¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Todt admite que la FIA cree que Ferrari hizo trampas en 2019, pero no puede demostrarlo

    Todt admite que la FIA cree que Ferrari hizo trampas en 2019, pero no puede demostrarlo
    Jean Todt, presidente de la FIA.
    David Plaza
    David Plaza4 min. lectura

    El caso de los motores Ferrari trajo mucha cola durante la temporada 2019 y finalmente quedó cerrado con un acuerdo privado de los italianos con la FIA.

    Ello provocó la indignación de los equipos no motorizados por los de Maranello, que incluso exigieron formalmente a la FIA una aclaración.

    El mes de febrero terminaba con una noticia sorprendente que pronto sacudió los cimientos de una Fórmula 1 que se encontraba en los últimos compases de la pretemporada, que ya parece muy lejana a raíz de la cancelación o aplazamiento de nueve pruebas del campeonato por la pandemia de coronavirus.

    La FIA comunicaba que la investigación por presuntos motores ilegales de Ferrari terminaba con un acuerdo privado tras varios meses de pesquisas. Eso indignó a los equipos no motorizados por Ferrari, que protestaron formalmente por carta y exigieron que el acuerdo y las conclusiones de la investigación fueran públicos.

    «Sentimos que lo que hicieron no era legal»

    La FIA se limitó a defender su honorabilidad, pero no dio demasiadas explicaciones. Algo que Jean Todt ha justificado en una entrevista concedida a Autosport. «Me encantaría poder dar todos los detalles de la situación, pero Ferrari se opuso. Quiero decir, han sido sancionados pero no podemos dar los detalles de la sanción. Pero sentimos que habría estado mal no decir que el caso de Ferrari había sido discutido y que se había producido una sanción, pues sentimos que lo que hicieron no era legal».

    Por tanto, el presidente de la FIA admite que el organismo rector tiene sospechas fundadas de trampa por parte de Ferrari, pero no cuenta con suficientes argumentos para probarlo. «Desafortunadamente, es en gran medida un hecho consumado de asuntos técnicos, porque nuestros técnicos dicen: “No podemos demostrar con toda la seguridad que deberíamos que Ferrari no es legal”».

    La protesta de siete equipos

    A raíz de la protesta de siete equipos de la parrilla, Jean Todt se puso en contacto con algunos de ellos para aclarar posturas, admitiendo que Mercedes se retractó tras la intervención de Olla Källenius, presidente de Daimler AG (matriz de Mercedes), que conversó con su colega de FIAT Chrysler Automobiles (matriz de Ferrari), John Elkann.

    «He hablado individualmente con algunos de los siete equipos. Uno de ellos (Mercedes) decidió que estaba completamente fuera de ello, a pesar de haber sido uno de los líderes», detalla el francés. «Desde entonces nunca escuché nada. Leí en la prensa que hubo una conversación entre dos presidentes».

    Källenius acordó con Elkann que no era conveniente aumentar la polémica, por lo que poco a poco la presión de los equipos, con Mercedes ya fuera de juego, se fue desvaneciendo. «Recibí una carta en respuesta a mi carta, donde confirmaron que entendían la posición de la FIA, pero eso no significaba que estuvieran contentos con la posición de la FIA. Les encantaría que Ferrari permitiera la visibilidad del caso, lo que a mí también me encantaría, pero no podemos», concluye Jean Todt.

    Fuente: Autosport