Formula Vintage Paseo triunfal de Alberto Ascari y Ferrari con los Formula 2

  • Tras la retirada de Alfa Romeo, el Mundial pasó a disputarse con reglas de Fórmula 2 para intentar evitar el dominio de Ferrari, pero nadie pudo con la Scuderia y su gran estrella.
  • Formula Vintage analiza 1952, una de las temporadas más dominantes por parte de un equipo en la historia del Mundial.


Alfa Romeo y sus éxitos fueron el común denominador de los dos primeros Mundiales de Fórmula 1, imponiendo un dominio que hizo campeones a sus dos pilotos estrella. En 1951, sin embargo, empezó a apreciarse un claro cambio de tendencia. Ferrari acabó el año como el equipo más en forma, y la marca milanesa, que había competido con un presupuesto muy escaso, era consciente de que su material pre-bélico pronto se quedaría obsoleto, por lo que solicitaron más fondos para un nuevo coche a sus propietarios, el gobierno italiano. Pero los planes de la FIA jugaron en su contra: a partir de 1954, sólo se permitirían motores atmosféricos con una cilindrada máxima de 2.500cc, un cambio de reglamento que buscaba atraer más marcas al campeonato.

El ejecutivo transalpino no estaba por la labor de un gran desembolso que sería imposible de amortizar en dos temporadas. Ante este panorama, Alfa Romeo decidió retirarse del campeonato, convirtiendo el domingo triunfal de Fangio en Barcelona en la perfecta despedida. La nueva competencia de Ferrari pasaba a ser una marca británica llamada British Racing Motors. Con un motor V16 y un coche para Stirling Moss, BRM buscó convencer a Juan Manuel Fangio, y prefirió retirar sus coches del Gran Premio del Valentino, prueba no puntuable que se disputó antes de empezar la temporada, para hacer tests en Reino Unido con Fangio… el cual estaba en Turín viendo a Ferrari copar las cinco primeras posiciones.

Ante la falta de garantías de BRM y el temor de los promotores de las carreras a un paseo militar del Cavallino Rampante ante pocos participantes, todos los Grandes Premios que conformaban el calendario se decantaron uno tras otro por los más económicos Fórmula 2 en apenas una semana. Se valieron para ello de una decisión de FIA de finales de 1951, que permitía que las pruebas que fuesen seleccionadas en 1952 y 1953 para el Campeonato del Mundo (al cual no se añadiría la coletilla de Fórmula 1 hasta 1981) se pudiesen disputar con normativas de Fórmula 2, con motores atmosféricos de hasta 2.000cc. Esto dejó a BRM fuera de juego; aunque la marca siguió compitiendo en carreras de Fórmula 1, ninguna de ellas pertenecía al Campeonato del Mundo.


Ferrari fue la única marca en diseñar un coche para esta eventualidad: el Tipo 500, con un modesto motor L4 que otorgaba 180 CV, frente a los 400 CV de sus predecesores V12. Giuseppe Farina fue su adquisición estrella, acompañando a Alberto Ascari, y Piero Taruffi sustituiría en el tercer coche a un Luigi Villoresi que había sufrido un accidente de tráfico. Las otras marcas que compitieron de forma regular todo el año fueron Gordini, con Jean Behra, Robert Manzon y Prince Bira en su nuevo Type 16 con motor L6, y la británica HWM, con Lance Macklin, tercero en las 24 horas de Le Mans el año anterior, junto al jovencísimo -20 años- y destacado piloto de Formula 3 Peter Collins, en coches poco competitivos. Para disputar el Mundial, Fangio planeó simultanear su labor en BRM con el nuevo proyecto de Maserati, junto a José Froilán González, pero el argentino no tuvo la oportunidad de defender su corona por diversos contratiempos.

Sin poder contar con los Talbot-Lago, los equipos privados derivaron a coches de Formula 2 ya existentes. De entre los habituales, Espadon (con Rudi Fischer y Peter Hirt), Francorchamps (Charles de Tornaco) y Louis Rosier llevaron Ferraris; y Enrico Platé (Toulo de Graffenried y Harry Schell) y la brasileña Bandeirantes (Gino Bianco y Eitel Cantoni) usaron Maseratis. Entre los británicos, Richmond (Eric Brandon y Alan Brown) y un joven debutante de 23 años llamado Mike Hawthorn emplearon coches de la marca Cooper, y Franera (Ken Wharton) utilizó un Frazer-Nash. El calendario mantuvo sus ocho pruebas, con el añadido de Holanda y la cancelación del GP de España por problemas financieros. En principio, se incluyó una prueba final en Brasil, en el tortuoso trazado de Gávea, pero los promotores optaron por acoger a la Formula Libre Sudamericana en su lugar.

Un año más, la temporada empezó en Suiza. Ascari tuvo que ausentarse al tomar parte en la clasificación para las 500 millas de Indianapolis, ocupando su lugar el francés André Simon. Maserati, con problemas en el desarrollo de su motor, tampoco estuvo en Bremgarten, por lo que Farina lo tenía todo de cara. Logró la pole aventajando en 2.6 segundos a Taruffi, pero tuvo que abandonar dos veces en carrera por problemas mecánicos, en la vuelta 16 y, subido al coche de Simon, en la vuelta 51 mientras rodaba segundo. Con ello, Piero Taruffi logró su primera y única victoria en el Mundial sobre Fischer y Behra, primerizos en un podio del campeonato. A pesar de sufrir un golpe de calor y de caérsele el escape durante la carrera, el francés ya había doblado a sus perseguidores, Wharton y Brown, y logró también el primer podio de Gordini.


Fiasco en América y dominio militar en Europa

En su tercer año como prueba puntuable, por fin Indianápolis tuvo a un piloto europeo, y no a uno cualquiera, si no al gran Ascari, corriendo en un Formula 1 de Ferrari adaptado y con un motor V12 específico para esta prueba. Clasificó en 19º lugar y, aunque llegó a ponerse octavo, un pinchazo acabó con su carrera en la vuelta 40. Ascari regresó al equipo habitual de Ferrari en Spa-Francorchamps, sabiendo que Maserati aún no estaba lista, y que Fangio estaría fuera de combate el resto del año tras sufrir lesiones en el cuello en una carrera no puntuable en Monza dos semanas antes. Tanto en clasificación -tres segundos de ventaja- como en carrera, Ascari marcó su territorio terminando en cabeza sobre Farina, sin que el líquido elemento fuese inconveniente.

Aunque Behra se puso primero en la salida, ya era tercero en la segunda vuelta. Taruffi sufrió como nadie en el anegado asfalto: caló el coche en la salida, y poco después de pasar a Behra por el tercer puesto, trompeó en Malmedy, siendo golpeado por el francés. Gordini completó el podio de nuevo, esta vez con Robert Manzon. Tras él, terminó el debutante Mike Hawthorn, que se sobrepuso a una fuga de aceite en su Cooper, y el local Paul Frére, periodista de profesión, con un HWM. Las condiciones climáticas casi se cobran la vida de Ken Wharton, que sufrió aquaplanning durante casi 400 metros y tuvo que agacharse en su cockpit para evitar ser decapitado por una alambrada de espino.

La carrera de Francia se trasladó a Rouen-Les Essarts, otro trazado de vías públicas, en una configuración que sólo se usó en este GP. Tras ser derrotados por el Gordini de Behra en una prueba no puntuable en Reims, Ferrari mejoró aún más el motor, y no tuvo rival en las carreteras galas. Al igual que en Spa, Ascari, que hizo la pole con segundo y medio de margen, dominó la prueba, con una vuelta de ventaja sobre Farina, y obtuvo el primer Grand Chelem -pole, vuelta rápida y todas las vueltas lideradas- desde Fangio en Mónaco 1950. A pesar de perder muchas posiciones en otra mala salida, Taruffi volvió a puestos de podio en la vuelta 4 y cerró el triplete Ferrari, sobre los Gordini de Manzon y Trintignant. En octavo lugar acabó Philippe Étancelin, que hizo debutar el Maserati A6GCM a través de la Escuderia Bandeirantes.


Ni las fugas pueden con Ascari

Silverstone acogió el siguiente evento, trasladando la linea de meta y boxes de la recta de Farm a su histórica ubicación entre Woodcote y Copse. Tanto Farina como Ascari hicieron 1:50 en clasificación, pero Nino le levantó la pole a su compañero al marcar el crono antes. En carrera, sin embargo, Ascari volvió a no hacer concesiones: comandó de principio a fin y dobló de nuevo a toda la parrilla. Farina terminó sexto y sin puntos tras sufrir problemas con un bujía a partir de la vuelta 26, cediendo el segundo lugar a Taruffi y el último puesto de puntos al Connaught del local Eric Thompson. Su compañero Dennis Poore rodó en tercer lugar durante buena parte de la carrera, y sólo un repostaje le hizo perder la posición tras una gran batalla con el Cooper de Mike Hawthorn, quien logró su primer podio para mayor deleite del público británico.

Con tres pruebas aún por disputarse, Ascari tendría su primer ‘punto de campeonato’ en Nürburgring, donde 34 coches calificaron y 30 disputaron la carrera. Logró la pole con un tiempo cercano a los 10 minutos -la información respecto a su tiempo real varía-, sobre Farina y un gran Trintignant, piloto oficial de Gordini desde Rouen. En otra carrera lineal, Ascari se marchó en la distancia, pero ser campeón requeriría superar un último obstáculo. En la antepenúltima vuelta, una fuga de aceite le obligó a parar, y perdió el liderato con Farina por diez segundos. Poco importó.

