¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

GP BrasilLos superblandos y un sensor, culpables de la mala carrera de Vettel

El piloto alemán era el favorito a la victoria antes del inicio de la prueba, pero finalmente tuvo que conformarse con una discreta sexta posición.

Ferrari rindió muy por debajo de lo esperado, dejando en manos de Lewis Hamilton y Max Verstappen la disputa por la victoria.

Ferrari parecía tenerlo todo a favor en los momentos previos al inicio del Gran Premio de Brasil. Sus dos pilotos iniciarían la carrera con los neumáticos blandos, mientras el resto de rivales directos debería hacerlo con el compuesto superblando en una pista que contaba con la temperatura más alta de todo el fin de semana.

Mercedes ya había sufrido problemas serios de blistering en los entrenamientos libres y, con la subida de los termómetros, se esperaba que dicho problema fuera a más. Pero las cosas se torcieron nada más iniciar la marcha en el coche de Sebastian Vettel.

Así lo admite Maurizio Arrivabene, que explicó la causa del comportamiento deficiente del Ferrari del piloto alemán. Desde la vuelta de formación, se nos avisó de que había un problema con un sensor del coche de Sebastian (Vettel). Eso significa que, durante toda la carrera, tuvo que utilizar diferentes parámetros a los que normalmente se utilizan y eso hizo que el coche fuera complicado de pilotar”, comentó.

Para complicar aún más las cosas, los neumáticos superblandos no se comportaron de un modo tan crítico como Ferrari esperaba y, aunque las ampollas aparecieron en los Mercedes, les permitieron a Valtteri Bottas y a Lewis Hamilton alargar su primera parada hasta las vueltas 18 y 19 respectivamente. Los Red Bull, incluso, aguantaron 35 (Verstappen) y 39 vueltas (Ricciardo) con el neumático rojo de Pirelli, más que los blandos de Ferrari.

No creo que antes de la carrera nadie pensara que era la estrategia óptima, pero realmente no hubo problemas

Sebastian Vettel así lo reconoció, indicando que “los superblandos no sufrieron lo suficiente. Se podía ver que tenían dos o tres vueltas en las que penalizaban un poco y pensábamos que ahí estaría la clave, pero fueron más rápidos antes y después de esa fase”, señaló, admitiendo el mayor rendimiento general de dichos neumáticos. “Eran rápidos, posiblemente más rápidos. Y duraron lo suficiente. No creo que antes de la carrera nadie pensara que era la estrategia óptima, pero realmente no hubo problemas”, concluyó.

Fotos: Scuderia Ferrari

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto