¿Quieres estar informado diariamente con las últimas novedades del mundo del motor?

Ahora noPermitir
Mis favoritosAccesoVender coche
    Autobild.es

    Indy 500Eagle Aircraft Flyer Special, el engendro de Indianápolis

    Hace tiempo que las Indycar Series son un campeonato monomarca, pero décadas atrás la variedad era la norma. Y en el panteón de extravagancias sobre cuatro ruedas, nada supera al Eagle Aircraft Flyer Special, que intentó participar -sin éxito- en las 500 Millas de Indianápolis de 1982.

    Probablemente, nunca ha existido un monoplaza con una denominación más engañosa: águila, avión, volador, especial. Bueno, hay que matizar. El Eagle Aircratf Flyer Special no era majestuoso como el ave rapaz ni veloz como un reactor. Más que volar, se arrastraba por el asfalto. Pero de especial tenía un rato.

    Este estrafalario vehículo de competición fue diseñado por Dean Wilson, propietario de una empresa especializada en la fabricación de aviones para labores agrícolas de fumigación con base en Idaho, Eagle Aircraft. Nada que ver con el equipo Eagle de Dan Gurney que, entre otras categorías, compitió en Fórmula 1, Indycar e IMSA .

    En una época en la que el efecto suelo marcaba ya la tendencia en el diseño de monoplazas a ambas orillas del Atlántico, la creación de Wilson era de una extravagancia llamativa a más no poder. Batalla extremadamente larga, anacrónico morro ancho, estrambóticos elementos aerodinámicos tras las ruedas delanteras, carente de pontones, gigantesca toma de aire para el motor, eje trasero totalmente carenado… Y, sobre todo, un cockpit increíblemente adelantado que entrañaba un tremendo riesgo para el piloto.

    Que se llamaba Ken Hamilton. Por suerte para él, el artilugio -que montaba un motor Chevrolet V8-, resultó ser tan lento como inusual, y no logró clasificarse para la edición de 1982 de las 500 Millas de Indianápolis. Tampoco es que fuera una deshonra total, ya que nada menos que otros 46 pilotos fracasaron en el intento. El Flyer Special, que recibió el mote de “el fumigador de cosechas”, jamás volvió a competir. Perdón: en puridad, a intentar competir.

    Configuración de cookiesLas cookies son importantes para el correcto funcionamiento de nuestra web. Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación, recordar tus datos de inicio de sesión y recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad de la web y ofrecerte contenido personalizado en función de tus intereses. Lee aquí nuestra política de cookies. Acepto