¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es
  • Un análisis de DEKRA califica la seguridad de los eléctricos al mismo nivel de la combustión

Un análisis de DEKRA califica la seguridad de los eléctricos al mismo nivel de la combustión

Evaluación de la seguridad del Nissan LEAF por la consultora independiente DEKRADEKRA

Es cierto que los componentes de los coches eléctricos e híbridos, como las baterías, son un tanto más peligrosos que la gasolina o el diésel, suponiendo reticencias entre los clientes de los coches eléctricos frente a los de combustión. La consultora independiente DEKRA ha evaluado la seguridad y calificado que son iguales de seguros que los de combustión.

Hay muchos clientes que sienten reticencias a la hora de comprar un coche u otro, especialmente cuando se toca el sistema de propulsión, por lo que siempre habrá detractores de un combustible y otro, si bien algunos componentes de un coche eléctrico o híbrido pueden suponer más peligro siendo el caso de las baterías o los depósitos de hidrógeno en los modelos con pila de combustible.

Teniendo estos factores en cuenta, la consultora independiente DEKRA ha llevado a cabo un estudio para evaluar la seguridad de los coches eléctricos, utilizando los modelos estrella en movilidad sostenible de Renault y Nissan para las pruebas de colisiones en diferentes escenarios: choque contra un pilote y contra un árbol a velocidades mucho mayores que las normalmente aplicadas en otras pruebas estándar.

En esta prueba de impacto lateral cambiando el poste por un árbol, las posibilidades de supervivencia son mínimas, sea eléctrico co de combustión

Para hacerte una idea de la seguridad, el Renault ZOE chocó contra un poste a una velocidad de 60 km/h y el Nissan LEAF de primera generación a 75 km/h, una prueba que también implicó una colisión frontal del segundo a 84 km/h. Los resultados de las pruebas han arrojado que los eléctricos son tan seguros como los de combustión, sufriendo un patrón de daños comparable a los de propulsión tradicional.

Los investigadores de accidentes participantes en el estudio de DEKRA han podido comprobar que los sistemas de alto voltaje se apagaron correctamente al producirse el choque, a la vez que la caja de protección de la batería sufrió daños considerables pero no se incendió.

En este sentido, los expertos de la consultora explican que "las posibilidades de sobrevivir en un impacto lateral contra un árbol serían mínimas a esas velocidades. Pero eso se aplica a todos los coches, independientemente de su sistema de propulsión. Los principales fabricantes de eléctricos de producción en serie han alcanzado al menos el mismo nivel de seguridad que coches con motor de combustión".

El análisis también ha supuesto un ejercicio para elevar el nivel de rapidez en el rescate de ocupantes en eléctricos accidentados. Entre las medidas para evitar explosiones de la batería en un incendio, se están estudiando lanzas especiales que se insertan en la parte dañada de la carcasa, lo cual permitiría apagar un fuego en una sección determinada y evitar su propagación.

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto