¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Pasado, presente y futuro: así está la situación en una F1 secuestrada por el dinero

    Jean Todt (izquierda), presidente de la FIA, y Chase Carey, presidente de la Fórmula 1.

    Tras llegar a su fin la caótica situación vivida en el paddock de Melbourne, los equipos se encuentran ante otro momento de incertidumbre.

    Varios integrantes de de la F1 dan por hecha su ausencia en Bahréin, pero los organismos oficiales aún no han tomado una decisión al respecto.

    Ya es oficial que no tendremos Gran Premio de Australia, pero ahora la pregunta es: ¿se celebrará el Gran Premio de Bahréin programado entre el 20 y el 22 de marzo? Aunque muchos equipos lo dan por perdido, aún no se ha producido una decisión oficial y el tiempo pasa rápido.

    Los equipos deben desplazarse al circuito de Sakhir o volver a Europa. Algo que McLaren, Ferrari y varios pilotos ya han decidido: no estarán en la segunda cita de la temporada porque consideran que deben proteger a sus empleados del coronavirus.

    En la noche del viernes en Melbourne, la reunión inicial realizada por los equipos dio como resultado el voto a favor de la cancelación por parte de McLaren, Ferrari, Alfa Romeo y Renault, con Williams y Haas absteniéndose. El resto -según informa The Race- estaban a favor de competir en Albert Park, pero Toto Wolff, director de Mercedes, recibió una llamada de la cúpula de Daimler AG para que fuera consciente de la opinión de la marca alemana. El austriaco cambió su voto y la cancelación fue ya inevitable.

    «Aún no se ha confirmado, pero es difícil que vayamos a Bahréin»

    Es de esperar, por tanto, que el cupo mínimo no se cubra en caso de decidir Liberty Media que el Gran Premio de Bahréin sigue adelante, pues la FIA sólo puede dar el visto bueno al evento si hay al menos 12 monoplazas en pista.

    «Creo que aún no se ha confirmado, pero es difícil que vayamos a Bahréin», admitió Christian Horner en declaraciones a Motorsport.com. «Inevitablemente, habrá una discusión sobre el aplazamiento. Necesitamos esperar y ver qué dice el promotor, estoy seguro de que lo están analizando desde todos los ángulos, están más informados que nosotros de la situación. Con las primeras carreras europeas, Vietnam, etc, inevitablemente habrá un retraso», reconoce el director de Red Bull, que encabezaba el grupo opositor a la cancelación de Australia.

    ¿Qué dice Liberty Media?

    La FIA tiene las manos atadas porque la decisión sobre la viabilidad de los Grandes Premios recae en Liberty Media y los promotores de los eventos, ya que los contratos cuentan con varias cláusulas que determinan qué dinero debe ser reembolsado y en qué circunstancias en función de la causa que provoque la cancelación y quién dé la orden. Atendiendo a criterios estrictamente sanitarios y de seguridad, la decisión es clara, pero todas las partes implicadas se juegan mucho dinero y ello está provocando inevitablemente que se camine con pies de plomo.

    Así las cosas, Liberty Media evita tomar una decisión en firme sobre el Gran Premio de Bahréin, asegurando que resulta imposible predecir la situación en este momento. «En los próximos días abordaremos los eventos que están por venir. Es una situación bastante difícil de predecir realmente», afirmó Chase Carey en una comparecencia de prensa en Melbourne.

    «La situación actual es diferente a la que teníamos hace dos días y es diferente a como era hace cuatro días», insistió el presidente de la Fórmula 1. «Así que tratar de hacer ese tipo de predicciones cuando sabes que todo está cambiando tan rápido, es un desafío y no es realista. Todos quieren una respuesta y nos encantaría tenerla. No puedes forzar una respuesta a algo para lo que no hay una respuesta».

    Chase Carey también intentó arrojar luz a lo ocurrido en Australia, defendiendo que Liberty ha tomado «las decisiones correctas, trabajamos bien con nuestros socios. Creo que todos estamos decepcionados por no tener carrera, pero son tiempos difíciles».

    Ahora el escenario más factible es retrasar el inicio de la temporada a junio, con el Gran Premio de Azerbaiyán como carrera inaugural y reubicando algunas pruebas canceladas en el mes de agosto, tradicional periodo de parón para los equipos. «Acabo de llegar de Vietnam, así que estamos hablando con los socios de las próximas carreras. Pero creo que, en este punto, lo que realmente queremos hacer es asegurarnos de abordar los problemas aquí, tratarlos adecuadamente», concluyó Carey, que no quiso anticipar nada de lo que ocurrirá con el Campeonato del Mundo 2020 de Fórmula 1.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto