¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El plan de Lawrence Stroll para utilizar la F1 como trampolín para Aston Martin

    Aston Martin quiere incrementar el trasvase de tecnología desde los circuitos.

    En pocas semanas, el proyecto de Aston Martin en la Fórmula 1 será una realidad y la marca británica tendrá que hacer honor a su nombre en la pista de carreras. Y Lawrence Stroll no quiere sólo resultados deportivos, sino algo más.

    La Fórmula 1 recibe un nuevo fabricante: Aston Martin. La marca británica presidida por el canadiense Lawrence Stroll confirmó meses atrás su llegada a la categoría reina a través de su asociación con Racing Point -también propiedad de Stroll- y ya trabaja en los últimos detalles de su primera temporada desde 1960.

    Pero Aston Martin no ha llegado a la Fórmula 1 para ganar carreras y prestigio: el fin último es impulsar una marca que ha pasado por dificultades en los últimos años. Su vinculación con la competición ha sido siempre fuerte, especialmente en el mundo de los GT y la resistencia, pero tras la llegada de Stroll la ambición ha crecido.

    «La Fórmula 1 es el escaparate perfecto para Aston Martin como marca»

    «Ya se trate de resultados en la pista, ampliando nuestra presencia en plataformas emergentes como eSports o creando nuevas activaciones emocionantes, queremos hacer que la gente tome nota», afirma el empresario canadiense.

    Para que eso suceda, lo que hasta hace pocas semanas era Racing Point debe crecer a todos los niveles. No sólo en términos financieros, sino también estructurales y comerciales. El primer paso ha sido la llegada de un nuevo patrocinador principal, pero Stroll quiere dotar a la marca de una identidad mucho más elaborada. «La llegada de Cognizant es el primer paso en nuestro impulso hacia adelante. La Fórmula 1 es también el escaparate perfecto para Aston Martin como marca y los increíbles coches que producimos».

    Trasvase de tecnología

    Mucho se habla siempre de la relevancia y aporte de la competición a la automoción comercial. La Fórmula 1, el laboratorio tecnológico más exigente y sofisticado del mundo, tiene potencial para marcar la diferencia y Aston Martin quiere que ello se vea reflejado en sus productos del futuro.

    «Se ha hablado mucho sobre la relevancia en la automoción de la Fórmula 1 en las últimas temporadas y veremos un auténtico goteo de tecnología e innovación desde la pista hasta la carretera», afirma Stroll. «Demostraremos esos vínculos entre la Fórmula 1 y los coches de carretera, especialmente con nuestra gama de coches de motor central que se lanzarán en el futuro».

    Relevancia, tecnología y la creación de un legado: esas son las tres patas sobre las que se asienta el nuevo proyecto. «Todo el mundo sabe lo que significa Aston Martin, pero el equipo de Fórmula 1 nos permitirá llevar la esencia de la marca a nuevos lugares, basándose en los sólidos cimientos establecidos por las iteraciones anteriores del equipo. Queremos hablar con audiencias nuevas y más amplias, involucrándolos no sólo con el equipo, sino con la Fórmula 1 en sí», señala Stroll.

    «Estamos creando una organización llena de competidores experimentados y apasionados, combinándolo con una marca de estilo de vida aspiracional. El objetivo es atraer a la próxima generación de fans, así como a los seguidores incondicionales, aportando nuevas ideas, energía y actitudes en el proceso. Ese viaje comienza ahora en nuestro camino hacia el emocionante momento de lanzar el primer Aston Martin en un Gran Premio en más de seis décadas», concluye.

    Fotos: Aston Martin