados por Honda y que, por tanto, es alrededor de 36 millones de euros inferior al de Red Bull, que además cuenta con cerca de 150 empleados más. Cifras similares en relación al otro equipo con el que comparten propulsor: el oficial de Renault. “Enstone dio un gran paso, hay que explicarle a los lectores cómo funciona la Fórmula 1. Enstone tiene más personal que nosotros en la actualidad. Es sólo una cuestión de ambición y recursos, no me escondo detrás de ninguna excusa. Simplemente hicieron un mejor trabajo”, admite Boullier.

McLaren lideró el grupo intermedio en Australia, pero sólo tras los problemas de Haas y la ayuda del coche de seguridad virtual.

Entonces, ¿qué justifica el optimismo que desprende Fernando Alonso, que incluso ha asegurado que podrán disputar las victorias con los tres grandes a final de año? “Alonso sabe que estamos volviendo, pero no tan rápido como queríamos como consecuencia del retraso por el problema de fiabilidad. Es cuestión de volver a aunarlo todo y no tener más retrasos. Intentar volver al calendario fijado y rendir por encima de nuestro presupuesto, sé que podemos hacerlo y lo demostraremos, en serio”, comentó.

Eric Boullier, sin embargo, es algo más prudente que el piloto español y considera que el primer paso consiste en asentarse como el cuarto equipo de la parrilla. “Creo firmemente que dándonos unas pocas carreras, demostraremos que somos el cuarto equipo. Simplemente tuvimos que retrasar la introducción de muchas novedades y ese es el problema que tenemos actualmente”.

¿Y si McLaren no consigue su objetivo inicial de colocarse al nivel de Red Bull? Boullier admite que no habría excusas. “Diría lo mismo, tenemos el mismo motor, deberíamos luchar con ellos. Si no lo hacemos, no es lo suficientemente bueno. Tan simple como eso”.

Fotos: McLaren F1

Fuente: BBC

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto