¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir

CATL vs. BYD: así está la lucha por ganar la carrera de las revolucionarias baterías de sodio que llegarán en 2023

 CATL vs. BYD: así está la lucha por ganar la carrera de las revolucionarias baterías de sodio que llegarán en 2023
Las baterías de sodio están a punto de llegar, ¿quién las comercializará primero?
David Plaza
David Plaza4 min. lectura

El desarrollo de las baterías de estado sólido necesita aún varios años, por lo que la llegada de tecnologías intermedias se revela crucial para la industria automotriz. BYD y CATL son quienes más han avanzado.

Ya te hemos hablado en el pasado del potencial que tienen las baterías de sodio como plataforma de entrada a un mercado de coches eléctricos mucho más asequible que el actual con baterías de iones de litio.

Se trata de un tipo de batería que ofrece una buena densidad energética, que permite recargas ultrarrápidas sin degradación excesiva y que, además, es económica en comparación con la tecnología actual.

Las baterías de sodio de CATL están a punto de llegar

En esa carrera de las baterías de sodio destacan dos protagonistas: los gigantes chinos CATL y BYD, que compiten por ser los primeros en lanzar al mercado las nuevas baterías de sodio.

Recientemente, CATL anunció que esta tecnología estaría disponible ya el año que viene. El mayor fabricante mundial de baterías desarrolla paralelamente varias tecnologías y químicas a corto, medio y largo plazo, siendo la de sodio una de las que más avanzadas está.

Según informa Forococheseléctricos.com, las baterías de sodio de CATL tienen una densidad energética de 160 Wh/kg, cifra que las coloca a la altura de las LFP y por debajo de las NMC.

CATL quería lanzar sus baterías de sodio durante el segundo semestre de 2023, ¿cambiará sus planes?

Pero CATL ha confirmado que ya están listos para producir una versión que eleva un 25 % esta cifra y que llevará a los modelos de producción hasta los 200 Wh/kg. Se trata de una densidad energética ligeramente inferior a la de las celdas actuales de litio, cobalto y manganeso, que rondan los 220-250 Wh/kg.

Las baterías de sodio de CATL destacan por ser capaces de recuperar el 80 % de su capacidad en 15 minutos, así como de soportar 3000 ciclos de carga conservando al menos el 80 % de su capacidad total.

Cierra el círculo un coste que se coloca muy por debajo de las baterías de litio. Según el fabricante chino, el objetivo es lograr colocar el coste de producción en celda en los 77 dólares por kWh ya para el inicio de su producción, con el objetivo a medio plazo de bajar hasta los 40 dólares el kWh.

BYD entra en juego

Pues bien, parece que CATL corre el riesgo de verse sorprendida por una de sus principales competidoras, BYD. La empresa, también china, ha informado de que espera comenzar la producción de sus nuevas baterías de sodio durante el segundo trimestre de 2023, unos meses antes que su competidora.

En el caso de BYD -también fabricante de automóviles-, el objetivo es cubrir la demanda de sus vehículos más económicos, concretamente la berlina Qin EV, el compacto Dolphin y el urbano más económico de la gama BYD, el nuevo Seagull que aún no ha sido presentado.

En la ansiada aspiración de los fabricantes de coches eléctricos de ofrecer modelos accesibles que terminen de completar la penetración de este tipo de vehículos en el parque móvil mundial, las baterías de sodio son la clave a corto y medio plazo.

Veremos si CATL fuerza la máquina para intentar hacer frente a BYD. Lo que es indudable es que cuenta con recursos y capacidad para ello y esto sólo puede beneficiar al consumidor final