La FIA se lava las manos por los tres motores: "No hubo consenso"

  • El órgano que gobierna la Fórmula 1 elude cualquier responsabilidad por la limitación de tres motores por temporada que entrará en vigor en 2018.
  • Todt esgrime que los propios equipos no estuvieron de acuerdo en su totalidad, mientras que Horner sólo ve posibles problemas.

Ni siquiera han dado comienzo los test invernales y la polémica sobre la temporada 2018 ya está servida. La limitación que respecta al número de unidades de potencia y sus diversos componentes que pueden emplear los equipos a lo largo de todo un año ha derivado en unas parrillas que han sufrido alteraciones en su mayoría, sobre todo desde la mitad del año en adelante, y el paso de cuatro a tres motores el año que viene ha desencadenado intensas disputas entre los equipos.

“Es algo que ya se decidió”, explicó Jean Todt, eludiendo cualquier responsabilidad. “Algunos aún están pensando en por qué no tenemos un sólo motor para todo el campeonato. No es nada nuevo, se decidió hace varios años”. La firme postura de Ferrari y Mercedes ha terminado de decantar la balanza, ya que su negativa a aceptar que todos puedan disponer de cuatro propulsores en lugar de tres ha frenado en seco cualquier intento de regresión. “Tuvimos varias reuniones con los equipos para hablar de la normativa y la dirección. Decidimos volver a los cuatro motores, de acuerdo, pero necesitamos estar de acuerdo al 100%. Finalmente no lo conseguimos, así que nos mantenemos en tres motores”.

Tuvimos varias reuniones con los equipos, pero finalmente nos mantenemos en tres motores

La reducción de costes es el argumento estrella que esgrimen ambas estructuras dominantes en este sentido, asegurando que los equipos pequeños no cuentan con las mismas condiciones que ellos, y que esta medida va en pos de la igualdad. Sin embargo, Todt confesó que “no creo que sea sencillo encontrar la solución adecuada”, ya que “si no hacemos nada, comprar los motores será más caro”, y “para la FIA no supone un problema decidir no contar con una limitación de motores, sino que lo es para los equipos”.

La eterna controversia

Horner apunta a Marchionne como responsable del veto de la vuelta a los cuatro motores.

Red Bull se ha erigido como el principal personaje antagónico, en especial su jefe de equipo, Christian Horner, quien ha mostrado en numerosas ocasiones su desacuerdo con las opiniones de los máximos responsables de las dos escuderías que han peleado por el mundial este año.

Sergio lo tiró por tierra la última vez, no hay nada que hacer para el año que viene

“Sergio lo tiró por tierra la última vez, no hay nada que hacer para el año que viene”, comentó Horner refiriéndose a Marchionne, el presidente de los del Cavallino Rampante. “Habrá un montón de penalizaciones en la parrilla el año que viene, y odiaría que el campeonato se decidiese por esas sanciones”.

Ross Brawn admitió que lo que han presenciado este año en lo relativo a dichas sanciones no tiene sentido, aseverando que no es lo que buscan en el deporte y dejando entrever que sabe cómo acabar con ellas. No obstante, Horner recalca que “hemos llegado al punto de que tendremos que hacer 21 carreras con tres motores”, algo que considera “realmente es una locura”. El británico resaltó que el propio Lauda estuvo de acuerdo con él al principio, aceptando que este recorte llevaba a una economía engañosa, pero finalmente la negatividad ha ganado y la escudería de la bebida energética tendrá que hacerlo lo mejor posible dentro de sus limitaciones.

Fotos: Red Bull Content Pool | Scuderia Ferrari

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×