Mis favoritosAccesoVender coche
Autobild.es

Dakar 2019, etapa 4: Un grito desconsolado y una apuesta

Sara García ha tenido que abandonar el Dakar en la cuarta etapa por una avería mecánica tras quedarse atrapada por el 'fesh-fesh'.

Por su parte, Laia Sanz sigue mejorando su rendimiento y ya está se ha colado en el 'top 20, todo aderezado por una divertida apuesta.

Sara García y Laia Sanz han vivido la cara y la cruz del Dakar en su cuarta jornada. A pesar de ser la protagonista de una de los momentos épicos de la etapa maratón, Sara García ha tenido que abandonar por una avería eléctrica en el kilómetro 180 de la etapa maratón, todo tras ver como su Yamaha WR 450 F se quedaba atrapada por el 'fesh-fesh'. Por su parte, Laia Sanz sigue encontrando mejores sensaciones en un Dakar que no ha podido preparar como hubiera querido, pero en el que ya está en el 'top 20' de la clasificación general, todo aderezado por una divertida apuesta.

La parte más negativa de la jornada ha caído del lado de Sara García. La zamorana ha tenido que decir adiós a la carrera sin cumplir su sueño de ser la primera mujer en alcanzar la meta del Dakar sin asistencia. La culpa la ha tenido una avería eléctrica en su Yamaha WR 450 F y el 'fesh-fesh' que la dejaba atrapada en el kilómetro 180 de la especial. Durante más de tres horas, Sara y su novio Javier Vega intentaron reparar la moto sin éxito, a pesar de solucionar en primer término los problemas de batería de la Yamaha

Con todo, la fortuna no ha estado de lado de Sara García, ya que tras el fallo en la batería la moto ha ido dando diversos problemas eléctricos, tanto en el sistema de bombas como en las líneas de corriente. A pesar de revisar la moto de arriba abajo, Sara García se veía obligada a dejar la competición, aunque no la carrera. Y es que, tras convencer a Javi Vega para lanzarse a esta aventura, la piloto zamorana no piensa dejar de animar a su novio desde el bivouac. El grito desgarrador para liberar su moto deja patente que fuerza no le falta para esta nueva 'misión'.

Mucho más positivo ha sido el cuarto día de competición para Laia Sanz. La catalana llegaba a este Dakar sin un objetivo claro y con bajas expectativas tras completar una preparación muy limitada por la doble infección vírica y bacteriana que ha atravesado en los últimos meses. Sin embargo, en el fragor de la batalla Laia Sanz se crece y poco a poco el ritmo y los resultados van llegando para la catalana. De hecho, Laia ha terminado 20ª en la primera mitad de la etapa maratón, resultado que le ha servido para colarse también en el 'top 20' de la clasificación general de la categoría de motos.

Quizá uno de los detalles que están motivando a Laia Sanz es la divertida apuesta que tiene con Toby Price, compañero en el equipo oficial de KTM. Tal y como ha desvelado el propio equipo en redes sociales, ambos parecen tener un aliciente extra en carrera. No obstante, si Laia Sanz termina entre los quince mejores clasificados por cuarta vez, le cortará su larga melena a Toby Price. Por el contrario, si Toby Price consigue quedar entre los cinco primeros, el australiano dará un beso de al menos cinco segundos a Laia. ¿Conseguirán los dos sus objetivos para empatar en su apuesta?

Fotos: Sara García

Noticias relacionadas

Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto