¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

OpiniónUn chico de 19 años, artífice de la renovación de Kimi Räikkönen

Kimi Räikkönen completará su octava temporada en la Scuderia Ferrari el año que viene, presumiblemente junto a Sebastian Vettel, al que ya se le ha ofrecido un nuevo contrato.

El finlandés de 38 años se convertirá en el segundo piloto con más Grandes Premios vestido de rojo, sólo por detrás de Michael Schumacher.

Kimi Räikkönen fue confirmado el pasado martes 23 de agosto como piloto oficial de la Scuderia Ferrari para la temporada 2018, por lo que comenzará su octava campaña en Maranello y tendrá a su alcance los 139 Grandes Premios de Felipe Massa para convertirse en el segundo piloto con más carreras en Ferrari.

Atrás quedan las dudas públicas expresadas por el propio Presidente de la compañía, Sergio Marchionne, acerca del compromiso y rendimiento de Kimi, que desde que volvió a Maranello en 2014, ha sido incapaz de mostrar la valía que le permitió ser el último piloto Campeón del Mundo con Ferrari en 2007.

Entonces, ¿cuáles han sido las razones de la renovación de Räikkönen? El finlandés ni siquiera se plantea la posibilidad de plantar cara a su compañero de equipo e incluso tiene dificultades para aportar los puntos necesarios que le permitan a Ferrari liderar el campeonato de constructores en una temporada en la que Sebastian Vettel es el referente en la tabla de pilotos y Mercedes cuenta con un Valtteri Bottas que nunca antes había ganado una carrera en la Fórmula 1.

Destellos como los de Mónaco no son suficientes para justificar la renovación de Räikkönen, pero sí su sumisión

Destellos como los de Mónaco y, en menor medida, Hungría, no son suficientes para justificar la presencia de Kimi Räikkönen como piloto de Ferrari, pero sí la sumisión que ha demostrado ofrecer a los de Maranello siempre que ha sido necesario.

Pocas han sido las ocasiones en las que Räikkönen ha estado a la altura de Vettel, pero siempre que ha sucedido ha actuado en beneficio de Ferrari.

Ferrari sabe que Sebastian Vettel constituye la única opción de título y contar con un piloto que, por mucho que se queje por radio, a la hora de la verdad antepone los intereses del equipo a los personales, es algo muy complicado de encontrar en la actualidad. Kimi Räikkönen cumple a la perfección ese papel, algo que probablemente no ocurriría en el caso de Sergio Pérez, Carlos Sainz o algún miembro más que a lo largo de los últimos meses ha sido analizado como posible candidato para vestirse de rojo en 2018.

El problema es que Kimi Räikkönen no alcanza suficiente nivel como para poner a Ferrari en situación de ejecutar órdenes de equipo lo suficientemente a menudo como para que la compensación esté clara y, en ese sentido, la situación actual en el campeonato de constructores habla por sí misma. ¿Entonces?

La respuesta es Charles Leclerc, el piloto monegasco de 19 años que está maravillando en su temporada de debut en la Fórmula 2 y que es, sin duda, la gran joya de las categorías inferiores a nivel internacional en este momento.

Charles Leclerc es la gran apuesta de futuro de Ferrari y su llegada a la Fórmula 1 es inminente.

Charles Leclerc ha pasado en sólo cuatro años del karting a la antesala de la Fórmula 1 sin repetir campeonato -algo casi obligado- y con un cuarto puesto en la Fórmula 3 europea como peor resultado, ganando a la primera las GP3 Series y caminando con firmeza rumbo a repetir logro en la Fórmula 2. El miembro de la Ferrari Drivers Academy ya ha participado en algunas sesiones de entrenamientos libres de Grandes Premios con Haas y también en sesiones de test con Ferrari, causando una grata impresión en los últimos que se disputaron en Hungaroring con los monoplazas de 2017.

Leclerc está plenamente integrado en la dinámica del equipo de Fórmula 1 y será, casi con toda seguridad, piloto oficial de Sauber en 2018, constituyendo el último paso de su preparación previa al salto definitivo a Ferrari en 2019.

Así pues -y con ese plan en mente-, ¿por qué contratar a un piloto sin experiencia previa en un equipo tan particular como Ferrari que, además, sería únicamente una solución provisional para un asiento destinado a Leclerc? Kimi Räikkönen no está a la altura de lo que la Scuderia necesita, pero al menos proporciona al equipo algunas certezas imprescindibles para que la armonía alcanzada siga reforzando la dinámica positiva iniciada este año, eliminando así algunas de las dudas sobre su renovación. Charles Leclerc se ha encargado del resto.

Fotos: Scuderia Ferrari

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto