¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Opinión F1Leclerc hace que Vettel parezca Kimi

El piloto alemán de Ferrari sufrió un duro correctivo en el Gran Premio de Bahréin, en el que su joven compañero le barrió durante todo el fin de semana.

Los habituales errores de la segunda mitad de la temporada pasada siguen produciéndose en este inicio de año, pero Vettel ya no tiene a Kimi Räikkönen a su lado.

Se veía venir y, a tenor de lo visto en las dos primeras carreras, se confirma que Charles Leclerc ha llegado a Ferrari para adueñarse del futuro de la Scuderia en la Fórmula 1. El joven monegasco ya insinuó algunas cosas en Australia, cuando un fin de semana discreto acabó entonándose en la segunda mitad de carrera, llegando incluso a ser frenado por radio cuando se acercó a la zaga del SF90 de Vettel.

Pero en Sakhir, un circuito que Charles Leclerc conoce bien de su paso por la Fórmula 2, demostró una superioridad manifiesta durante todo el fin de semana, logrando la pole con solvencia y dominando a placer una carrera que sólo la fragilidad del motor de su monoplaza terminó estropeando.

Es cierto que Leclerc salió mal y completó una primera vuelta aún peor, quizá producto de los nervios o, más probablemente, la inexperiencia. Pero, en cuanto las posiciones se estabilizaron y los neumáticos se pusieron a tono, el #16 hizo lo que quiso y cuando quiso.

Hay quien apuntará que el impacto del DRS este año es seguramente excesivo y facilita aún más los adelantamientos, pero independientemente de que le brindara a Leclerc la oportunidad manifiesta de intentar el adelantamiento sobre Vettel, lo cierto es que el monegasco ejecutó la maniobra a la perfecciónpor el exterior y, antes y después de la misma, exhibió un ritmo inalcanzable para su compañero, cuádruple campeón del mundo.

Poco ha tardado Charles Leclerc en presentar sus credenciales en Ferrari.

“Es sólo una carrera, Leclerc tiene mucho que demostrar aún”, dicen algunos. Y es cierto. Lo que ocurre es que a Charles se le lleva viendo venir desde hace años, porque lo que ha hecho en las categorías inferiores es especial. Como lo fue su primer año en la Fórmula 1 con Sauber, en la que sólo necesitó tres carreras para ponerse a tono y hacer gala de su talento y, sobre todo, fiabilidad y consistencia. Y esa combinación, en la F1 actual, es oro puro, el 80% del pasaporte al éxito.

Quienes le conocen no dudan de que el otro 20%, el correspondiente a la ética de trabajo, está garantizado, por lo que posiblemente Leclerc está destinado a triunfar y la magnitud de su éxito dependerá de la suerte y/o el don de la oportunidad que a tantos ha sonreído o esquivado en el pasado.

Leclerc está destinado a triunfar y la magnitud de su éxito dependerá de la suerte y/o el don de la oportunidad

¿Debe Sebastian Vettel sentirse humillado? Probablemente no, como tampoco debió sentirse de ese modo Fernando Alonso cuando Lewis Hamilton le plantó cara de manera excepcional en su primer año en la Fórmula 1. Los genios son así, pueden ganar a cualquiera, y eso no significa que el vencido sea un inútil, un fracasado o tenga que devolver sus títulos mundiales.

Pero, dicho esto, Vettel tiene dos opciones: ponerse las pilas y recuperar la mejor versión de sí mismo ahora que por fin tiene un compañero capaz de ponerle contra las cuerdas, o seguir ahondando en la espiral negativa en la que se vio envuelto el año pasado. Este domingo en Sakhir, por lo pronto, Vettel parecía Kimi Räikkönen. Un piloto sobrepasado por su compañero que acaba siendo el eslabón débil de su equipo.

Fotos: Scuderia Ferrari

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto