¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
    Autobild.es

    ¿Cuánto se puede ahorrar con un coche eléctrico solar?

    ¿Cuánto se puede ahorrar con un coche eléctrico solar?
    Sono Sion
    Javier Costas
    Javier Costas6 min. lectura

    Vamos a echar números. La gracia de un coche solar es que parte de los kilómetros que hagamos serán totalmente gratuitos, lo cual no implica necesariamente que vayamos a ahorrar. Veremos con algunos ejemplos en cuánto se valoraría dicho ahorro.

    Recientemente vimos el diseño definitivo del Sono Sion, un coche eléctrico solar con un precio bastante razonable, desde 25.126 euros, impuestos y entrega aparte, que si no somos muy exquisitos con el diseño puede ser el coche ideal para todos los días. Antes de seguir, haremos una serie de suposiciones.

    Fulanito gana 2.000 euros al mes con un contrato indefinido y hace 500 kilómetros a la semana para ir a trabajar y el día a día, fines de semana aparte, y tiene la posibilidad de recargar tanto por las noches en casa como en el trabajo, de forma que pueda tener enchufado el coche al menos 6 horas a un ritmo de 3,68 kW (16 amperios), que redondeamos a 3 kW para compensar el llenado lento del último 80%.

    De promedio, el Sono Sion recupera autonomía a un ritmo máximo de 245 kilómetros semanales, aunque usaremos una previsión más conservadora, la mitad de esa cifra, 120 kilómetros a la semana. Eso significa que en cada jornada laboral Fulanito tendrá un «crédito extra» de 24 km para ir a trabajar de promedio, o un día de traslados.

    Dado que las baterías del Sono Sion tienen 54 kWh de capacidad y su autonomía homologada es de 305 kilómetros, el consumo medio sería de 17,7 kWh cada 100 kilómetros. La parte gratuita del trayecto serían aproximadamente 4,25 kWh, así que habría que recargar por jornada 13,45 kWh para tener las baterías siempre al mismo nivel.

    Incluso con una recarga lenta, 13,45 kWh se pueden recuperar en apenas 4 horas y media. Suponiendo que la recarga se haga en casa y con la tarifa más competitiva del mercado, 3 céntimos por kWh, el gasto diario en electricidad asociado al coche sería de 40 céntimos de euro, redondeamos a 50 céntimos para considerar las pérdidas.

    A ese precio de electricidad, el ahorro diario sería de apenas 13 céntimos

    ¿Pero qué pasa si Fulanito no puede recargar en casa, pero puede ir de vez en cuando a un punto de recarga público? Iría un poco justo, tendría que cargar por lo menos dos veces por semana, aunque no al 100%. Las baterías completas más la recarga solar promedio son 425 kilómetros, cuatro días a la semana para ir y volver del trabajo. Podría hacerlo en un supermercado, por ejemplo, haciendo dos compras a la semana.

    Si Fulanito tiene suerte y recarga en su casa al precio más bajo, el gasto a la semana en electricidad será de 2,5 euros, por cuatro semanas laborables, 10 euros. No está nada mal por poder hacer 2.000 kilómetros a la semana, pero nada mal. Pero queda el problema de pagar el coche.

    Puede que Fulanito sea muy afortunado y pueda pagar fácilmente los 2.225 euros de la reserva y de una tacada el resto. En ese caso, el pago final sería de 29.387,46 euros, incluyendo un hipotético gasto de 1.000 euros entre transporte y suplidos de matriculación, y un 21% de IVA. De no tener esa suma, tendrá que financiar.

    Una empresa muy conocida de préstamos al consumo, con un 6,25% TIN y un 6,43% TAE, le prestaría a Fulanito 29.500 euros para la cuota final con la intención de devolverlo en 48 meses (4 años), siendo la cuota mensual de 696,20 euros. Sí, es dinero, el importe total del préstamo serían 33.417,12 euros.

    Recorrer 500 km a la semana en un híbrido, con un consumo de gasolina de 5 l/100 km y a 1,50 euros por litro, son 150 euros al mes, sin contar mantenimiento

    Tratando de comparar peras con peras, Fulanito se plantea adquirir en su lugar un Nissan Leaf, cuya oferta de acceso es el nivel Acenta y un PVP de 33.450 euros. Despreciando la oferta de financiación del fabricante, que tiene un coste financiero más alto, ya estaría perdiendo dinero, es un modelo 2.000 euros más caro y que no recarga energía gratuitamente. Tendría que plantearse un coche más pequeño.

    Pero si comparamos el Sono Sion con un modelo que tenga exactamente el mismo precio, el mismo consumo y las mismas baterías, pero no le permita ahorrar esos 13 céntimos al día, la diferencia sería de 2,6 euros al mes (20 días laborables) o 31,2 euros al año. Desde luego no parece una cifra como para romperse la cabeza.

    En el caso de máxima recuperación de energía solar, 62,4 euros de ahorro al año. Obviamente las matemáticas cambiarían sustancialmente pagando la electricidad a 0,30 euros/kWh, ahí el ahorro se iría hasta 624 euros al año, así que, resumiendo, la ventaja del coche solar está precisamente en la luz a un precio elevado, pero si recargamos con el kWh muy barato, el ahorro es el chocolate del loro.