¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Cine“El lobo de Wall Street”, los mejores coches de la peli de Scorsese

    “El lobo de Wall Street”, la última película de Leonardo DiCaprio, se ha estrenado este fin de semana. Sirigida por Martin Scorsese, el film opta a cinco Óscar. El largometraje se basa en la historia real de Jordan Belfort, un bróker de Nueva York que logra una fortuna y la gasta sin control en sexo, drogas y coches deportivos.

    Esta semana se ha estrenado en las salas de cine españolas la película “El lobo de Wall Street”, dirigida por Martin Scorsese. El film está nominado a cinco Óscar (mejor película, mejor director, mejor actor protagonista, mejor actor secundario y mejor guión adaptado) y cuenta la historia de dinero, sexo, drogas y coches de ensueño vivida por Jordan Belfort.

    Belfort es un personaje real que toma vida tras las cámaras gracias a Leonardo DiCaprio. Se trata de un corredor de bolsa de Wall Street que a base de estafas, corrupción logra una enorme fortuna. Su meteórico ascenso le lleva a una vida de excesos y desenfreno hasta que acaba con sus huesos en la cárcel.

    El protagonista tiene la misma capacidad para generar dinero como para dilapidarlo en todo tipo de lujos. Y, como no puede ser de otra manera, también puso sus ojos en los mejores coches de la época. Aquí van los tres coches más destacados de “El lobo de Wall Street”:

    Un símbolo icónico de poderío financiero es tener un Ferrari en el garaje y Belfort, por supuesto, no tardó en hacerse con uno. La joya de la corona en la casa de Maranello por aquella época era el Ferrari 512 TR, el sucesor del mítico Testarossa.

    A principios de los años 90, el corazón del deportivo italiano era un motor V12 central trasero que desarrollaba 428 CV, potencia más que suficiente para alcanzar los 314 km/h. A pesar de su elevado precio, el 512 TR tuvo una buena acogida y se vendieron 2.280 unidades en todo el mundo entre 1991 y 1994.

    El protagonista del largometraje también disfruta de un Lamborghini Countach, el superdeportivo que estaba presente en todos los pósters de los adolescentes en los años 80.

    En la película no vemos un Lambo cualquiera, sino un Lamborghini Countach 25th Anniversary, una edición de la que sólo se fabricaron 658 unidades. A pesar de su exclusividad, el director Martin Scorsese no tuvo reparos en destrozar una unidad real.

    Y por último, no podía faltar la elegancia intemporal de uno de los coches más bellos de todos los tiempos, el Jaguar E-Type Roadster. El modelo británico causó sensación en los años 60 y 70 y aún hoy sigue siendo uno de los clásicos más admirados, tanto en su variante de carrocería cerrada como el descapotable que aparece en la película de Universal Pictures.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto