¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Avería en el volante bimasa: síntomas para detectar el problema

    Trata de cambiar de velocidad en el régimen de revoluciones óptimo.

    Una avería en el volante bimasa se nota por las vibraciones que llegan al habitáculo, también por temblores a bajas revoluciones y por el claqueteo, perfectamente perceptible, al apagar el motor. Se encarga de evitar que las vibraciones del motor se transmitan por la cadena cinemática.

    Una avería en el volante bimasa se puede detectar -el conductor- con relativa facilidad conociendo qué es el volante bimasay, por supuesto, cómo funciona. Es posible que detectemos vibraciones que provienen del motor, más acusadas de lo que debieran, y traqueteos durante la conducción. Estos son los síntomas más habituales, pero no son los únicos que nos podemos encontrar cuando tenemos una avería en el volante bimasa.

    Otros habituales son también, por ejemplo, que al tener el coche parado y en punto muerto, se produzca un ruido metálico, parecido al de una carraca, cuando pisamos el pedal de embrague; o que el motor haga un claqueteo cuando se va a apagar, durante apenas unos instantes.

    Detectar una avería en el volante bimasa es relativamente sencillo por las vibraciones.

    Avería del volante bimasa: qué se nota, por qué ocurre y la solución

    Como avanzábamos, podemos notar vibraciones y un sonido metálico al ralentí. Estas vibraciones se producen, precisamente, porque es para lo que está diseñado el volante bimasa: para evitar que las vibraciones del motor se transmitan al vehículo. Si notamos vibraciones en el pedal de embrague, también puede deberse a una avería del volante bimasa, en tanto que está conectado. No obstante, si no hay ruido metálico, la avería no debería ser demasiado grave.

    Si al iniciar la marcha detectamos temblores, esto también es un síntoma de desgaste del volante bimasa. A medida que avanzamos los temblores se reducirán porque las vibraciones del motor son menores; sin embargo, a bajo régimen es más complicado para un bimasa averiado reducir las vibraciones. Por eso, no estará del todo averiado, pero sí es muy probable que tenga un cierto desgaste que se debería revisar en detalle.

    Y otro síntoma habitual de un bimasa que requiere de atención es un golpeteo que se puede percibir cuando se apaga el motor, durante apenas unos instantes. Como ya comentábamos justo en el punto anterior, cuando las revoluciones del motor son bajas, el esfuerzo para el volante bimasa es mayor. Por tanto, si está deteriorado, es en esas situaciones cuando más fácil es que detectemos una avería, incluso aunque sea por un ligero desgaste.