¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    GP Japón[Vídeo] GP F1 Japón 1987: Berger estrena su palmarés con Ferrari

    Carlos Flores
    Carlos Flores3 min. lectura

    En 1987, la Fórmula 1 retornó a Japón. En aquel primer Gran Premio celebrado en Suzuka, Nelson Piquet selló su tercer título tras el accidente de Nigel Mansell en la clasificación y Ferrari, gracias a Gerhard Berger , rompió una racha de 38 carreras sin ganar.

    Gerhard Berger, al volante del F1/87. Foto: Wikimedia Commons.

    Diez años después de la última carrera en Fuji, el Gran Premio de Japón regresó al calendario de la Fórmula 1. Pero en un escenario diferente: Suzuka, circuito propiedad de Honda. De forma ideal para la marca, sólo dos pilotos llegaban a esa penúltima cita de 1987 con opciones al título, Nelson Piquet y Nigel Mansell, compañeros -que no amigos- en Williams, en su cuarta temporada de asociación con la firma nipona.

    Con 12 puntos de ventaja a falta de dos carreras, Piquet tenía casi todos los ases en la manga. Pero, finalmente, acabaría logrando su tercer y último título sin despeinarse. En la sesión de clasificación del viernes, Mansell sufrió un fuerte accidente en las eses que le dejó fuera de combate para lo poco que quedaba de temporada.

    Ya campeón, Piquet se lo tomó con calma y sólo fue quinto en una parrilla encabezada por el Ferrari de Gerhard Berger. El austriaco -que el anterior año, en el Gran Premio de México, había logrado su primera victoria y la del equipo Benetton- dominó la carrera de principio a fin para poner fin a una racha negativa de Ferrari que duraba desde que Michele Alboreto se impusiera en el Gran Premio de Alemania de 1985. El que podría haber sido su gran rival, Alain Prost, sufrió un pinchazo en la primera vuelta y con su posterior remontada se quedó a las puertas de los puntos.

    Ayrton Senna, en su penúltimo Gran Premio con Lotus, completó la alegría de Honda al hacerse con la segunda posición después de adelantar al McLaren de Stefan Johansson en la última vuelta. Ese sería a la postre fue el último podio del exitoso motor TAG-Porsche. Y gracias al abandono de Piquet a cinco vueltas del final, Alboreto cruzó la meta cuarto tras remontar desde el fondo del grupo, a donde le había relegado una desastrosa salida.

    Dos semanas después, Berger repitió en Australia y Ferrari se fue de vacaciones con grandes esperanzas para 1988. Claro que no contaban con que en un lugar de Inglaterra se estaba gestando un monoplaza llamado McLaren MP4/4

    Fotos: Wikimedia Commons