¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP Abu Dhabi​Previo técnico: así es Yas Marina

La temporada de Fórmula 1 termina en el que, posiblemente, sea el circuito más avanzado del mundo. Con una infraestructura y ambiente impresionantes, el fin de fiesta se desarrolla en un trazado por otra parte típico de Tilke: muchas curvas de baja y media velocidad y sectores muy diferentes entre sí.

La salida del pit-lane desciende hacia un túnel situado bajo la pista.

Visualmente, Yas Marina es uno de los circuitos más llamativos del calendario, muy acorde con la imagen del glamour y la sofisticación que la Fórmula 1 quiere transmitir. Pero en lo que se refiere al aspecto estrictamente deportivo, pasa por ser uno de los trazados más anodinos. Cuenta con tres sectores muy distintos entre sí, marca de la casa de su autor, Hermann Tilke, pero ninguno de ellos tiene el carácter necesario para dotar a Abu Dhabi de suficiente relevancia.

Curvas rápidas

El primer sector es el que cuenta con las curvas más rápidas que, no obstante, son sólo tres: el conjunto formado por los virajes 2, 3 y 4. En ellos el agarre aerodinámico toma protagonismo por primera y única vez a lo largo de la vuelta. Pero antes de eso, tenemos la curva de final de recta, un ángulo de 90 grados convencional en el que prima la estabilidad en frenada y la tracción.

Potencia

El segundo sector comienza con dos curvas enlazadas muy lentas que dan paso a las dos grandes rectas del circuito, especialmente la primera. Es en este sector en el que la potencia toma un protagonismo casi absoluto, con permiso de la frenada y la tracción que demandan las curvas que enlazan ambos tramos de gran velocidad. No hay más en este sector: acelerador a fondo y frenada enérgica.

Ángulos

El último sector es una sucesión de ángulos, a excepción de los virajes 15 y 16. Se trata casi exclusivamente de alternar frenada y tracción de una curva a otra a media velocidad casi sin descanso, atacando unos pianos muy planos hasta el momento de entrar de nuevo en la recta de meta para finalizar la vuelta.

Temperatura descendente

Una de las mayores particularidades de Yas Marina es la hora de la clasificación y la carrera, que se inician al atardecer. Eso provoca que la temperatura vaya descendiendo gradualmente (al contrario de lo que sucede en la mayoría de los Grandes Premios), modificando por tanto el comportamiento de los neumáticos y variando los niveles de degradación de los mismos.

Por ello, los equipos suelen utilizar la segunda sesión de libres del viernes para preparar la clasificación y no los Libres 3 del sábado, cuando el calor aprieta y las condiciones no tienen nada que ver con lo que pilotos e ingenieros se encontrarán a la hora de la verdad.

Cuando el sol empieza a caer, la temperatura baja y el comportamiento de los monoplazas cambia.

El asfalto es bastante liso, pero la gran cantidad de carga longitudinal que los neumáticos soportan hace de este un Gran Premio delicado para los mismos. A pesar de eso, Pirelli elige habitualmente los compuestos más blandos de la gama para intentar ofrecer a los pilotos el máximo agarre posible a baja y media velocidad, a fin de reducir el deslizamiento en aceleración.

Técnico y de difícil predicción a la hora de poner a punto el monoplaza, Yas Marina ofrece algunas particularidades muy características, pero que con un trazado tan falto de personalidad acaban diluyéndose para conformar un resultado final algo descafeinado.

Lo esencial

Puntos para estar atentos: la velocidad en línea recta. Aunque haya dos rectas largas en las que los coches sobrepasan los 330 km/h, es difícil adelantar en el Yas Marina. Para ser competitivo en la carrera, es fundamental tener un coche con una buena velocidad punta. Pero los ingenieros no deberían quitar demasiada carga aerodinámica, pues de lo contrario corren el riesgo de no ser competitivos en el enrevesado último sector.

Dificultad única: el cambio de temperatura. El Gran Premio de Abu Dhabi es la única carrera del calendario que empieza de día y acaba después de la puesta del sol. La temperatura del trazado cae en picado durante la carrera, lo cual altera el equilibrio del coche y el periodo de rendimiento del neumático. Además, la dirección del viento suele cambiar cuando se hace de noche, con lo que el coche es aún más impredecible.

Mayor reto: la visibilidad. La puesta de sol es 36 minutos después del inicio de la carrera y a medida que va bajando el sol en las primeras vueltas, tiene un efecto cegador entre las curvas 14 y 19. Esto complica la visibilidad, sobre todo para los pilotos que están envueltos en pugnas con otros coches.

Hay pocos puntos de adelantamiento en Yas Marina y requieren apurar mucho la frenada.

Ingeniería

Frenada: Hay 13 zonas de frenada a lo largo del trazado, con lo que se dedica un 20% de la vuelta a frenar. Hay una deceleración media de 2,9g y el trazado es considerado uno de los más exigentes de la temporada para los frenos, similar al Circuit Gilles Villeneuve en Montreal.

Motores: los coches usan 1,8 kg de combustible por vuelta, que es bastante alto.

Aerodinámica: carga aerodinámica medio-alta. La puesta a punto aerodinámica es un compromiso entre el agarre a velocidad baja durante la clasificación y la velocidad en línea recta durante la carrera. Los pilotos y los ingenieros ajustarán los coches todo lo posible durante los entrenamientos, hasta que afecte a la durabilidad de los neumáticos.

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto