¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    La nueva regla europea de competencia se esconde tras el futuro de los concesionarios

    La nueva regla europea de competencia se esconde tras el futuro de los concesionarios
    Las reglas de la competencia en el sector de los coches nuevos cambia en 2023
    Fran Romero
    Fran Romero4 min. lectura

    Los fabricantes de coches se enfrentan a una nueva era en Europa. Los más grandes ya han anunciado una importante transformación de sus redes de ventas, dejando atrás el formato tradicional de los concesionarios y apostando por las agencias. Un concepto novedoso, del que te contamos qué hay detrás.

    Mercedes fue la primera marca que anunció públicamente la transformación de los concesionarios tradicionales en agencias. Un nuevo concepto en el que los distribuidores ya no serán los verdaderos vendedores de los coches, sino intermediarios entre la marca y el cliente, a cambio de una comisión por las unidades entregadas. Una línea que se va a imponer en los próximos años, y en la que ya están presentes reconocidas marcas.

    Volkswagen y Audi son otras que ya operan con su nueva generación de modelos eléctricos. A pesar de que no lo han anunciado oficialmente todavía, hoy ofrecen un modelo mixto, por el que venden los eléctricos online y también en las concesiones. Podría parecer que es un capricho de las marcas, un nuevo modelo de venta que se han sacado de la manga, pero no es así. En realidad, hay mucho más detrás de esta estrategia.

    Foto exposición de coches nuevos Audi
    Las nuevas agencias de las marcas rebajará los stocks de los concesionarios

    Las nuevas agencias potenciarán la compra online de coches

    Europa está detrás esta medida, pues el 1 de junio de 2023 entrará en vigor el nuevo Reglamento de Exención por Categorías (BER), sustituyendo la norma 1400/2002 por la nueva 461/2010, por las que se protege la competencia en sectores particulares. Significa que las marcas podrán ofrecer contratos separados para la venta de coches, de repuestos y accesorios y los servicios de reparación y mantenimiento a los distribuidores de sus redes comerciales.

    Hasta ahora, este reglamento ha venido disponiendo exenciones en las reglas antimonopolio a las marcas, por lo que la nueva norma elimina esta exención para aumentar la competencia. Sin embargo, da más poder a las marcas porque no solo establecerán un precio fijo de cada modelo en todos los concesionarios eliminando las ofertas y los regateos, sino que también obligará a los minoristas a vender exclusivamente sus modelos en una única instalación.

    En gran medida, no hay problema entre los concesionarios y las marcas, pues los primeros seguirán ofreciendo sus servicios como red oficial de reparaciones y mantenimientos, dejando en manos del fabricante la venta de coches nuevos, y siendo solo intermediarios, salvo un acuerdo como el de Stellantis que, por un tiempo, permitirá que sigan vendiendo coches. Sin embargo, la alarma ya ha saltado en Italia, pues ya apuntan a unas graves consecuencias, abarcando desde la pérdida de miles de puestos de trabajo a una disminución en la calidad del servicio al cliente, que perderá el asesoramiento personalizado por completo. El debate está servido a poco más de año y medio para que entre en vigor la nueva norma.

    Fuente: Alvolante