¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Un estudio demuestra que el mantenimiento es clave para los asistentes de conducción

    Esquema técnico del funcionamiento del asistente de frenado de emergencia

    Los asistentes de conducción están diseñados para salvar vidas, pero siempre y cuando los vehículos se encuentren en perfectas condiciones. Un estudio demuestra que un mal mantenimiento puede suponer que asistentes como la frenada de emergencia se conviertan en factores de riesgo.

    El funcionamiento de los asistentes de conducción no solo dependen de una perfecta calibración de los diferentes sensores y cámaras con los que está equipados los coches, sino también de su mantenimiento correcto. Y es que el desgaste de un vehículo también juega negativamente en el funcionamiento normal de los diferentes sistemas.

    Así se desprende de un nuevo estudio realizado por la especialista alemana en calidad TÜV Rheinland y los británicos expertos en consultoría e investigación de Laboratorio de Investigación del Transporte, quienes han concluido que reducir el mantenimiento de los diferentes sistemas de conducción durante su vida útil puede conducir a una pérdida de fiabilidad progresiva.

    Un piquete en el parabrisas causa un mal funcionamiento en cadena de los ADAS

    Incluso, constata que esta pérdida de fiabilidad se puede convertir en todo lo contrario que pretenden evitar, un factor de riesgo. Los resultados son fruto de un estudio en el que, dado que no hay una gran documentación sobre accidentes causados por los sistemas ni reparaciones de éstos, lo que se hizo fue dañar la zona de la cámara de un parabrisas de un vehículo de prueba equipado con el asistente de mantenimiento de carril.

    El propósito, analizar si el sistema de mantenimiento de carril funciona de manera limitada o se inutiliza completamente, ya que los actuadores, sensores y demás componentes del sistema se modificaron para soportar el envejecimiento, incluyendo también una calibración incorrecta de la cámara.

    Durante las pruebas del análisis pudieron comprobar que el sistema de advertencia de salida de carril funcionaba incorrectamente con los piquetes producidos en el parabrisas, incuso llegando a apagarse el sistema, no detectando las líneas de la carretera y sin reacciones al pisarlas, lo que manifiesta que el mantenimiento es fundamental porque también actúa en cascada. Es decir, el mal funcionamiento de un sistema supone la avería de otros, poniendo en peligro a los pasajeros.

    Fuente: Instituto Goslar