¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    ¿Qué es el filtro de aceite? Particularidades y mantenimiento

    El filtro de aceite, una sencilla pieza que cumple una función determinante.

    Uno de los elementos en el que más énfasis debemos poner a la hora de mantenerlo en buen estado es el filtro de aceite, que se encarga de garantizar la correcta lubricación de todos los elementos móviles del motor de nuestro vehículo.

    El filtro de aceite, por tanto, es un elemento vital para el buen funcionamiento de un motor y, sobre todo, para que este nos dure muchos años en buenas condiciones, evitando averías innecesarias o desgaste prematuro. Además, el coste de sustitución del filtro de aceite no es alto, por lo que merece la pena insistir en su buen estado.

    Como ya hemos avanzado, el filtro de aceite cumple la función de proteger el lubricante de impurezas antes de iniciar el recorrido por el circuito de engrase del motor. Esto es importante porque, a consecuencia del rozamiento de los elementos mecánicos del mismo, se desprenden virutas metálicas que, de permanecer en el lubricante, acabarían provocando un desgaste superior y una posterior avería. Esto es especialmente delicado en cojinetes, rodamientos y pistones.

    Si además el filtro de aceite termina obstruyéndose por acción de las impurezas, ello puede acabar provocando el sobrecalentamiento y gripado del motor ante la imposibilidad de que este se lubrique adecuadamente. Por todo ello es importante sustituir el filtro cada vez que realizamos un cambio de aceite o cuando el programa de mantenimiento del fabricante lo indica.

    Cuando está en buenas condiciones, el filtro de aceite retiene un 95% de partículas, pese a que su espesor es hasta seis veces inferior al de un cabello humano. De hecho, los filtros evitan residuos de espesores de entre 10 y 40 micras, mientras que un cabello humano tiene un espesor aproximado de 60.

    Partes y tipos de un filtro de aceite

    Generalmente, los filtros de aceite se fabrican con papel de celulosa, algodón y materiales sintéticos. Para evitar que el flujo de aceite deforme el papel, este se coloca sobre una estructura metálica, que a su vez se encaja en un soporte que forma parte del circuito de lubricación.

    Piezas que componen un filtro de aceite.

    En función del tipo de coche que tengamos, el filtro de aceite deberá de ser de un tamaño u otro, y podemos clasificarlos en función del tipo:

    • De sellado: estos tienen carcasa metálica y válvula antidrenaje, que se encarga de mantener una cantidad de aceite en su interior cuando el motor se apaga.
    • De cartucho: en este caso no hay carcasa, por lo que el motor se encarga de realizar la función de la válvula antidrenaje.

    Cuándo cambiar el filtro de aceite y cuánto cuesta

    Los materiales utilizados en la elaboración de un filtro de aceite, así como el propio lubricante, hacen imposible realizar una limpieza del mismo para una posterior reutilización, por lo que la mejor opción es sustituirlo cuando lo indica el fabricante. Generalmente, la sustitución se suele realizar cada 20.000 km, aunque lo ideal es hacerlo con cada cambio de aceite, independientemente de los kilómetros recorridos.

    El precio, como siempre ocurre en estos casos, depende del filtro de aceite elegido para su montaje, pero también del tipo de motor. Lo habitual es que el filtro oscile entre 5 y 15 euros, a lo que habrá que sumar el propio aceite y la mano de obra, que suele rondar en total unos 90 euros.

    Cómo cambiar el filtro de aceite

    Se trata de una operación sencilla que podemos realizar nosotros mismos a poco que tengamos unos conocimientos básicos de mecánica. Para ello, debemos seguir los siguientes pasos:

    1. Nos aseguraremos de haber vaciado el depósito de aceite previamente.
    2. Buscamos la ubicación del filtro, que suele estar en la parte media o baja del motor.
    3. Colocamos un recipiente debajo para recoger los restos de aceite que vayan a caer.
    4. Desenroscamos el filtro con una llave adecuada para ello.
    5. Limpiamos cuidadosamente la zona con un trapo seco y lo engrasamos de nuevo con aceite nuevo, especialmente la rosca y la goma.
    6. Enroscamos el nuevo filtro con la mano hasta que haga tope, nunca con llave para no dañar la junta.
    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto