¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Alfa Romeo 33 Stradale, el unicornio de Milán

    Alfa Romeo 33 Stradale, el unicornio de Milán
    6
    Sergio J. Cabrera
    Sergio J. Cabrera5 min. lectura

    El Alfa Romeo 33 Stradale no solo es uno de los iconos de la marca italiana, también es uno de los deportivos más legendarios de todos los tiempos. Un auténtico prototipo de carreras al se le quitaron unos pocos caballos y se le añadió una matrícula para convertirlo en una exclusiva máquina de calle.

    Todo un Sport de los años sesenta con matrícula

    En el mundo de los deportivos clásicos hay algunas piezas que son consideradas universalmente como obras de arte, este es el caso del modelo que ilustran las imágenes, un Alfa Romeo Tipo 33 Stradale de 1967, la versión de calle de un deportivo creado por el departamento de competición de Alfa Romeo, Autodelta, para competir en campeonatos de Sport, para lo cual, también se vieron en la obligación de crear la obligatoria versión matriculable.

    Originalmente, tan solo fueron fabricados 18 ejemplares, de los que solo salieron a la calle 13 unidades con un precio increíblemente alto. De hecho, era con diferencia el deportivo más caro del planeta, superando entre un 26 y 27 por ciento incluso del precio de un Lamborghini Miura nuevo en Italia.

    Como en pocas ocasiones ha sucedido, el 33 Stradale era un auténtico modelo de competición al que simple y llanamente se le había suavizado el carácter, mediante una escueta reducción de potencia de su motor V8 de 2.0 litros, el primero de sus características empleado por la firma italiana. Este bloque, denominado Tipo 33, era el que le daba nombre al modelo y más tarde daba lugar al V8 empleado en el Alfa Romeo Montreal, aunque en este caso era subido a 3.0 litros entregando tan solo 200 CV.

    Su escasa producción lo convierte en todo un unicornio.

    Capaz de girar hasta las 10.000 vueltas, el motor de la versión de calle Stradale disponía de 233 CV en lugar de los 274 que podíamos encontrar en la versión de carreras, pero el resto de las especificaciones del modelo prácticamente no se diferencian con respecto a esta última, puertas de apertura dihedral incluidas.

    El peso del conjunto eran unos ridículos 700 kilos, por lo que el 33 Stradale es capaz de acelerar de 0 a 96 km / h en tan solo 5,5 segundos con una velocidad máxima de 262 km / h.

    De los 18 ejemplares fabricados, tan solo 13 unidades llegaron a mano de nuevos dueños, ya que 5 fueron prototipos o modelos conceptuales creados por la marca. Por lo que su rareza han hecho del 33 Stradale todo un unicornio. De ahí que nos encontramos situaciones tan extrañas como la de este ejemplar, que no es exactamente uno de los 13 vehículos que salieron de fábrica tal y como lo entendemos. En realidad es un trabajo a medias restauración y a medias recreación. Ya que si bien arranca de las zonas delantera y posterior del bastidor del Tipo 33 Stradale chasis número 2, del que toma numerosos elementos como la suspensión, lo cierto es que el resto del vehículo ha ido siendo ensamblado con piezas de recambio.

    Las puertas son de apertura de mariposa.

    Lo cual es un auténtico rompecabezas, ya que ni existen recambios para un modelo tan único, ni hay vehículos donantes en el mercado del que poder extraerlos. De hecho, a pesar de estar ensamblado, con motor y caja de cambios incluida, lo cierto es que el bloque V8 está incompleto, por lo que aun queda un arduo trabajo por delante para culminar esta obra.

    La preciosa carrocería tampoco es original, es obra de Giovanni Giordanengo, que en su día obtuvo el permiso de la propia Alfa para reproducir la carrocería del ejemplar que la firma posee en su museo, de la que se cree ha realizado al menos 6 unidades, para sendos modelos de recreación.

    En este caso, el vehículo dispone de la inmensa mayoría de los elementos, y aunque hubiera sido posible disponer de un motor completamente nuevo si se hubiera tratado de otro modelo, en el caso del 33 Stradale esto es sencillamente imposible, por lo que incluso el vendedor de este raro modelo lo entrega el vehículo con un motor V8 de 3.0 litros procedente de un Montreal, que como mencionábamos antes, derivaba del motor Tipo 33.

    Fotos: Coys

    Alfa Romeo 33 Stradale, el unicornio de Milán