¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Fernando Alonso 2.0: un 5% más lento pero mucho más sabio

    Fernando Alonso 2.0: un 5% más lento pero mucho más sabio
    Fernando Alonso, siempre competitivo.
    David Plaza
    David Plaza8 min. lectura

    La vuelta de Fernando Alonso a la Fórmula 1 ha generado mucha información, opinión y vaticinios, pero lo cierto es que tras 15 Grandes Premios el piloto español vuelve a encandilar con sus actuaciones al volante.

    Costó mucho al principio y el propio Fernando Alonso llegó a dudar de su capacidad, pero la paciencia y perseverancia del piloto asturiano han tenido recompensa y los resultados ya están llegando.

    Es cierto que a Alonso se le está escapando un resultado sonado, como la victoria de Esteban Ocon en Hungría, pero su rendimiento y velocidad los domingos son ya tan buenas como en sus mejores tiempos.

    «Cruzamos los dedos para que un coche competitivo salga de fábrica en 2022. Eso es lo único que falta»

    «Yo diría que soy tan bueno o un poco peor que en 2018. No estoy 100% satisfecho con mi rendimiento, especialmente los sábados», admite Alonso, autocrítico. «Todavía me resulta difícil entender dónde está el cenit de rendimiento del neumático. Si haces una preparación diferente en la vuelta de salida, o te encuentras con tráfico, el neumático parece comportarse de manera diferente tan pronto como empujas y comienzas la vuelta. Todavía no lo he entendido completamente. Yo diría que estoy al 95%. Aparte de eso, estoy bien».

    Los problemas de entendimiento con los neumáticos no han sido el único reto de Fernando Alonso, que admite que otros elementos del coche también le están planteando dificultades. «Por ejemplo, la dirección asistida. La información que me da la dirección. Cada equipo tiene su propia filosofía con respecto a la geometría de la suspensión, el grado de dureza del servo. Para mí era bastante extraño durante los primeros días de test con Renault el año pasado. Y con Alpine, hasta Bakú, no estaba muy contento con eso. Fueron necesarios algunos ajustes».

    En 2022, Fernando Alonso afrontará la nueva era de la Fórmula 1 con monoplazas completamente distintos y la experiencia de un año con Alpine, estando además plenamente involucrado en el desarrollo del coche. ¿Le hará eso mejorar?

    «Sí, creo que mejoraré. Parte del 95% es el tiempo que estuve lejos de la competición», comienza señalando Alonso. «Me faltan dos años en los que los neumáticos han evolucionado. En segundo lugar, hay una falta de confianza en la retroalimentación de la dirección. Después de Bakú va mejor, pero no formé parte del proyecto de desarrollo desde el principio. Me adapté un poco. Espero que sea mejor el año que viene. Los coches también serán muy diferentes de pilotar. Tal vez todos necesitemos realinear nuestro estilo de conducción. Ojalá pueda aprovecharlo».

    Un estilo polivalente

    Una de las principales cualidades de Fernando Alonso ha sido siempre su capacidad de adaptación a diferentes situaciones, algo en buena parte dado por la ausencia de un estilo de pilotaje claramente definido.

    El propio Alan Permane, director deportivo de Alpine, afirmó este hecho recientemente, algo que Alonso reitera. «Creo que Alan tiene razón, no tengo un estilo de conducción específico. Hay cosas que quiero sentir en el coche. Cuando todo es perfecto, soy agresivo. Si la parte trasera se agarra sólidamente, me gusta pilotar. Si ese no es el caso, cambio mi estilo. El domingo, el coche cambia constantemente. Comienzas con 100 kilogramos. Primero tienes neumáticos nuevos. Conduces a través de muchas fases diferentes, necesitas diferentes estilos de conducción durante la carrera. Esa es probablemente mi fortaleza».

    Otra de sus fortalezas es la lectura de las carreras, así como las necesidades del coche y la estrategia en cada momento. «Podría decir que la experiencia juega un papel importante. Pero mentiría. En 2003 o 2004 me comportaba de la misma manera, leía las carreras de la misma manera. El karting fue sin duda una gran ayuda. Es un instinto que desarrollas allí. En el karting, nunca pude tener material de primera. Mi familia sólo tenía medios modestos. Necesitábamos la perfección para ser competitivos. Eso agudizó algunos sentidos más en una etapa temprana».

    El futuro con Alpine

    Pero Fernando Alonso no ha vuelto a la Fórmula 1 por simple diversión, sino para intentar ganar de nuevo. ¿Podrá hacerlo con Alpine?

    «En este momento, tenemos el sexto o séptimo coche más rápido. Y, sin embargo, anotamos puntos todos los domingos. Esto sólo puede significar que el equipo rinde de la mejor manera posible en la carrera», señala Alonso.

    «La preparación es buena. Sin errores de los pilotos, de los estrategas, en las paradas en boxes, en la selección de neumáticos. Los últimos cuatro o cinco años en los que no has sido tan competitivo son una escuela. Las dificultades te hacen crecer más rápido. Cruzamos los dedos para que un coche competitivo salga de fábrica en 2022. Eso es lo único que falta», afirma el español.

    En Sochi, Fernando Alonso hizo su mejor carrera del año.

    ¿Y qué hay de su propio nivel competitivo? «Siento que soy tan rápido como cualquier otra persona. Si tengo un coche competitivo, estoy seguro de que aportaré ese pequeño extra para luchar por el Campeonato del Mundo», asegura.

    «Sé que la edad es un problema. Cuando Kimi se marche, seré el mayor. Pero no me siento así. El cronómetro o mi motivación me dirán cuándo parar. Mi motivación me lo dijo hace dos años. En ese momento yo no era el más viejo. No quería continuar porque tenía demasiado en mente, y ya no la Fórmula 1. Ahora es diferente. La motivación está ahí. Sólo la Fórmula 1 está en mi cabeza», recalca.

    Una última cuestión, ¿habría vuelto a la Fórmula 1 si el nuevo reglamento no existiera? «No», zanja Alonso. Está claro para qué ha vuelto el asturiano.

    Fuente: Auto Motor und Sport / Fotos: Alpine F1 Team