Motor.es

Abarth 595, un clásico deportivo que cumple seis décadas y con un heredero eléctrico que promete las mismas sensaciones

Es uno de los clásicos por excelencia. El Abarth 595 es uno de esos modelos que encandilan nada más verlo, un modelo que cautivó cuando fue presentado en el Salón del Automóvil de Turín de 1963, y que acaba de cumplir nada menos sesenta años. La marca del Escorpión celebra un aniversario con la mira puesta en el segundo heredero 100 por 100 eléctrico.

Abarth 595, un clásico deportivo que cumple seis décadas y con un heredero eléctrico que promete las mismas sensaciones
Abarth 595 - Abarth

4 min. lectura

Publicado: 04/10/2023 06:00

Los Abarth 595 y Abarth 695 son deportivos de nicho, sólo al alcance de exquisitos clientes que aman las altas prestaciones y la distinción pero nada que ver con los orgullosos propietarios de su antecesor, dueños de una joya de la ingeniería italiana que está a punto de cumplir seis décadas. El original Abarth 595 fue revelado un 31 de octubre en el Salón del Automóvil de Turín de 1963 y ya conquistó tanto a los asistentes como a los medios presentes. Un año después, fue el turno del 695.

Lo que hizo la marca del Escorpión, entonce dirigida por Carlo Abarth y bajo el paraguas de FIAT, supuso toda una revolución pero sin aditamentos estéticos que lo hiciesen indiscreto, un verdadero lobo con piel de cordero. El italiano tomó el FIAT 500 D como base para una creación deportiva destinada a un gran público, una versión que fue un auténtico éxito comercial tan solo dos años antes, y que se transformó por completo para ofrecer una deportividad sin igual.

Gama Abarth 500e
Los Abarth 500e son dignos herederos del modelo original presentado hace 60 años

La historia del Abarth 595 más puro, un urbano deportivo como pocos

El 595 de la época se presentó con una pequeña parrilla perforada al más puro estilo del 850TC bajo la barra cromada con el sello de la marca, mientras que por detrás lucía una insignia con la leyenda de «Campeón del Mundo» en el lado derecho y, tanto en el capó trasero como en el delantero las insignias con el nombre del modelo -Fiat Abarth 595- acabadas en cromo brillante. Los pasos de ruedas más amplios eran otro de los detalles de su personalidad, pero lo verdaderamente interesante se encontraba bajo la carrocería.

Calcula ahora el precio de tu seguro de coche

¡Infórmate!

El Fiat-Abarth 595 fue bautizado con este nombre tras las modificaciones realizadas en los cilindros y pistones que, lógicamente, modificaron el cubicaje del pequeño motor alojado en la parte trasera. Unas modificaciones justas para ofrecer un rendimiento extra, a las que se sumaron un cárter de aceite de aluminio de gran tamaño que sobresalía por la parte trasera y un sistema de escape con dos terminales de tipo «Record Monza» con los que daba cuenta del potencial extra logrado: sus 27 CV le permitían alcanzar una velocidad punta de 120 km/h.

Tras el paso del más moderno Abarth 595 de gasolina, es el turno de un nuevo capítulo, de que la marca italiana presume con el novedoso Abarth 500e, la versión más deportiva del urbano eléctrico italiano que ya se encuentra a la venta. Su genética es la misma, y las sensaciones de conducción muy similares, aunque muy diferente en el plano mecánico. Su motor eléctrico de 113 kW, equivalente a 154 CV,se traslada íntegramente al eje delantero, alimentándose de una batería de iones de litio con una capacidad de 42 kWh que puede dar juego hasta 265 kilómetros de autonomía, especialmente si se es cuidadoso con el pie derecho...

Pixel