¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    El Bugatti Chiron Super Sport 300+ cazado en su configuración definitiva por primera vez

    14
    Prototipo del Bugatti Chiron Super Sport 300+Motor.es

    Nuestros fotógrafos espía han logrado cazar las primeras unidades de la variante de producción del brutal Bugatti Chiron Super Sport 300+. Estas unidades cuentan con pequeñas pero significativas diferencias con respecto al prototipo que fue empleado para batir el récord de velocidad absoluta en 2019, por lo que nos encontramos ante uno de los avistamientos más destacados del año.

    Esta es la primera vez que podemos ver un ejemplar del nuevo Bugatti Chiron Super Sport 300+ en su configuración definitiva. Hasta ahora solo habíamos podido ver el prototipo que empleó la marca para batir el récord de velocidad máxima para automóviles de producción. Un récord que logró superar, al menos en teoría, pues se puede decir que su intento fue algo polémico.

    En 2019 Bugatti nos sorprendió al anunciar que había batido el récord de velocidad máxima para un vehículo de producción con un prototipo especialmente modificado del Bugatti Chiron que logró alcanzar 490.84 km/h (304.77 mph). La marca a batir eran los 447,24 km/h (277.90 mph) que había marcado un Koenigsegg Agera RS en una carretera de Nevada en 2017.

    El prototipo del Bugatti Chiron Super Sport 300+ empleado para el intento de récord.

    Récord polémico

    En teoría, la velocidad anunciada por Bugatti es muy superior a la del modelo del pequeño fabricante sueco, sin embargo, esta marca de la firma francesa no ha sido confirmada oficialmente como el nuevo récord. Ya que la compañía no cumplió ciertos parámetros cuando realizó sus pruebas en el circuito de Ehra-Lessien. Para poder homologar un récord de este tipo hay que cumplir con ciertas normas y procedimientos, como que el vehículo empleado sea una unidad de producción y que esta cuente con sus especificaciones habituales, sin modificaciones relevantes (es admitido el añadido de elementos de seguridad). Además, el intento de récord debe realizarse en dos pasadas en sentidos opuestos, para poder calcular una media y así poder descartar la ayuda del viento a favor.

    Pero los técnicos de Bugatti no cumplieron con ninguna de estas dos premisas, pues el vehículo empleado era realmente un prototipo fuertemente modificado y destripado del Bugatti Chiron y este realizó solo una pasada en una dirección, aunque esta fue cronometrada por el TŪV alemán. Por lo que si buscamos el listado oficial, el récord de velocidad máxima para un automóvil de producción le sigue perteneciendo al Koenigsegg Agera RS, a pesar de que poco después Bugatti decidió presentar el mismo prototipo cómo la nueva versión Chiron Super Sport 300+ de edición limitada.

    Versión de producción

    Las imágenes que podemos ver en este artículo nos muestran una unidad prácticamente idéntica a la que fue presentada por la marca en 2019. Esta serie de prototipos no disponen de las gráficas naranjas del prototipo original, aunque los paneles de su carrocería cuentan con un acabado de en bruto. Sin embargo, estas no son las características principales del modelo de producción.

    La configuración de la zaga es similar, pero ahora aparece el nuevo alerón.

    Aunque estas nuevas unidades cuenten con la misma configuración del prototipo empleado en el intento de récord, incluyendo la nueva trasera tipo cola larga, lo cierto es que dispone de una novedad de lo más relevante, pues estrena un alerón trasero escamoteable que no estaba presente es la versión empleada para el récord. Lo que supone que las unidades que compondrán esta edición limitada no serán idénticas al prototipo inicial.

    Este alerón es muy similar al que emplea la variante estándar del Chiron, pues se posa sobre unos mástiles hidráulicos y el ala cuenta con una forma plana que parece encajar a la perfección en el hueco inferior. Será de esperar que esta variante de producción cuente también con un interior terminado y no el habitáculo destripado del ejemplar empleado en el récord. A simple vista, la carrocería no muestra ninguna diferencia más con el prototipo presentado en 2019, aunque destacan sobremanera las llantas en color cobre oscuro de este prototipo.

    Esta edición limitada contará con las especificaciones mecánicas estrenadas con el Bugatti Centodieci, que eleva la potencia del motor de 16 cilindros y 4 turbos hasta los 1.600 CV. En total solo serán fabricadas 30 unidades de esta edición, que curiosamente no es de las más caras del modelo, pues tiene un costo de 3.5 millones de euros antes de impuestos.

    El Bugatti Chiron Super Sport 300+ cazado en su configuración definitiva por primera vez