¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    El éxito del coche eléctrico en China y cómo replicarlo en el resto del mundo

    La ciudad de Liuzhou es un ejemplo del éxito del coche eléctrico en China

    China es el primer mercado automovilístico del mundo para el coche eléctrico. El país asiático ha demostrado que la masificación del coche eléctrico es posible. Especialmente en las gigantescas urbes que hay repartidas por todo el territorio chino. Pero, ¿se puede emular el éxito del automóvil eléctrico en el resto del mundo? Tomemos como ejemplo y referencia la ciudad china de Liuzhou.

    Hace tiempo que China se ratificó como el primer mercado automovilístico del mundo para el coche eléctrico. Las cifras de ventas no engañan y los volúmenes de matriculaciones que se registran anualmente en el país asiático aventajan, y mucho, a otros mercados de gran relevancia donde la cuota del coche eléctrico sigue siendo, en cierta medida, testimonial frente al automóvil con motor de combustión.

    El éxito que cosecha el coche eléctrico en China es incuestionable. Ahora bien, ¿se puede replicar en el resto del mundo? En alguna ocasión se ha comentado que «China marca el camino a seguir en el proceso de electrificación», sin embargo, hay varias diferencias que a priori parecen insalvables. ¿Será posible replicar el impresionante proceso de transición hacia la movilidad eléctrica que está llevando a cabo la industria automotriz china? Tomemos como referencia a la ciudad china de Liuzhou.

    Coches eléctricos estacionados en la ciudad china de Liuzhou
    Coches eléctricos estacionados en Liuzhou, una importante ciudad china

    Liuzhou, una ciudad china convertida en «paraíso» para el coche eléctrico

    A lo largo del convulso año 2020 casi el 30% de los coches nuevos vendidos en Liuzhou fueron eléctricos. Es más de cinco puntos que la media registrada en el resto del país. Ello la convierte en la particular «capital» china del coche eléctrico. Una urbe en la que residen más de cuatro millones de habitantes. A nivel mundial, solo está por detrás de Oslo (Noruega) en cuanto a penetración del automóvil eléctrico.

    Estas cifras de ventas, sumado a la calidad del aire y del agua, han llevado a las autoridades de Liuzhou a tratar de hacer de esta ciudad una especie de centro neurálgico para la industria del coche eléctrico chino. Se están llevando a cabo acuerdos con fabricantes de automóviles y se han puesto en marcha diversos incentivos para impulsar la masificación del coche eléctrico.

    ¿Cómo se puede replicar el éxito del coche eléctrico en Liuzhou en otras partes del mundo? Si bien desde Alemania hasta Estados Unidos se busca impulsar la transición hacia la movilidad sostenible poniendo en marcha ayudas y subsidios para la compra de vehículos eléctricos, los volúmenes de ventas aún dista mucho de alcanzar unos niveles similares. Lógicamente teniendo en cuenta las diferencias en el número de habitantes. Fuera de China, en apenas un puñado de mercados como Noruega y Suecia el coche eléctrico es realmente protagonista.

    Baojun E100 - producción
    Producción en serie del Baojun E100, uno de los coches eléctricos más vendidos

    Un alto cargo del gobierno de Liuzhou, señaló que en un principio la población fue muy reticente a la hora de apostar por el coche eléctrico: «Al principio, la gente tenía muchas preocupaciones sobre los vehículos eléctricos, como la seguridad o la conveniencia de cargar. Lo que hicimos fue asegurarnos de que nuestros ciudadanos sintieran que es muy cómodo usar vehículos eléctricos. La gente se ha dado cuenta de lo económicos y fáciles que son, y de lo más limpio que se ha vuelto nuestro aire después de que más y más vehículos eléctricos rueden por nuestras carreteras».

    Acercar la movilidad eléctrica al público de masas

    Uno de los primeros pasos que dieron los organismos públicos de Liuzhou fue exponer y acercar a los residentes de la ciudad los vehículos eléctricos. Aquí fue clave la compañía SAIC-GM-Wuling, una empresa conjunta operada por General Motors, SAIC y Guangxi Automobile, que está respaldada por el estado chino. En el año 2017 se puso en marcha una campaña gratuita de manejo de 10 meses. Más de 15.000 ciudadanos participaron en las pruebas de conducción. El modelo escogido no era otro que el Baojun E100, uno de los coches eléctricos chinos más populares. Aproximadamente el 70% de los participantes acabó comprándolo tras finalizar el periodo de prueba.

    También se creó un peculiar incentivo por el que los conductores de coches eléctricos obtendrían recompensas en efectivo de más de 100 € al año por conducir hasta 10.000 kilómetros.

    Microcoche eléctrico
    Los microcoches eléctricos son muy populares en la ciudad de Liuzhou

    Los microcoches eléctricos fueron los primeros en masificarse. Debido a su «tamaño de bolsillo» fue posible la creación de nuevos estacionamientos que, por sus dimensiones, no eran válidos para vehículos de tamaño convencional. Se pusieron en marcha 15.000 plazas de estacionamiento adicionales. Además, y de manera paralela, se ha puesto en marcha una gigantesca red carga que cuenta con aproximadamente 30.000 puntos de recarga. Una infraestructura que ha sido creada en colaboración con diversas compañías automovilísticas.

    En Liuzhou se ha optado por fortalecer la industria local, la cual constituye aproximadamente la mitad de la actividad industrial de la ciudad. El objetivo a corto plazo es aumentar considerablemente la producción de vehículos eléctricos. Todas estas medidas se están replicando en otras regiones del país asiático. ¿Tienen cabida lejos del territorio chino? Si ponemos el punto de mira en Europa, nos encontramos también con que la masificación del coche eléctrico ha comenzado en las grandes ciudades y la primera categoría en electrificarse casi por completo ha sido el segmento A. Sin embargo, aún se vislumbran lejanos los datos de ventas que se cosechan mensualmente en China. Aún hay un largo recorrido por delante.

    Fuente: autonews