¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Cómo cambiar el aceite del coche y cuánto cuesta

La operación de cambio de aceite necesita de algunas herramientas específicas.

El buen funcionamiento de un motor, así como su fiabilidad a largo plazo, depende directamente de una operación de mantenimiento sencilla y poco costosa, pero que no debemos obviar en ninguna circunstancia: el cambio de aceite.

Los motores de los coches cuentan con innumerables elementos mecánicos y dispositivos susceptibles de provocar averías o problemas, ya que muchos de ellos soportan tensiones y temperaturas muy altas.

Y, para retrasar dichos inconvenientes -o para evitarlos-, el aceite del motor es vital, porque se encarga de lubricar todas esas partes móviles, minimizando rozamientos y disipando temperatura. Pero el aceite, como muchos otros elementos del propulsor, pierde propiedades con el paso del tiempo y el uso intensivo, por lo que debe ser sustituido periódicamente para garantizar un rendimiento óptimo durante toda la vida útil del vehículo.

Tan importante como cambiar el aceite es hacer lo propio con el filtro de aceite -que recoge todas las impurezas y partículas metálicas presentes en el lubricante-, pero en las siguientes líneas nos vamos a centrar en la materia prima: el líquido dorado que tan importante papel desempeña en el rendimiento y durabilidad del motor.

Cada cuánto tiempo hay que cambiar el aceite del coche y los filtros

La respuesta rápida es que el cambio de aceite lo debemos afrontar cuando lo indique el fabricante en su manual de mantenimiento. Esto suele ser entre 15.000 y 30.000 km. o 12 meses pero, en cualquier caso, debemos tener en cuenta también determinados aspectos que influyen en el estado del aceite del motor:

  1. Kilometraje: el fabricante suele indicar la cifra en la que debemos realizar la sustitución.
  2. Tiempo: los fabricantes no aconsejan que se excedan los 12 meses, independientemente de si hemos circulado mucho o poco con el coche.
  3. Desplazamientos: no es lo mismo realizar muchos desplazamientos cortos y/o urbanos, que por carretera y/o autovía. El aceite y el coche sufren más en el primer caso.
  4. Tipo de aceite: en el mercado tenemos varios tipos de lubricante y no todos tienen la misma calidad, por lo que tampoco aguantan lo mismo y los más baratos deberán ser sustituidos antes.

Consejos y material necesario para cambiar el aceite

Siempre es recomendable acudir a un taller mecánico, en el que profesionales del sector realizarán la tarea del cambio de aceite y filtro con rapidez y herramientas adecuadas al trabajo. Pero, en cualquier caso, se trata de una tarea que también podemos realizar nosotros mismos si contamos con algunas herramientas y tenemos en cuenta algunas cuestiones.

En este vídeo vemos cómo realizar la operación de cambio de aceite.

Los primero que debemos ver es si contamos con el material necesario:

  • Llave ajustable para extraer el filtro de aceite.
  • Llaves fijas.
  • Dos bidones de plástico para recoger el aceite usado.
  • Un embudo.
  • Una lata o bidón de aceite nuevo de la especificación recomendada para nuestro vehículo.
  • Un filtro de aceite nuevo de la misma especificación que el anterior.
  • Guantes de protección.
  • Gato hidráulico para elevar el coche.

Una vez preparado todo el material, debemos tener en cuenta que, especialmente si es invierno, nos conviene poner en marcha el motor durante unos minutos para que el aceite se caliente un poco y escurra mejor al diluirse, quedando así más limpio el interior del motor.

