¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El nuevo Halo que probó Mercedes en Hungría convenció a George Russell

    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    Mercedes utilizó el Halo en la segunda jornada de test en el circuito magiar con George Russell a los mandos del W08.

    La última versión del Halo satisfizo al líder de las GP3 Series, que encontró incluso ventajas de visibilidad a la caída del sol.

    Tras las enérgicas críticas que el Halo ha recibido por parte de muchos pilotos de la parrilla y de otros campeonatos, la última prueba realizada con la nueva versión del dispositivo ha convencido por completo a George Russell, miembro del programa de jóvenes pilotos de Mercedes y actual líder de las GP3 Series.

    El británico ha sido el encargado de ponerse a los mandos del Mercedes W08 en la segunda jornada de test celebrados en Hungaroring y, entre otras tareas, ha probado la última versión del Halo, que cuenta con un pilar central reducido a sólo dos centímetros de espesor e incluye un anillo más plano y aerodinámico.

    Russell no esperaba tener tan buena visibilidad e incluso le ha encontrado una ventaja en ese sentido. “El Halo me sorprendió más de lo esperado. La visibilidad es mucho mejor de lo que nunca hubiera imaginado. Un aspecto positivo ocurrió al final del día, cuando el sol estaba descendiendo. El Halo actuaba protegiendo mis ojos del sol, así que veía mejor de lo habitual”, comentó sorprendido Russell.

    Cuando estás realizando una vuelta rápida o lo que sea, la visibilidad es perfectamente válida

    El piloto de Mercedes lo utilizó por la mañana al comienzo de la jornada y volvió a utilizarlo en la última hora de entrenamientos, afirmando que no es un problema en absoluto a la hora de pilotar al límite. “Siendo honestos, desde el punto de vista del piloto, cuando estás realizando una vuelta rápida o lo que sea, la visibilidad es perfectamente válida. El único obstáculo podrían ser las luces de los semáforos al comienzo de la carrera, pero me sorprendió muchísimo lo bien que se ve”.

    La última versión del Halo cuenta con un pilar central más estrecho y un anillo más plano.

    Lo que sí reconoce Russell es que lleva tiempo encontrar el mejor modo de entrar y salir del coche, pero nada que no se pueda resolver con un poco de práctica. “Creo que hace falta un poco de práctica para encontrar la técnica adecuada. Al principio me costó, pero en las últimas tandas, entraba y salía bien. Simplemente apoyas los codos en el Halo y te sujetas a él mientras te impulsas hacia arriba”.

    El Halo propicia que la entrada al habitáculo esté mucho más alta y eso dificulta la operación, pero George Russell no lo ve como algo realmente problemático. “Lo único complicado es meter las piernas en el coche, está muy alto, pero creo que la mayor parte de la gente sólo tendrá que dar un paso para subirse encima y saltar dentro y fuera del coche”.

    La FIA ha permitido a los equipos realizar todas las pruebas que deseen durante la temporada, tanto en los test como en las sesiones de entrenamientos de los viernes de Gran Premio.