¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    5 coches eléctricos poco conocidos

    5 coches eléctricos poco conocidos
    ¿Conoces alguno de estos coches eléctricos que vieron la luz?
    Antonio Fernández
    Antonio Fernández11 min. lectura

    El coche eléctrico de batería es una realidad desde hace décadas. Son muchos los fabricantes de automóviles que en el pasado han decidido apostar por la movilidad eléctrica. Sin embargo, algunos de estos eléctricos que han visto la luz tuvieron un papel muy discreto. En este artículo recopilamos 5 coches eléctricos poco conocidos. Modelos desconocidos que lucieron insignias tan importantes como la de Honda, Volkswagen o Nissan.

    El coche eléctrico lleva muchísimos años inventado. No es algo futurista. En la actualidad el sector del automóvil en Norteamérica, Europa y China ha iniciado su transición hacia la movilidad eléctrica. Un proceso por el que vienen apostando la mayor parte de fabricantes de automóviles. Sin embargo, en el pasado, muchas marcas ya hicieron sus pinitos en el mundo de los vehículos enchufables. Uno proyectos que, en muchos casos, pasaron realmente desapercibidos.

    Hemos decidido «rescatar del olvido» a 5 coches eléctricos poco conocidos. Unos automóviles totalmente eléctricos que vieron la luz hace unas cuantas décadas y que, sin lugar a dudas, sentaron las bases de los modelos de este tipo que podemos encontrar actualmente en los concesionarios.

    Citroën AX Électrique
    Citroën introdujo en 1993 una versión eléctrica del pequeño AX.

    Citroën AX Électrique

    El Groupe PSA es en la actualidad uno de los actores más relevantes sobre movilidad eléctrica en Europa. Las distintas marcas que conforman este conglomerado automovilístico disponen en su gama de uno o varios coches eléctricos. Ahora bien, esta apuesta del fabricante francés por la electrificación viene de lejos. Uno de los ejemplos lo tenemos con el Citroën AX Électrique.

    Entre los años 1993 y 1996 se produjo una pequeña cantidad de unidades de este modelo, una versión eléctrica del Citroën AX. A pesar de que no fue un superventas, lo cierto es que se vendieron aproximadamente un centenar de unidades al año. 374 unidades en total. Una cifra muy respetable si tenemos en cuenta que eran los años 90 y la que infraestructura pública para el uso de coches eléctricos era prácticamente inexistente.

    Bajo el capó del AX Électrique se encontraba un motor eléctrico de 20 kW (27 CV) que le permite alcanzar una velocidad máxima de 110 km/h. En cuanto a su autonomía, se sitúa entre los 80 y 100 kilómetros. El paquete de baterías era de níquel-cadmio. Como curiosidad, también fue desarrollado un Peugeot 106 Électrique que compartía apartado técnico con el modelo de Citroën.

    Honda EV Plus
    El Honda EV Plus fue un coche eléctrico adelantado a su tiempo. Fueron producidas 340 unidades.

    Honda EV Plus

    En 1997 salió de la línea de producción de la fábrica de Takenazawa (Japón) el Honda EV Plus. Fue la materialización de un proyecto que inició su gestación en 1987. El fabricante japonés de automóviles Honda se adelantaba a otras muchas marcas introduciendo en el mercado un pintoresco e interesantísimo coche eléctrico. ¿Un vehículo adelantado a su tiempo? Lo cierto es que paso por el mercado fue realmente discreto, pero no por ello debemos restar un ápice de interés y/o importancia.

    La producción total del Honda EV Plus alcanzó las 340 unidades y, al igual que el GM EV1, también cumplió con los requisitos de la Junta de Recursos del Aire de California para vehículos con cero emisiones. El precio de venta se fijó en los 53.999 $ (49.795 €), sin embargo, Honda nunca permitió su adquisición. Todos los ejemplares fabricados fueron destinados a un programa de leasing de tres años con una cuota mensual de 455 $ (420 €).

    El Honda EV Plus es propulsado por un motor eléctrico que desarrolla una potencia máxima de 49 kW (63 CV) y 275 Nm de par máximo. El motor es alimentado por la energía almacenada en una batería de níquel-metal hidruro (Ni-MH) con una capacidad de 28,7 kWh. La potencia es enviada al eje delantero y homologa una autonomía máxima de 170 kilómetros. La velocidad máxima se sitúa en los 130 km/h.

    Nissan Altra
    El Nissan Altra fue el primer coche eléctrico de producción con baterías de iones de litio.

    Nissan Altra

    El fabricante de automóviles Nissan es, hoy en día, sinónimo de coches eléctricos de masas. Puede presumir de tener en su gama uno de los coches eléctricos más vendidos a nivel mundial, el Nissan Leaf. Ahora bien, no es oro todo lo que reluce. Para que la compañía japonesa pueda disfrutar de este éxito comercial tuvo que hacer frente a otros proyectos que pasaron muy desapercibidos. Y en concreto, queremos poner el punto de mira en el Nissan Altra.

    Descrito como la combinación perfecta de un SUV, sedán y monovolumen, el Nissan Altra estuvo en producción entre los años 1998 y 2002. Su puesta de largo oficial tuvo lugar en el Salón del Automóvil de Los Ángeles de 1997. Su destino no fue el mercado de masas, puesto que aproximadamente fueron producidas 200 unidades. La mayor parte de ellas fueron destinadas al uso en flotas de empresas de servicios eléctricos.

    Una de las claves del Nissan Altra es que en sus entrañas se encuentra un paquete de baterías de iones de litio. Fue el primer coche eléctrico de producción en utilizar este tipo de baterías. La energía almacenada en la batería tiene como destino alimentar el motor eléctrico de 62 kW (84 CV). La autonomía máxima se sitúa en los 190 kilómetros.

    SEAT Toledo Eléctrico
    Con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona'92 fue creado el SEAT Toledo eléctrico.

    SEAT Toledo Eléctrico

    Los Juegos Olímpicos de Barcelona’92 fueron un verdadero escaparate mundial para la ciudad catalana y para España en general. Fue un momento idílico para nuestro país, un acontecimiento que aprovechó SEAT para demostrar al mundo entero su capacidad relacionada con la movilidad eléctrica. Y la prueba de ello es que fue creado especialmente para la ocasión un SEAT Toledo eléctrico.

    SEAT fue la marca elegida para que uno de sus vehículos tuviera el relevante papel de coche oficial de aquella edición de los JJOO. El Toledo eléctrico acompañó a los atletas hasta el Estadio Olímpico y también participó en la prueba de maratón. Para el desarrollo se tomó como punto de partida un Toledo de primera generación.

    Está equipado con un paquete de baterías de plomo refrigerado por agua y cuyo peso ronda los 500 kilogramos. La energía almacenada en la batería es usada para alimentar el motor eléctrico de 15 kW (20 CV). La autonomía es de, aproximadamente, 65 kilómetros. La velocidad máxima se sitúa en los 100 kilómetros.

    Volkswagen Golf CityStromer
    El Volkswagen Golf de primera generación tuvo versión eléctrica. El Golf CityStromer.

    Volkswagen Golf CityStromer

    Volkswagen es hoy en día sinónimo de electrificación. El importantísimo fabricante de automóviles cuenta en su gama con diversos automóviles híbridos ligeros, híbridos enchufables y eléctricos. El Volkswagen e-Golf es uno de sus modelos eléctricos más importantes. Y es que ha cosechado un éxito comercial incuestionable, siendo a día de hoy uno de los coches eléctricos más vendidos en Europa. Ahora bien, antes de que el e-Golf llegase a los concesionarios, Volkswagen ya apostó en el pasado por la electrificación en la gama Golf. Nos referimos al Volkswagen Golf CityStromer.

    Tomando como punto de partida la primera generación del Golf, se puso en marcha un interesantísimo proyecto piloto. Un proyecto que dio vida al Golf CityStromer y que fue llevado a cabo junto a GES, una compañía establecida por la empresa de servicios públicos RWE. Un total de 20 unidades del Golf CityStromer fueron probadas inicialmente de manera privada por empleados de RWE. Fueron construidas 25 unidades del Golf CityStromer de primera generación.

    El Golf CityStromer está equipado con una batería de plomo-ácido que le permite homologar una autonomía de 60 kilómetros. Este vehículo es considerado como uno de los primeros coches eléctricos adecuados para el uso diario. En su habitáculo hay espacio para cuatro pasajeros adultos. Cabe destacar que la denominación CityStromer tuvo continuidad hasta la tercera generación del Golf. Toda la experiencia cosechada en el desarrollo de los Golf CityStromer permitió a Volkswagen dar vida al e-Golf tal y como lo conocemos hoy en día.