Con gomas nuevas y grandes dosis de talento, Ascari no sólo adelantó a Farina en la penúltima vuelta, si no que ganó la carrera con 14 segundos de ventaja, salvó el Grand Chelem y se proclamó campeón al obtener el máximo número de puntos posible -cuatro victorias con vuelta rápida-. Antes, Taruffi dio más batalla de la habitual a Farina, hasta que su suspensión se dañó en la antepenúltima vuelta, cediendo el podio a Rudi Fischer. Behra fue el mejor del resto, en quinto lugar. Maserati por fin se había unido a la fiesta oficialmente, con un coche para Felice Bonetto, pero, tras clasificar décimo, hizo un trompo en la primera vuelta y fue descalificado por recibir asistencia externa.


Maserati aparece y da un aviso a Ferrari

Con el campeonato ya sentenciado, el debut del mítico Zandvoort en el campeonato resultó bastante irrelevante. El recién coronado Ascari, lejos de levantar el pie del acelerador, dio una nueva muestra de superioridad absoluta: hizo la pole con dos segundos de ventaja, lideró una procesión de Ferrari y obtuvo su tercer Grand Chelem. Tras Farina, acabó Luigi Villoresi, que ocupó su lugar en la Scuderia en detrimento de Taruffi tras recuperarse satisfactoriamente de sus lesiones. En otra gran actuación al volante de su manejable Cooper, Mike Hawthorn había sorprendido al completar la primera línea, y llegó a ponerse segundo en la salida, antes de ceder posición con los Ferrari en la vuelta 5 para acabar cuarto sobre Manzon.

La temporada tocó a su fin en Monza, con un número récord de 35 coches, aunque sólo se permitió correr a 24. Ferrari volvió a encabezar la clasificación, con Ascari batiendo a Villoresi y Farina, aunque no con la acostumbrada suficiencia debido a la presencia de Maserati, aún sin Fangio pero con tres coches para José Froilán González, Felice Bonetto y Franco Rol. González, el único Maserati bien colocado en parrilla, supuso el primer desafío serio para Ferrari en todo el año, poniéndose líder en la salida al llevar mucha menos gasolina. Su parada para repostar en la vuelta 36 fue muy lenta, lo que le costó tres posiciones y sus opciones de victoria. Aún así, se recuperó y terminó segundo sobre Villoresi, Farina y Bonetto, aunque ya era tarde para dar caza a un Ascari que redondeó una de las temporadas más dominantes que se recuerdan.

Ferrari no tuvo rival en 1952. En un hipotético campeonato de constructores, Gordini habría batido por un punto a Cooper por el segundo puesto, pero habría acabado a una distancia sideral de Ferrari, la misma que hubo en pista. Sin Fangio, y con un decadente Farina como único rival, Ascari se paseó de una forma similar a lo que décadas más tarde harían Michael Schumacher o Sebastian Vettel. En Monza, sin embargo, Maserati planteó un aviso de amenaza similar al que Ferrari llevó a cabo dos años atrás, en el mismo trazado, insinuando que, quizá, los Fórmula 2 aún podían deparar un duelo interesante en el Campeonato del Mundo.

Lee más historias de Fórmula Vintage aquí.

CLASIFICACIÓN DEL CAMPEONATO DE PILOTOS (excluyendo resultados de las 500 millas de Indianápolis)

Alberto AscariFerrari36
Giuseppe FarinaFerrari24
Piero TaruffiFerrari22
Rudi FischerFerrari10
-Mike HawthornCooper10
Robert ManzonGordini9
Luigi VilloresiFerrari8
José Froilán GonzálezMaserati7
Jean BehraGordini6
10ºKen WhartonFrazer-Nash3
-Dennis PooreConnaught3
12ºAlan BrownCooper2
-Maurice TrintignantGordini2
-Paul FréreHWM / Gordini2
-Felice BonettoMaserati2
-Eric ThompsonConnaught2

Sin puntos (con, al menos, tres Grandes Premios disputados): Toulo de Graffenried (Maserati), Peter Collins (HWM), Peter Hirt (Ferrari), Charles de Tornaco (Ferrari), Lance Macklin (HWM), Eric Brandon (Cooper), Johnny Claes (Gordini / HWM), Prince Bira (Gordini), Louis Rosier (Ferrari), Peter Whitehead (Ferrari / Alta), Eitel Cantoni (Maserati), Tony Gaze (HWM), Harry Schell (Maserati), Gino Bianco (Maserati) y Stirling Moss (ERA / HWM / Connaught).

Fotos: Formula 1

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×