Dos de los rarísimos Chevrolet Camaro ZL1 1969 juntos a subasta

Foto 1
  • Foto 2
  • Foto 3
  • Foto 4
  • Foto 5
  • Foto 6
(16 fotos)

Dos raros ejemplares del Chevrolet Camaro ZL1 de 1969, el ZL1 original, saldrán simultáneamente a subasta el próximo mes de enero. Estas son las unidades 18 y 30 de las solo 69 que fueron fabricadas del Camaro con el V8 ZL1 de 7.0 litros.

Chevrolet Camaro ZL1 1969.

Los Chevrolet Camaro ZL1 ‘69 son piezas extremadamente raras, por lo que encontrarnos no una sino dos unidades a la venta simultáneamente es algo totalmente fuera de lo común. De los solo 69 ejemplares que llegaron a ser fabricados se cree que solo han sobrevivido hasta nuestros días unos pocos, pues eran piezas tan brutales y caras en su momento que a muchas unidades se les tuvo que sustituir el motor para lograr venderlos, como versiones regulares del modelo.

Estas dos piezas saldrán a la venta formando un lote único e indivisible en la próxima subasta de Mecum en Kissimmee, que se celebrará el próximo mes de enero.

La casa de subastas estadounidense no ha revelado la estimación del lote, ni de ambos ejemplares por separado, pero teniendo en cuenta el valor habitual de este modelo podemos esperar una cifra cercana al millón de dólares. La unidad naranja ya fue subastada por Mecum este año, pero con una puja máxima de 425.000 dólares no logró llegar a su precio de reserva, mientras que la azul corría la misma suerte poco antes, 550.000 dólares no fueron suficientes para que cambiara de manos. De ahí que volvamos a verlas disponible en otra de las grandes subastas de Mecum, donde parten con la etiqueta de lote destacado.

Estas son las unidades #18 y #30 de solo 69.

Historia

La historia del Camaro ZL1 ‘69 es una de las más curiosas de la marca y del segmento muscle car en general, pues realmente no fue obra de Chevrolet. En aquel momento, las directrices de General Motors impedían que un modelo del tamaño del Camaro pudiera disponer de los motores big-block que contaban los modelos posicionados en segmentos superiores, de ahí que Don Yenko se hiciera tan célebre implementando estos motores en el vano motor del pony car de Chevrolet, dando lugar a los legendarios Yenko Camaro.

Pero esto no detuvo a Fred Gibb, responsable del concesionario Gibb Chevrolet, que junto con el piloto Dick Harrell planearon una jugada maestra de cara a la temporada 1969 de la National Hot Rod Asociation, la NHRA, solicitar directamente a Chevrolet el Camaro con el motor V8 ZL1 de competición, aprovechando sus conocimientos del sistema de pedidos del programa COPO de Chevrolet, cuyo verdadero propósito era el de dar acceso a pedidos especiales fuera de la producción regular de la marca, como puede ser el de flotas.

Contra todo pronóstico Chevrolet aceptó, poniendo como única condición realizar un pedido mínimo de 50 unidades. Dando lugar al nacimiento de los primeros 50 ejemplares del Camaro ZL1 modelo 1969, bautizados así por el nombre del motor.

El lote completo puede rondar el millón de euros.

El motor ZL1 no se diferenciaba demasiado del V8 427 de la marca, salvo que estaba fabricado por completo en aluminio, ya que había sido pensado exclusivamente para competición. Por lo que era comercializado por separado, a equipos y pilotos privados.

Para entender mejor lo extraordinaria que era esta combinación basta con ver el precio de la mecánica, poco más de 4.150 dólares sin incluir montaje cuando un Camaro base (incluyendo su mecánica) costaba tan solo unos 2.600 dólares, lo que resultó en un desorbitado precio de 7.200 dólares. Esto provocó que para Gibb Chevrolet fuera imposible vender los 50 ejemplares que había solicitado, teniendo en cuenta incluso que los primeros ejemplares serían destinados por ellos mismos para competición, con mucho éxito por cierto. De ahí que tras lograr vender solo 13 unidades, negociara un acuerdo con Chevrolet para que les recompraran el resto de los 50 ejemplares del pedido inicial.

Estas unidades, junto a 19 unidades fabricadas adicionalmente, fueron distribuidas por otros concesionarios de la marca, que tuvieron no pocos problemas para deshacerse de ellos, llegando al punto de tener que sustituir el motor ZL1 original por un V8 convencional para lograr vender tanto los vehículos como los motores de competición. Lo que llevó a la desaparición de muchos de los 69 ejemplares originales, hoy día extremadamente cotizados.

Bástidor número 30 del ZL1 1969.

La pareja

Estas dos unidades son muy destacadas y no solo por su perfecto estado o por mantener su configuración original, ya que el motor y la transmisión son los que salieron de la factoría montadas en estos bastidores, sino porque cuentan con un historial muy llamativo.

El ejemplar de color naranja es el número 30 de las 69 construidas y fue una de las 13 unidades originales vendidas por Gibb Chevrolet, lo que incrementa sobremanera su valor. Además, este es uno de los solo 10 ejemplares de los 69 fabricados que contó con la transmisión de 4 velocidades. Fue empleado para competición durante unos pocos años, pero más tarde fue restaurado a su configuración original y se encuentra en un estado envidiable, solo cuenta con 580 kilómetros de uso en su marcador.

Este ejemplar es el que intentó ser subastado el pasado mes de julio por Mecum en Denver, pero con una sorprendente puja de 425.000 dólares no llegó a su precio de reserva estipulado. Tras su restauración en los años ochenta protagonizó alguna portada de la prensa especializada y ha obtenido varios galardones en concursos de clásicos.

El ejemplar #18 del Camaro ZL1 1969.

El caso del bastidor número 18 es más truculento, forma parte de las unidades que Gibb Chevrolet devolvió a la marca y es uno de los solo 10 que salieron de la factoría en el color azul Dusk Blue. Fue vendido por primera vez por el concesionario Tamson Chevrolet, en Virginia, por un precio de 7.324.35 dólares.

Poco después de adquirirlo, su propietario volvió al concesionario quejándose de un ruido en el motor al que Chevrolet no encontró solución, lo que provocó que el cliente se enfadara y se negara a pagar las cuotas de la financiación, por lo que el vehículo le fue embargado. Poco después pasó a manos de un equipo que estuvo unos años compitiendo con él, con récord incluido en su categoría. Tras pasar por varias manos acabó siendo restaurado y devuelto a su condición original, que es la que podemos ver en las imágenes.

Este también cuenta con la transmisión manual de 4 velocidades y fue ofertado el pasado mes de mayo, donde alcanzó una puja de 550.000 dólares, insuficiente para alcanzar su precio de reserva inicial.

Podemos esperar un precio muy alto por ambso modelos.

A dos piezas como estas no les faltarán pretendientes, pero teniendo en cuenta que salen con precio de reserva y que son dos unidades muy destacadas, es probable que muchos no puedan llegar al precio que espera el propietario, que seguramente estará rondando el millón de dólares por ambos modelos.

Fotos: Mecum Auctions

Tasa tu coche. ¡¡Gratis y sin compromiso!!

El redactor te recomienda

Noticias relacionadas

Más leídas
Más comentadas

¿Qué te parece el nuevo diseño?

Tú opinión nos importa.

Un pequeño formulario con nombre opcional, e-mail opcional y el comentario.

×
Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto