¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Análisis técnico: Audi RS7 Sportback

    12

    Realizamos un análisis detallado acerca del motor, el sistema de tracción y el chasis que acompañan al Audi RS7, una berlina de lujo con carácter deportivo. Tiene un motor V8 de 4.0 Litros con 560 CV de potencia, caja de cambios automática de ocho relaciones y un sistema de tracción integral Quattro.

    A comienzos del año 2012 Audi presentaba al mundo su nuevo concepto de berlina deportiva, el Audi RS7, un sedán de cuatro plazas y cinco puertas que deslumbraba no solo por su diseño si no por una mecánica capaz de dejar en ridículo en una recta a marcas de renombre como lo son Porsche o Ferrari. Audi volvía a la vanguardia de la técnica.

    MOTOR

    Bajo el capó, al igual que en el Audi RS6, modelo con el que comparte plataforma y mecánica, el Audi RS7 presenta un motor 4.0 TFSI de ocho cilindros en V y 3.993 cm3 de cubicaje. El diámetro de los cilindros queda cifrado en 84,5 mm mientras que la carrera lo hace en 89,0 mm. Dispone de cuatro válvulas por cilindro, inyección directa del carburante y una relación de compresión de 10,1:1.

    El lado de admisión de las culatas se encuentra en la parte exterior, y el lado de escape, en la parte interior. Los dos turbocompresores de doble entrada o twin scroll, que alcanzan una presión de carga relativa de hasta 1,2 bares, están colocados con el radiador del aire de sobrealimentación en la V de las filas de cilindros. Es un motor Biturbo, por lo cual, cada sobrealimentador es de un tamaño diferente, utilizándose el de menor tamaño a bajo y medio régimen y el mayor a medias y altas revoluciones, reduciendo drásticamente el turbo-lag y mejorando el llenado de los cilindros en todo el régimen del motor.

    Una de las mayores innovaciones del motor se centra en el sistema Audi Cylinder On Demand (COD), el cual permite desactivar cuatro de los ocho cilindros (el segundo, tercero, quinto y octavo) cuando la carga y el régimen de revoluciones se encuentra en un margen bajo-medio, cerrando para ello las válvulas de admisión y escape correspondientes. De esta manera, el motor funciona como si de un V4 se tratase, hasta el momento en el que el conductor vuelve a pisar el acelerador con mayor intensidad. En los cilindros activos los puntos operativos se desplazan hacia cargas más elevadas, y se incrementa el rendimiento. Esta tecnología permite reducir el consumo en el ciclo normalizado alrededor de un 5 por ciento, y al circular a velocidades moderadas incluso cerca de un 10 por ciento según afirma la marca.

    El motor rinde una potencia máxima de 560 CV disponibles entre las 5.700 rpm y las 6.600 rpm. El par motor de 700 Nm se entrega de forma constante entre las 1.750 y las 5.500 rpm, permitiendo que el Audi RS7 Sportback acelere de 0 a 100 Km/h en 3,5 segundos y alcance una velocidad máxima de 250 Km/h, cifra limitada electrónicamente.

    CAJA DE CAMBIOS Y TRACCIÓN TOTAL QUATTRO

    Unida al motor, en posición delantera-longitudinal, encontramos una caja de cambios automática de ocho relaciones que la marca de los cuatro aros denomina tiptronic. El mecanismo encargado de separar la transmisión del bloque motor es un convertidor de par frente a los embragues multidiscos que utiliza el Grupo VAG en los deportivos de motor central o trasero.

    El conductor puede elegir entre los modos de funcionamiento D y S, o encargarse él mismo del cambio de marcha. En el modo de cambio manual, se ilumina un destello de cambio de marcha en el display del sistema de información al conductor (FIS) indicando el límite de revoluciones recomendado. Mientras que las marchas inferiores del tiptronic presentan una relación de transmisión corta y deportiva, la larga relación de la octava marcha reduce el consumo de combustible.

    La tracción, como en todos aquellos modelos de la marca de corte deportivo, es a las cuatro ruedas. En este caso se hace uso de un diferencial central de corona capaz de repartir, en condiciones normales de adhrencia el 60% del par motor al eje trasero. El sistema es capaz en enviar un máximo del 85% del par a las ruedas traseras y un 70% a las delanteras. Opcionalmente, Audi ofrece el diferencial deportivo en el eje trasero, que distribuye activamente las fuerzas entre las ruedas.

    CHASIS

    Audi ofrece el tren de rodaje deportivo RS plus, de mayor rigidez, con Dynamic Ride Control (DRC). Este incorpora muelles de acero y amortiguadores regulables en tres etapas que están conectados entre a través de conductos de aceite y una válvula central en cada caso. El chasis puede modificarse a gusto del conductor a través del Audi Drive Select, el cual dispone de varias posiciones de conducción. Con su dinámico reglaje, la adaptive air suspension RS reduce en 20 milímetros la altura de la carrocería.

    Bajo una llantas forjadas de de 20 pulgadas, Audi ha fabricado unos discos de freno autoventilados con un diámetro de 390 milímetros y pinzas fijas de seis pistones. De manera opcional, Audi ofrece discos de freno cerámicos reforzados con fibra de carbono. El control electrónico de estabilización ESC integra un modo deportivo y también puede desconectarse completamente.

    Análisis técnico: Audi RS7 Sportback