¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La obra de Zak Brown ya gana con un Ricciardo resucitado

    10
    Zak Brown bebe de la bota de Daniel Ricciardo. Quizá empiece a desear no ganar en el futuro.

    McLaren obtuvo en Monza su primera victoria desde el Gran Premio de Brasil de 2012 y su primer doblete desde Canadá 2010. Cuatro años de trabajo de Zak Brown que comienzan a dar sus frutos.

    Aunque el accidente ocurrido entre Lewis Hamilton y Max Verstappen acaparó gran parte de la atención en Monza, lo cierto es que el momento estelar del día fue el doblete de McLaren, que vuelve a ganar nueve años después de que un piloto del equipo -Jenson Button- descorchara el champán por última vez en lo más alto del podio de Interlagos.

    Y lo hizo a lo grande, con un excepcional doblete, el 48º de su historia en la Fórmula 1 y que llega tras 11 años de espera desde el que consiguieron Lewis Hamilton y Jenson Button en el Gran Premio de Canadá de 2010.

    «Andreas siempre está muy tranquilo, es el tipo de liderazgo que quieres en un equipo de Fórmula 1»

    La progresión de McLaren desde la llegada de Zak Brown en noviembre de 2016 ha sido espectacular. Suya fue la decisión de prescindir de Honda y de iniciar una renovación interna que comenzó con el despido de Eric Boullier.

    El estadounidense sentó las bases técnicas y organizativas de la nueva McLaren con los fichajes de Andreas Seidl y James Key, dándole al equipo el impulso necesario para romper con un traumático pasado y ascender de manera casi meteórica, pero fiable.

    Ahora, McLaren mira a 2022, momento en el que espera dar el paso definitivo de la mano del nuevo reglamento técnico. Mientras, toca disfrutar de la victoria y seguir trabajando como hasta ahora.

    Daniel Ricciardo celebra su victoria en Monza.

    «Hemos tenido un fin de semana increíble», señalaba Lando Norris tras la carrera de Monza. «Llegué hace cuatro años al equipo, hemos trabajado para esto y hoy, finalmente, hemos conseguido un doblete. Es un buen paso para nosotros, estoy contento por mi segundo lugar, por el equipo y por la victoria de Daniel. Me gustan mis probabilidades para el futuro, estoy contento».

    Daniel Ricciardo, que ha pasado por momentos muy complicados este año a consecuencia de una difícil adaptación al McLaren MCL35M, ve la luz al final del túnel y comienza a hacer honor a su prestigio.

    «La victoria me ha venido en un momento muy crucial. Ayer (sábado) fue esencial, ya que salir segundo hoy (domingo) era una gran ventaja. Adelantar a Max en la salida y ponerme primero no es una garantía de victoria, pero ha sido muy difícil y nuestra velocidad era lenta, pero al final hemos podido ganar y nos ha sorprendido», admitió el australiano.

    «Desde el viernes, sabía que iba a llegar algo bueno y creo que lo hemos demostrado. Me he sentido mejor los últimos tres fines de semana. La temporada estaba siendo muy difícil para mí, pero el parón veraniego me ha venido bien para reiniciar, centrarme y ganar, aunque hemos hecho algo mejor, conseguir un doblete, es de locos», exclamó.

    El gran jefe

    Uno de los principales aciertos de Zak Brown fue incorporar a Andreas Seidl al equipo McLaren. El ingeniero alemán llevó a lo más alto a Porsche en el WEC y va camino de hacer lo mismo con la formación de Woking, que desde mayo de 2019 se beneficia de su disciplina y tranquilidad en la gestión.

    «En primer lugar, estoy feliz y orgulloso del equipo. Estoy muy orgulloso de cada uno de los miembros del equipo en casa, aquí en la pista, de los colegas de Mercedes y de Lando y Daniel», comenzó diciendo Andreas Seidl. «Y hubo mucha presión hoy porque sabíamos que teníamos un buen coche y también sabíamos que si lográbamos adelantar, en realidad había una oportunidad de hacer algo grande».

    «El equipo también está haciendo un trabajo sensacional con un espíritu sensacional, y es genial ver que está dando sus frutos paso a paso. Al mismo tiempo, no hay razón para dejarnos llevar; es importante celebrarlo, pero no hay que olvidar que hace una semana (en Zandvoort) nos machacaron. Todavía tenemos mucho trabajo por hacer, pero la dirección es la correcta», matiza un Seidl consciente de que aún tienen trabajo por delante.

    «Como sabemos, Lando ha tenido una temporada sensacional hasta ahora; Daniel ha sufrido con la integración, acostumbrándose a nuestro coche al principio, pero hay una razón por la que queríamos que se uniera: es un piloto consagrado y uno de los mejores del deporte, es genial ver un fin de semana como este después del descanso... obviamente es genial para nosotros».

    «Necesitábamos esto también, la batalla en la que estamos con Ferrari, en nuestro viaje para volver a lo más alto en la Fórmula 1. Estoy muy contento con ambos pilotos», reiteró.

    Zak Brown, el gran jefe y que ha llevado a McLaren a triunfar también en la IndyCar, afirmó sentirse "extremadamente orgulloso. Son todos los hombres y mujeres de McLaren, Andreas... nuestro equipo de dirección, estoy feliz de haber hecho un trato con Andreas, hice tratos con los pilotos, pero Andreas y yo acordamos que él hace todo el trabajo y obtiene la victoria, pero yo puedo levantar el trofeo. ¡Una de las mejores ofertas que he hecho! Siempre estoy dispuesto a un trato», bromeó.

    «Andreas siempre está muy tranquilo, lo cual es genial, quiero decir que ese es el tipo de liderazgo que quieres en un equipo de Fórmula 1. Dice que el fin de semana pasado no fue muy bueno, así que creo que tenemos que mantener los pies en el suelo», finalizó.

    ¿Es McLaren el equipo en el que hay que estar para vencer a Mercedes y Red Bull en el futuro? Muy probablemente.

    Fotos: McLaren Racing

    La obra de Zak Brown ya gana con un Ricciardo resucitado