¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    BMW domina la primera edición de las 8 Horas de Indianápolis con un doblete

    BMW prolonga su gran otoño venciendo en los Estados UnidosBMW Motorsport

    Nicky Catsburg, Augusto Farfus y Connor De Phillippi brindan a la marca alemana su primera victoria en el Intercontinental GT Challenge.

    BMW replicó su doblete en los clase GT4 que acompañó el evento. Bentley lideró la prueba hasta un choque con un coche de GT4 tras dos horas de carrera.

    Ocho meses habían transcurrido desde la disputa de las 12 horas de Bathurst, y muchas son las cosas que han cambiado en el Intercontinental GT Challenge, que intentará acabar su temporada 2020 con el mayor número de carreras completadas posibles. El retorno a la competición se ha producido con un gran hito para SRO, al albergar la carrera de mayor duración que jamás se ha disputado en el Indianapolis Motor Speedway, y además con una parrilla mínimamente decente pese a las restricciones de viaje y los cambios de planes de los equipos y marcas.

    Con las 24 Horas de Spa a tres semanas vista, la disputa de la prueba sprint del GT World Challenge Europe en Montmeló la próxima semana, el reciente test en Spa-Francorchamps y los múltiples positivos en Porsche, fueron muchas las ausencias en Indianápolis, en una parrilla que solo contó con 12 coches de GT3, complementados con 10 vehículos GT4 habituales en competiciones americanas. Aún así, hubo varios nombres de postín en un evento que terminó siendo dominado por BMW, prolongando la marca alemana su buen momento tras vencer en las 24 Horas de Nürburgring con un doblete tanto en la clase principal como en la acompañante GT4.

    Los honores de las primeras 8 Horas de Indianápolis correspondieron al M6 GT3 #34 gestionado por Walkenhorst Motorsport, con Nicky Catsburg y Augusto Farfus acompañados aquí por un Connor De Phillippi que logró la pole position. La carrera comenzó en fuertes condiciones lluviosas que fueron a peor rápidamente, y los incidentes de Jeff Westphal, en el Ferrari #6 de Vital Speed, y del BMW #25 de la clase GT4 tuvieron la carrera neutralizada durante tres cuartos de hora a medida que la lluvia arreciaba.

    En medio de un mar de paradas para cambiar gomas, pinchazos de neumáticos y otros incidentes, se destacaron rápidamente cuatro coches: los dos BMW, el Acura #30 y el único Bentley, el #7 alineado por K-Pax Racing ante la retirada de M-Sport del campeonato, con los ganadores de Bathurst: Jules Gounon, Jordan Pepper y Maxime Soulet, los únicos pilotos de la parrilla que habían siquiera puntuado en Australia. Tras un nuevo periodo de lluvia alrededor de los dos horas que pilló en fuera de juego a los BMW, el Bentley pasó a liderar la prueba, pero ese estatus no les duró demasiado.

    A falta de cinco horas y 35 minutos, Pepper colisionó con un GT4, el McLaren #3 pilotado por Dan Rogers, y rompió la suspensión trasera derecha de su coche, quedándose tirado al final de la recta trasera tras un trompo posterior. BMW asumió la iniciativa desde entonces, con De Phillippi perdiendo liderato ante el #35 pilotado por Nick Yelloly, pero lo recuperaría a cuatro horas y media del final pasando a David Pittard en el siguiente stint, sin que Martin Tomczyk a posterior pudiese hacer nada por recuperar el liderato.

    En la segunda mitad de carrera, el Acura #30 de Mario Farnbacher, Renger van der Zande y Dane Cameron pasó a pegarse con el #35 por el segundo lugar, manteniendo opciones de triunfo hasta que, a dos horas del final, un problema eléctrico en una de sus paradas les hizo perder una vuelta. Sin más rivales en su misma vuelta, BMW condujo con comodidad hacia el doblete, obteniendo con ello su primera victoria en su tercer año de competición en el Intercontinental GT Challenge.

    El Audi #31, en el que los regulares Mirko Bortolotti y Markus Winkelhock estuvieron acompañados por el local Spencer Pumpelly, rescataron una cuarta posición a tres giros de los líderes pese a sufrir también un pinchazo, superando en quinto lugar al Mercedes #04 de Colin Braun, Ben Keating y George Kurtz, el mejor de los cinco coches habituales del GT World Challenge America, y de los tres que obtenían puntos al término de las tres primeras horas para este campeonato. Su esfuerzo no fue suficiente para arrebatar el título de la categoría en clase Pro-Am al Ferrari #1, en el que Alessandro Balzan y Mark Issa acompañaron al regular Martín Fuentes por la ausencia de Rodrigo Baptista.

    En la clase GT4, el doblete de BMW tuvo como vencedor al #82 de BimmerWorld, pilotado por el veterano Bill Auberlen, Chandler Hull y James Clay. En su misma vuelta terminó el BMW #438 de ST Racing, con Jon Miller, Samantha Tan y Nick Wittmer, y el Porsche #17 del equipo TRG, con Andy Lally, James Rappaport y Derek Deboer. Dentro de tres semanas, la parrilla debería presentar unos números mucho más contundentes para las aplazadas 24 horas de Spa, a la espera de conocer el destino de unas 9 horas de Kyalami cuya disputa el 12 de diciembre está en serio entredicho.

    Fotos: BMW Motorsport