¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Caterham Seven Sprint, deportividad 'retro'

12

El Caterham Seven Sprint pudo haber sido comercializado a mediados de los sesenta, pero nunca lo hizo. Cinco décadas después vuelve a la vida, marcando el sesenta aniversario del icónico deportivo británico con una estética puramente 'retro' que homenajea a sus orígenes.

Del histórico y venerable Caterham Seven hemos visto multitud de versiones desde su nacimiento, pero pocas o ninguna como este Caterham Seven Sprint, que recupera el sabor más clásico y 'retro' del pequeño deportivo. El Seven nació de la mano de Lotus en 1957, quien fabricó el modelo hasta 1973: a partir de ahí, Caterham compró sus derechos.

El origen de este Caterham Seven Sprint se sitúa a mediados de la década de los '60, cuando supuestamente fue diseñado y desarrollado pero, finalmente, no llegó a la producción. Ahora llega su momento, varias décadas después, y es que más allá de la pura nostalgia su concepto sigue tan vigente ahora como entonces.

El Caterham Seven Sprint será presentado en el Goodwood Revival 2016, pero ya está disponible en el Reino Unido, donde tendrá un precio de 27.995 libras, unos 33.150 euros al cambio. Será un buen adelanto para el 60º aniversario del modelo que tendrá lugar durante el próximo año, con una serie de características que rescatan el espíritu más 'retro' del modelo.

Basado en el ya conocido Caterham Seven 165 de acceso, en el Seven Sprint nos encontramos con su mismo motor de tres cilindros y 80 CV, de origen Suzuki: suficiente potencia debido a su ligero peso, permitiéndole acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos. Entre su gama de pinturas nos encontramos con seis colores que estaban disponibles para el modelo allá por 1966 y 1967 (Cream, Mellow Yellow, Regency Red, Camberwick Green, British Racing Green y Misty Blue).

Otros detalles de regusto vintage presentes en el Caterham Seven Sprint son sus llantas de chapa en color crema, con embellecedores centrales cromados, junto a los pasos de rueda, logotipos de época, salida cromada de escape, triángulos de suspensión y arco de seguridad en gris -manteniendo el diseño original de Colin Chapman- o faros traseros individuales.

En su interior continúa la inspiración clásica con detalles como sus tapizados de cuero en color rojo cosidos a mano o el volante de tres radios en madera y aluminio. Del Caterham Seven Sprint se fabricarán un máximo de 60 unidades, haciendo que se convierta, una vez más, en el más claro ejemplo de un roadster tan clásico y atemporal que nunca pasará de moda.

Fuente: Caterham

Noticias relacionadas

Caterham Seven Sprint, deportividad 'retro'
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto