Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Rupert Stadler apunta errores en las emisiones de NOx de los Audi A6 y A7 y no una manipulación deliberada

Después del "diéselgate" y la cola que está trayendo, lo último que puede esperar el máximo mandatario de Audi es otro palo gordo por el reciente descubrimiento en un fallo de los A6 y A7 sobre las emisiones de NOx. Rupert Stadler, el máximo responsable de la marca, ya se ha apresurado a señalar que ha sido un grave error del departamento correspondiente y no una manipulación deliberada.

La sexta generación del Audi A6, modelo que dejará pronto el mercado, es uno de los afectados en el nuevo caso de emisiones desfavorables de NOx

La pasada semana volvieron a encenderse las alarmas en la sede central de Audi en Ingolstadt, Alemania, cuando el Ministerio de Transporte germano llamó a audiencia a Rupert Stadler tras detectarse un posible nuevo caso de manipulación fraudulenta en las emisiones de óxidos de nitrógeno de los A6 y A7.

Lo cierto es que no fue el fabricante el que detectó que las emisiones de estos dos modelos no coincidían entre las homologadas y las que vertían las mediciones reales, sino que fueron descubiertas por el diario alemán Der Spiegel apuntando a nada menos que sesenta mil unidades en circulación en todo el mundo de los dos modelos, con la mitad de ellas en Europa.

Teniendo en cuenta que el asunto de los diésel no está finiquitado todavía, este anuncio era toda una bomba. El Ministerio de Transporte alemán ya ha llamado a audiencia al máximo exponente de Audi, Rupert Stadler para que de las explicaciones pertinentes a este nuevo caso apuntando en la asamblea general del fabricante en Ingolstadt celebrada el pasado miércoles que "El error de trabajo en uno de nuestros departamentos especializados es grave, pero no es un nuevo software de manipulación".

Nueva generación del Audi A7 Sportback, modelo no afectado por este nuevo caso de emisiones de óxidos de nitrógeno

Aunque la audiencia oficial está pendiente de celebrarse aún, Audi ya se ha puesto manos a la obra para que las unidades compradas y no entregadas a clientes que presentan el fallo salgan de sus instalaciones con una actualización del software de control de las inyecciones de AdBlue que permita un funcionamiento correcto del catalizador SCR en los modelos A6 y A7 Sportback.

Además, el fabricante va a proceder a llamar a todos los propietarios de las sesenta mil unidades afectadas en todo el mundo para que acudan a una revisión especial para realizar la actualización de software correspondiente que, según Stadler, ya se encuentra lista pero, al mismo tiempo, depende de la audiencia pendiente con la Autoridad Federal de Transporte.

Stadler también se ha referido a la crisis del diésel que planea sobre Audi apuntando que "todavía no ha sido completada", ya que le está "costando mucho dinero a la marca" señalando que ya se han realizado más de 150.000 llamadas e, incluso el fabricante ya ha invertido 2.250 millones de euros por las consecuencias del escándalo.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto