¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Técnica F1[Vídeo] Análisis técnico del Renault RS.19: apunta maneras

El nuevo monoplaza de la firma francesa, que será pilotado por Ricciardo y Hülkenberg, debe iniciar la caza de los tres equipos punteros de la parrilla.

Aunque las imágenes distribuidas por Renault no ofrecen excesivas innovaciones, permiten observar algunos cambios inspirados en equipos rivales.

Renault ha huído de la presión en los tres últimos años, ya que el estado en el que se hizo cargo del antiguo equipo Lotus exigía una profunda renovación a nivel humano, técnico y organizativo. Ahora ese periodo ha finalizado y la firma francesa encara la temporada 2019 con la intención de plantar cara a los tres equipos punteros tras haber conseguido la cuarta posición del campeonato de constructores en 2018.

Para lograr su objetivo, Renault necesita resolver el comportamiento inestable en curva rápida del RS.18 del año pasado, pero sobre todo debe lograr que el motor esté de una vez por todas a la altura de las circunstancias. Aunque ya no tendrá a Red Bull para meter presión, la necesidad de comenzar a lograr resultados y la llegada de Daniel Ricciardo compensarán dicha pérdida y añadirán exigencia al equipo.´

Parte delantera incompleta

Como viene siendo habitual esta temporada, Renault tampoco ha utilizado el coche de 2019 para presentar al equipo ante la prensa, distribuyendo adicionalmente imágenes del RS.19, aunque con algunas zonas sin su aspecto definitivo. Debido al cambio reglamentario, los diseñadores están apurando el tiempo disponible al máximo, por lo que no será hasta la primera semana de test cuando veamos configuraciones más complejas y cercanas a la versión definitiva que debutará en Australia a mediados de marzo.

En lo que respecta a la decoración, Renault mantiene el diseño de 2018 prácticamente invariable, aunque hace un mayor uso del color amarillo que siempre ha caracterizado a la marca francesa. Comenzando con el alerón delantero, vemos como su fisonomía es extremadamente básica, aunque podemos observar que, a diferencia de Haas o Toro Rosso, el equipo galo opta por no dividir el plano principal (1-morado) y, en su lugar, utilizar cuatro planos secundarios (1-verde) para completar los cinco obligatorios por reglamento.

Por lo demás, el diseño mantiene principios básicos del año pasado como el orificio (2-rojo) que alimenta la parte interna del canal formado por el morro y los anclajes del alerón. Un claro ejemplo de lo básico que es este diseño mostrado por Renault es que no aparecen los dos perfiles longitudinales inferiores que permite el reglamento este año (3) y que sí hemos observado en Toro Rosso. Tampoco hay rastro de los turning vanes característicos de la zona existente bajo los brazos de suspensión.

Pontones altos

Para el coche de este año, Renault también se ha unido a la tendencia iniciada por Ferrari de utilizar pontones con toma de admisión lo más alta y retrasada posible, abandonando la tradicional entrada triangular para utilizar un concepto más rectangular (5-blanco). Para ello se hace necesario crear un aletín que ejerza de estructura de impacto lateral (4-azul), eligiendo el equipo francés un diseño muy similar al del RB14 de Red Bull.

Ello propicia que la base del pontón sea mucho más estrecha, ampliando y acelerando el flujo que va en dirección al difusor. Además, Renault ha optado por un bargeboard(7-rojo) adaptado a la normativa 2019 (15 centímetros más bajo y 10 centímetros más largo), que además utiliza un concepto creado por McLaren en 2018. Dicho diseño consiste en unir la parte superior del mismo con una curvatura en su zona más adelantada.

Finalizando con la zona media del coche, vemos como el deflector lateral (6-verde, 6-rojo en imagen superior derecha) continúa recordando en cierto modo al famoso Aerocat de temporadas anteriores, pero ganando en complejidad al utilizar cuatro planos, siendo el último de ellos más alto para sujetar otro plano más junto al pontón. Gracias a ello, el flujo aerodinámico proveniente de la parte delantera permanece pegado a la carrocería y gana en velocidad.

Cambio de concepto

La profunda renovación del motor francés podría estar detrás del nuevo estilizado de la carrocería (8-azul), que ahora es más estrecha como consecuencia de la nueva admisión del pontón y es capaz de crear un canal mucho más acusado en dirección al difusor.

En lo que respecta a la zona del alerón trasero, Renault ha abandonado el soplado del plano principal al colocar el escape del motor (9-rojo) recto y no inclinado hacia arriba como en 2018. Además, el soporte del alerón ahora es doble (10-verde) al estilo de Ferrari o Haas, y el actuador del DRS ha ganado mucha altura (11-morado) para adaptarse al mayor juego de apertura que permite el reglamento esta temporada.

Finalmente, observamos que los franceses han recuperado en cierto modo el Monkey Seat que prohibió la FIA la temporada pasada, pero con el aletín colocado por encima del escape (12-azul), no pudiendo por tanto aprovechar los gases del mismo para generar carga aerodinámica.

Así las cosas, el Renault RS.19 es un monoplaza que posee algunos detalles interesantes, pero que ni mucho menos se ha mostrado en su forma definitiva, una tendencia habitual en las presentaciones que se ha intensificado este año como consecuencia de la tardía aprobación del nuevo reglamento.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto