¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El movimiento clave del doctor Roberts que facilitó la salida a Grosjean: «Alejó el fuego»

    Romain Grosjean es ayudado por Roberts y Van der Merwe tras escapar de las llamas.Haas F1 Team

    Romain Grosjean descansa en el hospital de Manama tras un domingo terrible en el que protagonizó uno de los peores accidentes que se hayan visto en la Fórmula 1 en décadas. Los ocupantes del coche médico que le auxiliaron cuentan la experiencia.

    Lo visto este domingo en Sakhir nos ha impactado a todos, pues Romain Grosjean vivió un accidente propio de décadas pasadas en el que el fuego puso seriamente en peligro la vida del piloto francés.

    Afortunadamente, Romain Grosjean descansa ya en el Hospital de Manama y se recupera de las quemaduras de segundo grado sufridas en las manos, pero en el momento del accidente todo el mundo temió lo peor.

    «Fue suficiente para alejar la llama cuando Romain se levantó un poco, para que yo pudiera alcanzarle y tirar de él por encima de la barrera»

    No fue así por varias razones. La primera, el incansable trabajo de la FIA y la Fórmula 1 en materia de seguridad pasiva desde la década de los 90, lo que ha generado que el habitáculo de un F1 sea casi inexpugnable gracias a elementos como el Halo o las estructuras de impacto.

    La segunda, a consecuencia de la rápida y eficiente reacción del propio piloto, que supo salir del habitáculo en sólo 27 segundos a pesar de quedar atrapado en la barrera de protección.

    Y, finalmente, la rápida y eficaz intervención de los dos ocupantes del coche médico de la FIA, el doctor Ian Roberts y el piloto Alan van der Merwe. Ambos se enfrentaban a esta situación por primera vez, pero eso no les impidió ejecutar a la perfección el protocolo y darle a Grosjean el suficiente margen para salir del coche.

    «Hubo una llama enorme y llegamos a una escena muy extraña en la que había medio coche apuntando en dirección contraria y justo al otro lado de la barrera una masa de calor. Luego, mirando a la derecha en ese punto, pude ver a Romain tratando de levantarse», explicó Ian Roberts a Sky F1 el domingo por la tarde.

    El momento clave se da cuando Roberts, consciente de la situación, solicita a un comisario que aleje el fuego de la barrera con un extintor, para que de ese modo Grosjean pueda levantarse y el propio Roberts tenga la posibilidad de acercarse a la barrera para auxiliarlo. «Necesitábamos alguna forma de llegar a él, así que llevamos al comisario con el extintor, y eso fue suficiente para alejar la llama cuando Romain se levantó un poco, para que yo pudiera alcanzarle y tirar de él por encima de la barrera».

    Evaluación del estado de Grosjean

    Así fue y Grosjean pudo salir rápidamente del amasijo de hierro y fibra de carbono formado por la barrera y la célula de supervivencia del monoplaza, pudiendo Roberts a continuación examinar el estado real del piloto.

    «Creo que le dije que se sentara», relata Roberts. «Obviamente, estaba muy tembloroso y su visera era completamente opaca, de hecho se derritió. Me las arreglé para quitarle el casco para comprobar que todo lo demás estaba bien. Llamas, inhalación de humo, problemas en las vías respiratorias... y nada subió a su casco, le echamos un vistazo».

    «Clínicamente, estábamos bastante contentos desde el punto de vista de una lesión que amenazara su vida, por lo que se trataba de que se sintiera cómodo con las lesiones que pudimos ver», describe el responsable médico de la FIA en los Grandes Premios. «Tenía algo de dolor en el pie y las manos, así que desde ese momento supimos que era lo suficientemente seguro para moverlo al coche, protegerlo y ponerle un poco de gel en sus quemaduras. Y luego a la ambulancia y al centro médico».

    Alan van der Merwe, el piloto del coche médico, también asistió a Roberts en el momento de la extracción de Grosjean, tomando un extintor y extinguiendo cualquier atisbo de fuego que pudiera quedar en el mono del francés. «Mucho de esto se debe a la preparación. Cuando llegas a algo como esto -y no hemos visto esta combinación antes, no he visto un fuego como este en mi período como conductor de un coche médico y mucho de lo ocurrido es territorio nuevo y desconocido- sólo podemos estar tan preparados como nuestras propias ideas».

    Van de Merwe admite que, aunque situaciones como estas se preparan concienzudamente a través de protocolos, es el instinto lo que finalmente permite una reacción rápida y efectiva. «Hacemos muchas listas de verificación y mucha preparación, hablando de escenarios. Pero esto fue una locura. Honestamente, llegar allí y ver la mitad del coche y que la otra mitad no se vea por ningún lado, sólo una enorme bola de llamas. Que tengas literalmente segundos. La preparación sólo te lleva hasta cierto punto. Luego todo depende del instinto y el pensamiento rápido».

    Tras pasar la noche en el Hospital, Romain Grosjean se encuentra en buen estado y está siendo tratado de las quemaduras sufridas en las extremidades superiores. Haas ha informado de que es muy probable que el martes el piloto ya sea dado de alta.

    Fotos: Haas F1 Team