Cambiar el aceite, en diez pasos

Una vez realizados los pasos previos, nos aseguraremos de colocar el coche en llano, con el motor apagado y el freno de mano accionado. A continuación, comenzamos la operación de cambio de aceite:

  1. Elevamos el coche en una de las ruedas delanteras para acceder a la zona inferior del motor.
  2. Retiramos el cubrecárter o la carcasa de protección de los bajos del coche.
  3. Buscamos el tapón, situado en la parte inferior trasera el motor.
  4. Colocamos un recipiente para recoger el aceite, recordando que serán entre 4 y 9 litros de lubricante, en función del vehículo.
  5. Desenroscamos el tapón inferior del motor y luego el superior, facilitando así la extracción del aceite (recuerda que el aceite estará caliente).
  6. Tras dejar escurrir bien, colocamos el tapón inferior o tornillo y la arandela (mejor si es nueva) que viene con él.
  7. Llenamos el motor con el nuevo aceite y la ayuda de un embudo por el tapón superior, asegurándonos de no pasarnos.
  8. Comprobaremos cómo sube el nivel con la varilla del aceite, rellenando hasta llegar a la cantidad necesaria.
  9. Cerramos el tapón superior y colocamos de nuevo el cubrecárter.
  10. Nos aseguraremos de depositar todos los residuos y piezas viejas en un Punto Limpio, ya que se trata de elementos muy contaminantes.

Tampoco debemos olvidar que es recomendable realizar en la misma operación el cambio del filtro de aceite.

¿Cuánto cuesta el aceite nuevo?

En el caso de los lubricantes, los precios son muy variados en función del tipo, calidad y cantidad. Desde los 6 euros de una garrafa de un litro de marca blanca a los 80 euros de una garrafa de cinco litros de un aceite sintético de alto rendimiento, las combinaciones y precios son numerosas.

La principal característica de un lubricante es el grado de viscosidad, que no es más que el valor que determina la capacidad que tiene el aceite para mantener la estabilidad en función de la temperatura. Puede ser monogrado (los aceites de este tipo cuentan con un grado de viscosidad uniforme en todo momento, que no cambia durante el periodo de invierno o verano) o multigrado (son los lubricantes más sofisticados y tienen un alto rango de viscosidad que varía en función de las temperaturas, para proteger de manera óptima el motor en cualquier circunstancia).

Para determinar la viscosidad, existen dos sistemas estandarizados de medición: el SAE, más extendido en Europa, marca el grado de viscosidad del aceite y viene clasificado por la Sociedad de Ingenieros de Automoción. El API, es más propio del continente americano, pues ha sido creado por el Instituto Americano del Petróleo, y determina el tipo de motor para el que se ha creado y la calidad del lubricante.

SAE

Es el encargado de marcar el grado de viscosidad y viene determinado por un código. Si el aceite es monogrado, indicará un único número: 0, 5, 10, 15, 20, etc. En caso de ser multigrado, el SAE indicará el grado de viscosidad en invierno (el que va unido a la W, de Winter en inglés o invierno en español) y en verano, pues este tipo de lubricante es capaz de adaptarse a las temperaturas y necesidades del motor en las mismas.

Hay muchos tipos de aceite en el mercado.

Por ejemplo, un aceite con SAE 15W-40 tendrá las características de un monogrado 15 en invierno y de un monogrado 40 en verano. En la práctica, el rango de temperaturas abarca desde los -20 ºC hasta los 150 ºC.

API

Este valor indica dos cosas: si el lubricante está indicado para motores gasolina (letra S) o diésel (letra C), y el nivel de calidad del mismo. Este último valor crece a medida que avanza el alfabeto, siendo en la actualidad el nivel máximo para los gasolina el correspondiente al código SN y para los diésel el CJ-4.

Otro aspecto que influye en el precio del aceite es el tipo de fabricación:

  • Mineral: es el más básico a nivel de prestaciones y proviene del proceso de destilación directa del petróleo. Suele estar recomendado para motores con bastante desgaste y muchos kilómetros acumulados.
  • Semisintético: son los más habituales y los que recomiendan muchos fabricantes. Ofrecen buenas prestaciones en uso normal e intenso en momentos puntuales.
  • Sintético: ha sido concebido en laboratorio y eso propicia que cuente con unas propiedades más precisas y prestacionales. Son menos volátiles y aguantan mejor las temperaturas extremas.

Finalmente, debemos tener en cuenta que, si optamos por hacerlo en un taller, la operación de cambio de aceite y filtro nos saldrá por entre 70 y 120 euros en condiciones normales y siempre dependiendo de la calidad de los materiales y el tipo de vehículo.

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto