¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Concluye la investigación del accidente de Paul Walker

    Chema García
    Chema García

    Concluye la investigación acerca del accidente mortal en el que estaban involucrados Paul Walker y Roger Rodas, de la cual hemos podido saber que circulaban a 150 Km/h. También cabe destacar, como motivo del impacto y la pérdida de control del vehículo, que los neumáticos del Porsche Carrera GT habían caducado años atrás.

    Tres meses después de que el actor Paul Walker y el piloto Roger Rodas perdieran la vida en un accidente de tráfico, el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles ha anunciado que el Porsche Carrera GT, en el que circulaban, superó los 150 Km/h antes de impactar. El limite de velocidad en aquel tramo era de 75 Km/h.

    En un primer momento, los investigadores pensaron que el conductor perdió el control del vehículo a una velocidad superior a los 160 Km/h, aunque según los últimos informes no fue así. También cabe destacar como motivo del accidente, además del exceso de velocidad, unos neumáticos que habían sido fabricados nueve años atrás, siendo este último factor el concluyente del accidente.

    Después de que la propia Porsche analizase el coche, no se ha encontrado fallo mecánico alguno en el Carrera GT, destacando únicamente un mal mantenimiento del mismo en las ruedas, hecho que sin lugar a dudas provocó la pérdida de control del piloto. Porsche Cars North America emitió un comunicado en el que afirman que el "vehículo había sido modificado desde su estado original y no había sido mantenido correctamente", pero "no hay evidencia de cualquier mal funcionamiento mecánico."

    Cierto es que a menor velocidad el accidente podría haberse evitado, nunca lo sabremos, pero ni el piloto más experto de la Tierra, a velocidades elevadas, sabría controlar un superdeportivo de tracción trasera, con una potencia superior a los 620 CV, y unos neumáticos que además del desgaste lógico de los mismos estaban completamente caducados y muy probablemente cristalizados. Aquello fue una pista de hielo para el conductor.