¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    Conducción autónoma de BMW, con coches que derrapan por sí solos

    Francisco López
    Francisco López

    La conducción autonóma de BMW quiere ir un paso más allá de lo establecido, y en el CES 2014 de Las Vegas han presentado novedades. El sistema BMW Active Assist ha sido evolucionando, hasta el punto de que es capaz de derrapar de forma autónoma, sin intervención por parte del conductor.

    ¿Conducción autónoma y automatizada? Ese es, con toda probabilidad, el futuro que nos espera a los conductores a largo plazo. Con la ayuda de la tecnología y la electrónica, el factor humano en la conducción se minimizará. Los sistemas de asistencia cada vez ganan una mayor importancia, y no es descabellado pensar que en las próximas décadas, los coches se conducirán solos, sin apenas intervención humana, minimizando riesgos y accidentes.

    La mayoría de los fabricantes más importantes ya se encuentran investigando en el campo de la conducción autónoma, y BMW ha presentado nuevos avances en el CES 2014 celebrado durante esta semana en Las Vegas. El sistema BMW Active Assist ha sido perfeccionado hasta el punto de que en el Consumer Electronic Show 2014 se ha realizado una demostración sobre los BMW Serie 2 y BMW Serie 6.

    El sistema BMW Active Assist hace que el conductor pueda esquivar situaciones de riesgo al volante, interviniendo de forma automática en acelerador, frenos o dirección sin necesidad de una acción por parte del conductor. Por ejemplo, el vehículo puede evitar perder el control al sufrir aquaplanning, mediante intervención del control de estabilidad, frenos y dirección.

    De esta forma, el vehículo se anticipa a situaciones de peligro, y gracias a la electrónica y a un complejo sistema de sensores que incluyen ultrasonidos, radar, cámaras o sistemas LIDAR, puede solucionar en tiempo real situaciones complicadas al volante, además de poder visualizar posibles obstáculos en la carretera o la trayectoria de la misma.

    Uno de los puntos más curiosos de esta demostración preliminar del BMW Active Assist es que los coches son capaces de controlar el subviraje o el sobreviraje, que pueden producirse por circunstancias sobrevenidas, como por ejemplo una curva tomada con exceso de velocidad o un asfalto deslizante, con lluvia o hielo. Como podéis ver en el vídeo, estos BMW son incluso capaces de derrapar solos y de forma perfecta y controlada, cual piloto profesional...

    Este sistema de conducción autónoma todavía está en fase de pruebas y experimentación, pero ¿llegará pronto el día en el que nos sentaremos en nuestro vehículo, arrancaremos y simplemente le indicaremos nuestro destino, conduciendo nuestro coche de forma totalmente autómata?

    No cabe duda de que ese día todavía está bastante lejos, pero la tendencia indica que el conductor pierde protagonismo en favor de los sistemas electrónicos y de una mayor seguridad. Cuando llegue ese día, probablemente, se perderá toda la pasión de conducir...