¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

William Storey responde al comunicado de Rich Energy

El culebrón protagonizado por Haas, su patrocinador principal y el director ejecutivo de la marca de bebidas energéticas, sigue su curso.

Paralelamente, Rich Energy lleva meses envuelta en un contencioso legal con White Bikes por el plagio de su logotipo.

Rich Energy no aparecerá más en los Haas.

La asociación entre Rich Energy y Haas sorprendió por la escasa presencia en el mercado de la marca británica de bebidas energéticas, y los problemas legales que surgieron poco después complicaron aún más la situación.

Todo comenzó porque el logotipo de Rich Energy es el mismo que el de White Bikes, que no dudó en denunciar a la marca de bebidas por plagio. Ello obligó a Haas a retirar el logo de sus monoplazas y desde el Gran Premio de Gran Bretaña parecía que tendría que hacerlo también con la marca, y no porque los juzgados hayan obligado a Rich Energy a cambiar de logotipo e indemnizar a White Bikes.

Al menos eso es lo que afirmaba la cuenta oficial de Twitter de Rich Energy, que en la tarde del miércoles comunicó que rescindía el acuerdo de patrocinio con Haas a consecuencia de los malos resultados en las nueve primeras carreras de la temporada, en las que el equipo estadounidense sólo ha sumado 16 puntos y es penúltimo en el campeonato de constructores. Adicionalmente, Rich Energy argumentaba que la filosofía de la Fórmula 1 también dañaba la imagen de su empresa.

Hay quien duda de la solvencia económica real de Rich Energy, pero en cualquier caso Haas se pronunció oficialmente al respecto del comunicado emitido por su patrocinador principal, afirmando en palabras de Guenther Steiner que el acuerdo sigue vigente y que no comentaría los pormenores del contrato debido a las cláusulas de confidencialidad.

El penúltimo golpe de teatro se produjo en la mañana del jueves, cuando un grupo de accionistas comunicó que el acuerdo con Haas sigue vigente, responsabilizado a William Storey, director ejecutivo, de lo sucedido. "Claramente las acciones deshonestas de una sola persona han causado gran vergüenza. Estamos en proceso de eliminar legalmente a este individuo de toda responsabilidad ejecutiva", afirmaba el comunicado.

Pero la reacción de Storey no se hizo esperar, utilizando nuevamente la cuenta oficial de Rich Energy para contestar al comunicado de los accionistas. "La ridícula declaración de los accionistas minoritarios, respaldada por Red Bull y White Bykes, es risible. Su intento de golpe de palacio ha fracasado. Controlo todos los activos de Rich Energy y tengo el apoyo de todos los accionistas clave", fue la respuesta del director ejecutivo.

Fotos: Haas F1 Team

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto