¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    4 simples consejos para hacer que los neumáticos duren más

    4 simples consejos para hacer que los neumáticos duren más
    Si no los cuidas bien, los neumáticos podrían durarte la mitad.Depositphotos.com | Motor.es
    David Plaza
    David Plaza7 min. lectura

    Los neumáticos son un elemento de seguridad y confort muy importante, pero también una pieza de desgaste que sale bastante cara. Por eso, cuanto más te duren en buenas condiciones, mejor para ti y tu bolsillo.

    Los neumáticos, ya lo sabes de sobra, son el único elemento que mantiene el coche en contacto con la carretera. Esto hace que su funcionamiento óptimo sea crucial para que tu vehículo funcione adecuadamente.

    Pero no hablamos sólo de rendimiento o confort de marcha, sino también de seguridad. Y, como no, de dinero. Porque cambiar los cuatro neumáticos de un vehículo nos puede salir bastante caro, especialmente si tenemos uno con ruedas grandes, como puede ser un SUV, una berlina o un deportivo.

    Si llevas menos presión de la recomendada en los neumáticos, su desgaste será muy elevado y pronto tendrás los flancos prácticamente lisos

    Pero, ¿qué se puede hacer para evitar un desgaste prematuro de los neumáticos? Vamos a analizar algunas prácticas muy útiles y eficaces que harán que nos ahorremos unos cuantos miles de kilómetros.

    Consejos para alargar la vida de los neumáticos

    Unos neumáticos de buena calidad pueden llegar a durar entre 40.000 y 50.000 kilómetros en el eje motriz e incluso más en el rodante. Esto es porque las ruedas que soportan la fuerza del motor deslizan más y soportan cargas superiores, lo que hace que se degraden con mayor intensidad.

    En los neumáticos de peor calidad la duración puede ser incluso menor de 20.000 kilómetros, pero lo más importante es aplicar estos consejos que te vamos a dar a continuación, pues con ellos puedes evitar gastar unos buenos neumáticos en la mitad de tiempo, incluso.

    1. Presión de inflado

    Esto es vital, pues un neumático sobreinflado tendrá menos agarre y alargará la distancia de frenado. Además, se gastará antes por la zona central de la banda de rodadura. Y, cuando llegue la ITV, te obligarán a cambiarlos.

    Controla la presión de los neumáticos una vez al mes. Foto: Freepik.

    Pero el subinflado, es decir, llevar menos presión de la recomendada en los neumáticos, es aún peor para la duración de los neumáticos. Su desgaste será muy elevado y pronto tendrás los flancos prácticamente lisos. Adivina qué ocurrirá cuando vayas a la ITV (por no hablar del mayor gasto de combustible y la menor seguridad).

    2. Estilo de conducción

    Otro de los aspectos que más influye en la duración de un neumático es la forma de conducir que tienes. Si te gusta acelerar fuerte, apurar las frenadas y tomar las curvas rápido, tus neumáticos se desgastarán bastante rápido y tendrás que cambiarlos incluso en la mitad de tiempo.

    En cambio, si eres suave y cuidadoso, tus neumáticos durarán todo lo que su calidad y características les permitan.

    Otros aspectos como rozar con los bordillos, pasar rápido los baches y los badenes o golpear las aceras también reducirán la vida de los neumáticos o, incluso, provocarán averías en la suspensión, la dirección u otras partes del coche.

    3. El coche

    Lo mismo que hemos comentado con respecto al estilo de conducción es aplicable al vehículo. No es lo mismo un coche pequeño y poco potente que un gran vehículo pesado o un deportivo.

    La entrega de potencia, la carga que deberán soportar o la geometría de las suspensiones serán aspectos que influyan en la duración de los neumáticos. Cuanto mayores o más radicales sean, menos durarán.

    No sólo eso, el mantenimiento también es importante. Una correcta alineación de las ruedas o un óptimo equilibrado, pues no son lo mismo, influirán mucho en el tipo de desgaste. Ya sabes, si es irregular, mal asunto.

    CONSEJO MOTOR.ES

    Cambia los neumáticos de eje cada 10.000 kilómetros. De ese modo, los del eje motriz durarán más y aprovecharás mejor los del eje rodante.

    4. La carretera y la temperatura

    El tipo de carretera por el que circulamos también influye en el desgaste de los neumáticos. No cabe duda de que no es lo mismo hacerlo por caminos, que por carreteras secundarias o autovías.

    A mayor número de curvas, mayor desgaste. La velocidad también influye en cierto modo y las superficies deslizantes, rugosas o abrasivas tampoco ayudan.

    Los neumáticos de invierno se degradan rápidamente con temperaturas superiores a los 7 grados Celsius. Foto: Freepik.

    Otro tanto se puede decir de la temperatura y el tipo de neumático que utilices. Como sabes, existen neumáticos de invierno, de verano y «All Season». Los primeros se desgastan mucho por encima de los 7 ºC, mientras que los segundos sufren más por debajo de esa cifra.

    Debes elegir el tipo de neumático que más te conviene en función de tu lugar de residencia y el tipo de trayecto que realizar habitualmente. Pero, independientemente de eso, cuídalos siempre al máximo. Te ahorrarás una pasta y, sobre todo, conducirás con mucha más seguridad.