Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Alemania obliga a Audi a reparar los A6 y A7 diésel con desfase de emisiones de NOX

Casi se puede decir que el último escándalo en las emisiones de los Audi A6 y A7 Sportback ya ha llegado a su fin. La Oficina Federal de Vehículos a motor acaba de dictar sentencia contra Audi obligando al fabricante a retirar todas las unidades de los dos modelos en el mercado y eliminando el dispositivo que varía las emisiones de contaminantes a favor de la marca.

La séptima generación del Audi A6, el modelo afectado por el último escándalo de emisiones en la marca de los cuatro aros

Hace unos días saltaba un nuevo escándalo en Audi con la generación saliente de los Audi A6 y A7 equipados con el motor diésel de seis cilindros en V y de 3.0 litros, los dos modelos provistos de un dispositivo que manipula las verdaderas cifras de emisiones de óxidos de nitrógeno.

Una auténtica sorpresa según manifestó Ruperd Stadler apuntando a un fallo del equipo humano que después de realizar las pertinentes pruebas, no halló rastro del fallo y, sin embargo después de hacerlo las autoridades alemanas sí fue detectado con un análisis más exhaustivo, por lo que todas las unidades ya entregadas -unas 60.000 de los dos modelos, y 33.000 aproximadamente ya rodando en Alemania- incumplen los límites marcados en la norma Euro 6.

Llamados a audiencia para explicar el fallo -calificado así por los responsables del organismo alemán KBA- se ha dictado la sentencia en materia de emisiones más rápida, obligando a Audi a la retirada de todas las unidades y requiriendo a los propietarios -hecho que se da desde el pasado lunes- que acudan a los concesionarios oficiales para eliminar el dispositivo y actualizar el software para el cumplimiento de la norma y reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno durante el funcionamiento de los vehículos.

Este es el diseño de la unidad del Audi A7 Sportback afectado por esta medida del KBA

En concreto, la retirada afecta a la séptima generación del Audi A6 -tanto en berlina como el familiar A6 Avant y el A6 Allroad- y la anterior generación del Audi A7 que montan el motor diésel V6 TDI Gen2 Evo en su versión de 272 CV de potencia máxima, aunque es conveniente avisar que desde que el pasado mes de mayo el KBA detectó la incidencia, la marca de los cuatro aros paró la producción de esta versión en los dos modelos.

Esta incidencia trata de un dispositivo de funcionamiento autónomo -cuenta con su propio software- que se encuentra en el convertidor catalítico SCR y se desconecta en más ocasiones que lo permitido legalmente impidiendo el funcionamiento correcto de la inyección de AdBlue disparando las emisiones de NOX y superando los límites permitidos.

Alemania reconoce que las "anormalidades en el software de control" detectadas por la KBA a bordo de los dos modelos vino como consecuencia de que la homologación de las emisiones de los vehículos se concedió en Luxemburgo, dado que hoy todos los fabricantes europeos de automóviles pueden decidir por sí mismos en qué país certifican sus emisiones de escape.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto